Cienciaes.com

Hablando con científicos podcast - cienciaes.com suscripción

Hablando con Científicos

El conocimiento científico crece gracias a la labor de miles de personas que se esfuerzan, hasta el agotamiento, por encontrar respuestas a los enigmas que plantea la Naturaleza. En cada programa un científico conversa con Ángel Rodríguez Lozano y abre para nosotros las puertas de un campo del conocimiento.

Macrófago, el gran devorador. Hablamos con Lisardo Boscá

Macrófagos - Hablando con Científicos - Cienciaes.com

Cuando, durante mis años de estudiante, escuché por primera vez la palabra “macrófago”, no sé por qué, se me vino a la mente la imagen de un poderoso depredador, enorme de tamaño y con impresionantes mandíbulas. Mi profesor, siempre atento a bajarme de las más altas nubes, no tardó en informarme de la realidad: los macrófagos están formados por una única célula y viven en el interior de nuestros cuerpos. Comprendí que su aspecto real se alejaba bastante de la imagen que me había creado inicialmente, al fin y al cabo, una única célula no puede enseñar los colmillos ni presumir de los escalofriantes adornos dentales que engalanan a cualquier depredador de película que se precie.

A pesar de la ducha de realidad, pronto comprobé que el calificativo de “depredador”, al menos, no iba del todo descaminado. Después de todo, como los depredadores clásicos, un macrófago escoge presas que tienen un tamaño acorde con el suyo: bacterias, virus, partículas, células muertas, etc. Visto así, mi imagen mental cambió, pero no así su esencia, y el comportamiento de los macrófagos continuó alimentando mi imaginación. Son células, sí, pero no unas células cualesquiera, los macrófagos pertenecen a una categoría que nace en la médula ósea, y se integra en la sangre para recorrer nuestro cuerpo en permanente estado de alerta, vigilantes, dispuestos a atravesar las paredes de los vasos sanguíneos a la menor señal de alarma y acudir al lugar de la agresión para “tranformarse” en soldados especializados capaces de eliminar a todo el que, a su paso, despierte la más mínima sospecha.

Quizás les parezca un exceso de imaginación pero fue en aquellos lejanos días de instituto cuando aprendí que la ciencia, cuando se adorna con un poco de imaginación, es mucho más agradable y fácil de entender. Como, al final, me incliné por la física y no por la biología, desde entonces, han sido los textos de divulgación y las conversaciones con personas que investigan este campo las que me han servido de inspiración.

Hoy tengo la suerte de ofrecerles una conversación que ha venido a despertar, y aumentar de forma considerable, mis escasos conocimientos sobre los macrófagos. D. Lisardo Boscá Gomar , nuestro invitado en el programa Hablando con Científicos, desvela facetas de los macrófagos que superan ampliamente mis más imaginativas especulaciones estudiantiles.

D. Lisardo lleva años investigando el papel de los macrófagos en la fisiopatología de los grandes órganos, como el corazón, donde los macrófagos juegan un papel esencial cuando sufre algún daño debido, por ejemplo, a un infarto de miocardio o a una infección. Con extraordinaria habilidad, explica que los macrófagos tienen comportamientos que van más allá del puro papel de defensor. Por ejemplo, tras el fragor de la batalla los macrófagos abandonan su sed de lucha y se transforman en agentes reparadores que limpian y restauran el área dañada. Son tan versátiles que su actividad puede variar dependiendo del lugar en el que se encuentren y del tipo de estímulos que reciban del entorno.

Imagine que, por accidente, sufre un corte en la piel, lo más natural es que la herida cambie de temperatura, se ponga más roja y se inflame, pues bien, los macrófagos están involucrados en el proceso desde el principio hasta el final y después… desaparecen. Son los primeros en acudir, son capaces de favorecer la inflamación, pueden engullir materialmente los restos de células muertas y tejidos rotos, pueden atacar a los patógenos que aprovechen la vía de entrada para infectarle y pueden informar a otros defensores del tipo de enemigos a los que se enfrentan y de las armas más adecuadas para vencerlos. Curiosamente, cuando la situación está controlada, cambian de actitud y actuan en sentido contrario, contribuyendo a disminuir la inflamación y a reparar los daños.

Esos cambios de actitud tienen su reflejo en el metabolismo de los macrófagos, dicho de otra manera, lo mismo que nosotros cambiamos nuestros hábitos de alimentación en función de las circunstancias, asimismo ellos varían su forma de alimentarse dependiendo de la función que realicen. Las investigaciones que realiza D. Lisardo Boscá y su grupo de investigación en el Laboratorio de Fisiopatología de los procesos inflamatorios del Instituto de Investigaciones Biomédicas Alberto Sols, van encaminadas a comprender cómo participan los macrófagos en la regulación de los procesos inflamatorios, cómo interactuan con otras células de los órganos involucrados, por ejemplo, el hígado o el corazón (hepatocitos, cardiomiocitos o miofibroblastos) y qué aspectos de su metabolismo son susceptibles de control, una información esencial para abrir caminos que permitan el desarrollo de técnicas novedosas para la detección temprana de enfermedades y su posible tratamiento. Les invito a escuchar a D. Lisardo Boscá, profesor de investigación del CSIC.

D. Lisardo Boscá es investigador en el Laboratorio de Fisiopatología de los procesos inflamatorios del Departamento de Metabolismo y Señales Celulares que pertenece al “Instituto de Investigaciones Biomédicas Alberto Sols”:http://www.iib.uam.es/portal/web/guest/bienvenida (IIBM), centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y de la Universidad Autónoma de Madrid


Botón de donación
Puedes ser patrocinador por el precio de un café en Patreon/CienciaEs .
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
24.565.341 audios servidos, desde que empezamos a volar.

Agradecemos la donación de:

Rubén Pérez Planillo
“De nuevo, mi modesto aporte para que sigáis realizando contenidos tan excelentes como hasta ahora.”
(Madrid)

Aniceto González Rivera
(Luxemburgo)

Antonio Lalaguna Lisa
“Hago esta donaciónen nombre de mi hijo Martín L”

Balopor
“Patrocinador en Patreon/CienciaEs”“

José Manuel Lázaro
“Patrocinador en Patreon/CienciaEs”“

Ambrosio Benedicto Garcia
(Albox, Almeria)

María J González-Moa
(San Diego, CA, United States)

Jorge Echevarria Telleria

José Ignacio Becerra Carril
“Ciencia para Escuchar”

Anónimo
“Gracias. Muchas Gracias”
(México)

Luis Quintero
“Patrocinador en Patreon/CienciaEs”“

Manuel López Lubary
“Apoyo y agradecimiento”
(Santa Cruz de Tenerife)

I Nwagwe
(Granada)

Luis Sánchez Marín
“Donativo para ayudar en la continuidad del programa.”
(Valencia)

Juan Pedro Peralta Romera

Jesús Royo Arpón
“Soy de letras, pero me estoy reciclando.”

Anna Andrés Rivas
“Hablando con Científicos”

Fernando Vidal Agustina

Juan Cuerda Villanueva

José Luis Montalbán Recio
(Paracuellos del Jarama, Madrid)

Juan Cuerda Villanueva

Mariano Pérez Caro
“Patrocinador en Patreon/CienciaEs”“

Arturo Martínez Martín
“Gracias por vuestro trabajo y dedicación”

Josué Raúl García Soria Mondragón
(Villa Guerrero, México)

Leon Torres
“Muchísimas gracias por tratar temas tan interesantes. ¡Los seguimos escuchando! ¡Buena ciencia a todo el equipo de cienciaes.com!”
(Ciudad de Buenos Aires, Argentina)

Ramón Baltasar de Bernardo Hernán

Sergio García
(Arucas, Las Palmas)

Esteban Calderón
“Patrocinador en Patreon/CienciaEs”“

Lionel Arnaud
(Tarbes, Francia)

Martin Nagy
“Recuerdo de Martin desde Eslovaquia”

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page