Cienciaes.com

Hablando con científicos podcast - cienciaes.com suscripción

Hablando con Científicos

El conocimiento científico crece gracias a la labor de miles de personas que se esfuerzan, hasta el agotamiento, por encontrar respuestas a los enigmas que plantea la Naturaleza. En cada programa un científico conversa con Ángel Rodríguez Lozano y abre para nosotros las puertas de un campo del conocimiento.

Red del Espacio Profundo. Viajero 1 llamando a Tierra.

A finales de marzo de 1979, la humanidad tenía un conocimiento muy reducido de los cuerpos celestes que pueblan el Sistema Solar. Aparte de la Tierra, tan sólo se habían observado con detalle Mercurio, La Luna, Marte y sus dos pequeños satélites, Fobos y Deimos. Las sondas espaciales Pionner (Pionero) 10 y 11 habían cruzado el Cinturón de Asteroides y visitado Júpiter proporcionando vistas inéditas del planeta gigante, pero eran las primeras naves de exploración de los planetas lejanos y no estaban equipadas para observaciones de calidad. De los planetas exteriores sólo se tenían unas pocas imágenes que, más que resolver dudas, habían incrementado la carga de incógnitas.

Aquel mes de marzo todo comenzó a cambiar. Una nueva sonda espacial equipada con la más moderna tecnología, de nombre Voyager o Viajero 1, se aproximaba a Júpiter y una segunda, idéntica, el Viajero 2, la seguía no muy lejos. Eran naves extrañas, su aspecto en nada se asemejaban a los estilizados vehículos espaciales de las películas de ficción, a simple vista, cada una de ellas parecía un feo rompecabezas de barras metálicas acopladas a una antena parabólica de 3,7 metros de diámetro. Dos largos brazos emergían detrás del plato de la antena en direcciones opuestas; uno soportaba a tres generadores nucleares de electricidad y el otro una plataforma con instrumentos científicos.

En la Tierra tres grandes complejos de telecomunicaciones, situados estratégicamente en Goldstone, Estados Unidos, en Canberra, Australia, y en Robledo de Chavela, España, esperaban las débiles señales que mostrarían a la humanidad imágenes inéditas de aquellos lejanos mundos. El conjunto de estaciones forma el Deep Space Network o Red del Espacio Profundo creada por la NASA para comunicarse con las naves que se aventuran por el inmenso vacío interplanetario. Los lugares no habían sido escogidos al azar, para superar las dificultades que plantea la rotación de la Tierra y asegurar una comunicación continua con las naves espaciales, había que construir tres estaciones separadas entre sí 120 grados de longitud, de esa manera, cuando una nave se oculta tras el horizonte en una estación, otra toma el relevo.

Por aquellos tiempos, la estación de Robledo de Chavela contaba, entre otras instalaciones, con una enorme antena de 64 metros de diámetro que ya había probado su extraordinario poder para captar las débiles señales enviadas por los Pioneros, el segundo de los cuales se acercaba a Saturno. El seguimiento de los Viajeros 1 y 2 a su paso por las cercanías de Júpiter fue un reto por el gran volumen de información que proporcionaron. Cuando las dos naves completaron su paso por Júpiter, se había duplicado el número de mundos conocidos por la humanidad. A las decenas de nuevos satélites hubo que añadir sorpresas inesperadas en los ya conocidos: las cámaras del Viajero 1 grabaron la erupción de un volcán en Ío y revelaron la existencia de ríos de lava que serpenteaban humeantes sobre la superficie amarillenta cargada de azufre. Europa, otra de las lunas de Júpiter, mostró una superficie helada que hizo soñar con mares subterráneos de agua líquida en los que podría habitar vida extraterrestre. Alrededor del Planeta Gigante unos tenues anillos se entrelazaban entre sí de forma caprichosa. El Sistema Solar había cobrado un dinamismo fascinante.

Año y medio después, el Viajero 1 llegaba hasta las regiones gobernadas por Saturno. El primer encuentro fue Titán, el más grande y enigmático de los satélites. Las imágenes revelaron un cuerpo anaranjado cubierto por una atmósfera de nitrógeno poblada de espesas nubes de metano y etano. Después del acercamiento a Titán fueron llegando las imágenes de Mimas, Dione y Rhea y, tomadas desde más lejos, las de Iapetus, Hyperión, Foebe, Tethys y Enceladus, aunque estas últimas serían mejoradas durante el paso de la nave gemela, Viajero 2, que llegaría al sistema de Saturno unos meses después. Cuando abandonaron Saturno, los Viajeros habían descubierto 17 nuevos mundos, cuyas imágenes tan sólo ahora están siendo superadas en calidad gracias a la sonda espacial Cassini.

Después de pasar junto a Saturno, la sonda espacial Voyager 1 puso rumbo hacia las estrellas. En estos momentos vaga por el vacío cósmico y se ha convertido en el artilugio espacial que más se ha alejado del planeta que lo diseñó. Para captar las debilísimas señales que envía, las enormes instalaciones del Deep Space Network tuvieron que ser adaptadas en la década de los 80. La antena más grande de la estación de Robledo de Chavela fue ampliada hasta alcanzar los 70 metros de diámetro y se mejoró el poder de captación de la señal en un 59%. Gracias a su extraordinaria sensibilidad, el Viajero 1 aún se comunica con la Tierra. Ya se encuentra más allá que todos los planetas conocidos, incluso más lejos que los nuevos planetas enanos descubiertos más allá de Plutón. En el 2004 cruzó la heliosfera, una inmensa burbuja donde las partículas del viento solar reducen drásticamente su velocidad, en agosto de 2006 superó cien veces la distancia que separa la Tierra del Sol y actualmente se acerca a la última frontera: aquella en la que termina el reino del Sol y gobiernan las lejanas estrellas.

Hoy, en Hablando con Científicos, hemos visitado las instalaciones de la estación de NASA en Robledo de Chavela, guiados por Juan Gallardo, oyente y colaborador de cienciaes, que trabaja en el departamento de desarrollo de software de la estación. A la sombra de enormes antenas que miran al Cosmos, hemos entrevistado a Pablo Pérez Zapardiel, Director del complejo de comunicaciones, quien, junto a Juan Gallardo, habla para todos ustedes de las impresionantes instalaciones que el Deep Space Network de la NASA tiene muy cerca de Madrid para el seguimiento de las naves que viajan por el Espacio Profundo.


Botón de donación
Apoya la labor divulgadora de CienciaEs apuntándote al Club de Amigos con una donación periódica (Mecenas) o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
29.331.001 audios servidos.

Agradecemos la donación de:

Jesús López Tapia
“Esta es mi pequeña mota de polvo de estrellas, para que sigáis ampliando nuestro Universo. 1.000 gracias Angel.”

Juan Leon Ballesteros

Jan Carlos Rosales Abanto
“Gracias por compartir vuestra profesion y vuestro gran amor por la ciencia.”
(Madrid)

Juan Pedro Peralta Romera
“De Penolite en Jaen”

Ricardo Vázquez Prada
(Barco de Valdeorras, Orense)

José Luis Sánchez Lozano
Mecenas

Mónica Ribe Salat
Mecenas

Rodrigo Lafuente
Mecenas

Marta Martínez Fernández
(Torrelavega, Cantabria)

Humberto On
Mecenas

Vicente Cabeza Pérez

Marian Gutiérrez
Miguel Angel Riaza
¡Aúpa la Ciencia!

Eulogio González Moreno

Alejandro Requena López
(Guadix, Granada)

Anónimo
“Antes de que nos ofrezcan disculpas por la conquista, quiero aportar mi granito de arena para que su generosa labor no ceje. Gracias actualizadas desde México, no nos hagan caso en nuestras locuras.”

Arturo Martínez Martín
“Gracias por vuestro esfuerzo y dedicación.”
Mecenas

César Morales
(Colombia)

Jesús López-Tapia
“Esta es mi pequeña nota de polvo de estrellas, para que sigáis ampliando nuestro universo, 1.000 gracias Ángel.”

Andoni Ripoll Jarauta
“Me parece fantástico que se difunda la ciencia y que nos vayamos empapando de ella. Enhorabuena y muchas gracias.”
(Madrid)

Antonio Lalaguna Lisa
Mecenas
“Hago esta donación en nombre de mi hijo Martín L”

Marcos Dominguez Vega
Mecenas

Rodrigo Lafuente
Mecenas

Irma Reyes Sánchez
“Para la continuación del maravilloso trabajo que realizan ustedes en pro de la divulgación de la ciencia, de manera tan amena.”
(Bogotá, Colombia)

Razvan Peteanu
Mecenas
“Es mi placer de apoyar su emisión y, de hecho, aparte del interés en ciencia, su podcast también me ayuda y me acompaña en el aprendizaje del español.”
(Toronto, Canadá)

Francisco Javier Hernández
(Cájar, Granada)

Enric Margall
(Mataro, Barcelona)

Luis Sánchez Marín
“Os doy las gracias por los momentos tan agradables que me hacéis pasar y con lo que aprendo con vuestros programas. Es siempre para mi un motivo de alegría cuando un nuevo podcast está disponible.
(Valencia)

Anónimo
Mecenas
“Saludos desde México. Muchas gracias.”

Francisco Javier Fernández García
“Gran trabajo”

Vicente Cabeza Pérez

Juan Cuadro Espada
Mecenas
(Sevilla)

Alejandro Costa Albero
“Muchas gracias por vuestro trabajo.”

Francisco Maluenda de los Santos
(Carcaixent, Valencia)

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page