Cienciaes.com

Hablando con científicos podcast - cienciaes.com suscripción

Hablando con Científicos

El conocimiento científico crece gracias a la labor de miles de personas que se esfuerzan, hasta el agotamiento, por encontrar respuestas a los enigmas que plantea la Naturaleza. En cada programa un científico conversa con Ángel Rodríguez Lozano y abre para nosotros las puertas de un campo del conocimiento.

Una científica en el marco de una misión espacial. Hablamos con Luisa María Lara.

Científica y Rosetta - Hablando con Científicos podcast - CienciaEs.com

Una misión espacial es un reto enorme en el que participan centenares de personas durante decenas de años. El conjunto es heterogéneo, hay científicos, ingenieros, técnicos, gestores, obreros, administrativos… Partiendo del sueño de unos pocos, el proyecto se va gestando paso a paso, creando un complejo entramado de relaciones que conectan lo que unos desean conseguir con lo que realmente se puede hacer. Durante años las personas implicadas van buscado soluciones inexistentes e innovadoras a problemas inesperados, diseñan instrumentos jamás construidos, discuten los objetivos y determinan prioridades, construyen y prueban hasta la exasperación cada componente de cada uno de los instrumentos, etc. Hoy, en este programa de “Hablando con Científicos”, nos acercamos a las vivencias de estas personas conversando con una investigadora que ha trabajado durante 27 años de su vida en la misión espacial Rosetta.

Luisa María Lara López es astrofísica, investigadora en el departamento del Sistema Solar del Instituto de Astrofísica de Andalucía (CSIC) y coinvestigadora de la cámara OSIRIS. Comenzó su relación con Rosetta a principios de los años 90, cuando la misión ni siquiera tenía ese nombre. En aquellos tiempos, la misión era tan solo el sueño de unos pocos científicos que imaginaban una nave capaz de alcanzar a un comenta es su camino alrededor del Sol, descender sobre su núcleo helado, tomar muestras y traerlas a la Tierra . Era un sueño ambicioso, extremadamente difícil, tanto en su vertiente científica como técnica, y… muy caro. Una empresa así, exigía construir una nave capaz de navegar por el Sistema Solar durante años, siguiendo una trayectoria minuciosamente calculada que pasara varias veces cerca de la Tierra y Marte para robarles una fracción de su energía de manera que le permitiera alcanzar el frío espacio más allá de Júpiter, con la velocidad y dirección adecuada para unirse a un cometa en su camino y dejarse capturar por la ínfima gravedad de su núcleo. Una vez allí, la nave debía enviar una sonda de descenso capaz de posarse en la superficie y recoger muestras de ella. Posteriormente, la idea de volver a la Tierra con muestras del cometa tuvo que ser descartada.

La navegación era sólo una pequeña parte del reto al que se enfrentaban. Una vez que la nave alcanzara al cometa y se pusiera a orbitar alrededor del núcleo, como un pequeño satélite artificial, debía observarlo hasta el más mínimo detalle y así aumentar el ansia insaciable de saber del ser humano.
Había que idear más de una veintena de instrumentos, muchos de ellos jamás construidos, capaces de superar las terribles condiciones que impone el frío espacio exterior y el entorno cambiante de un comenta en su momento de máxima actividad al acercarse al Sol. Había que estudiarlo todo: los gases expulsados (experimento ALICE), la estructura exterior con cámaras de alta resolución (OSIRIS), la estructura interior del núcleo mediante ondas de radio(CONCERT), el polvo expulsado (GUIADA), etc.

Poner en funcionamiento toda la maquinaria capaz de llevar a cabo semejante objetivo requería la colaboración de muchas personas, empresas e instituciones de muy diversos lugares, de manera que trabajaran de manera coordinada a lo largo de varios años. Un grupo humano formado por personas muy distintas, científicos soñadores dispuestos a pedir lo imposible, técnicos e ingenieros con los pies en tierra, empeñados a bajar a los científicos de las nubes a la realidad que imponían las limitaciones técnicas, gestores capaces de conseguir, distribuir y coordinar los medios necesarios para alcanzar los objetivos, empresas con capacidad para desarrollar nuevas tecnologías, políticos, administrativos, etc.

No es difícil imaginar que, entre toda esa vorágine, la vida de cada una de las personas involucradas debía superar no pocos retos. Luisa María Lara es un ejemplo de ello. Ella comenzó a trabajar en Rosetta cuando aún preparaba su tesis y creció, científica y emocionalmente, ligada a la misión durante 27 años de su vida. Por supuesto, sus investigaciones no se han limitado a este proyecto pero, aun así, 27 años es mucho tiempo. En este capítulo de “Hablando con Científicos” Luisa nos acerca al lado más humano de una misión científica de investigación espacial: los retos personales y científicos que tuvo que superar, las alegrías y frustraciones, las dificultades que entraña una relación prolongada entre muchas personas que hablan diferentes idiomas y pertenecen a distintas culturas, el difícil equilibrio de coordinación entre la investigación y la vida familiar. Todo ello a la sombra de uno de los logros más impresionantes del ser humano: la Misión Rosetta.

A misión Rosetta de la ESA, unida a la sonda de descenso Phylae, fue lanzada el 2 de marzo de 2004 con destino al cometa 67P/Churyumov-Guerasimenko. Con el objetivo de lograr la velocidad suficiente para alcanzar a su destino, la nave, una vez alcanzado el espacio exterior gracias al impulso de un cohete Ariane, recibió un primer empujón gravitatorio de la Tierra, otro de Marte y dos más de la Tierra antes de poner rumbo más allá de Júpiter. En el camino observó los asteroides Steins y Lutetia. En junio de 2011 entró en estado de hibernación y así se mantuvo hasta su despertar, en enero de 2014. En agosto de es mismo año fue capturada por la débil gravedad del comenta y se convirtió en su satélite. El 12 de noviembre de 2014, la sonda Phylae se posó sobre la superficie del núcleo del cometa y envió información durante 48 horas. Rosetta acompañó al cometa durante su paso por perihelio, el punto más cercano al Sol. El 30 de septiembre de 2016, siguiendo órdenes desde la Tierra, Rosetta descendió hasta la superficie y quedó unida al cometa para siempre.

Os invito a escuchar a Luisa María Lara López, astrofísica e investigadora en el departamento del Sistema Solar del Instituto de Astrofísica de Andalucía (CSIC) y coinvestigadora de la cámara OSIRIS

Referencias:

Luisa M. Lara. CSIC

Misión Rosetta. El espacio en imágenes. ESA

Misión Rosetta de camino hacia el Sol con el cometa 67P

Rosetta, rendezvous with a Comet

“Surface changes on comet 67P/Churyumov-Gerasimenko suggest a more active past”. M. R. El-Maarry et al., Science 10.1126/science.aak9384 (2017).


Botón de donación
Apoya la labor divulgadora de CienciaEs haciéndote MECENAS con una donación periódica o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
30.425.371 audios servidos.

Agradecemos la donación de:

Jurate Kazlauskaite
“Gracias por divulgar la ciencia :).”
Mecenas

Adolfo Baquiano.
“Estuve un tiempo sin poder escucharos, pero este año.. ¡he vuelto!. Ánimo y mucha suerte.”
Mecenas

RandomUsername-7K
Mecenas

Santiago Querol Verdú
Mecenas

Anónimo
“Divulgad ciencia amigos, divulgad contra viento y marea.”
Mecenas

Daniel Murillo Flores
Mecenas

Anónimo de Granada
Mecenas

Michał Radmacher
Mecenas

J R Theobald
Mecenas

Miguel de la Sierra.
Nuevo Mecenas

Luis Miguel Meso Gómez
Mecenas

Kogyo
Mecenas
(Hiratsuka shi, Japón)

Luis García Sánchez
Mecenas

Jorge Sánchez Redondo
“Don Ángel y compañía. Gracias por vuestra labor. Jorge Sánchez Redondo, vecino tuyo de Brunete, Economista y Piloto de Línea Aérea. Aprendiendo siempre.”
Mecenas

Ferran Llop Alonso
Mecenas

Enrique Conesa García
Mecenas

José Alfonso Mantas Ruiz
Mecenas

Carlos Ballesteros

Luis Miguel García Vázquez
Mecenas

José María García Merino

Razvan Peteanu
Mecenas

Pedro Alberto Enriquez Palma

Regla Carmona González
Nueva Mecenas

Asier Verde Rico

Isabel Moskowich-Spiegel Fandiño
Nueva Mecenas

Sergio Requena
“Gracias por iluminar todos los huecos de la ignorancia.”

José María García Merino
Mecenas

Francisco Giménez Gómez
Mecenas

Ana María Bermejo Aquino
Mecenas

Leoncio Amorós
“Para los que solo somos meros amantes de la ciencia, es toda una gratitud poder conocer la ciencia de mano de los grandes profesionales como vosotros/as.”
Nuevo Mecenas

Jare
Nuevo Mecenas

FabianRE
Nuevo Mecenas

José Luis Costa
Nuevo Mecenas

César García Herrero
“Lástima que hayáis perdido el apoyo económico institucional. Valga este pequeño aporte para poder seguir haciendo esta buena labor.”
Mecenas

Juan A. García

Juan Cuadro Espada
“Para que la divulgación cientifica no decaiga en verano”
Mecenas

Emilio Pérez Mayuet
Mecenas

Jesús López
“Me siento muy honrado de pertenecer a esta comunidad. Gracias por vuestro trabajo.”
Mecenas

Anónimo
“Pequeña contribución con la esperanza de que los donativos aumenten y sigamos escuchándolos. ¡Gracias por su esfuerzo!”
Mecenas
(México)

Fernando Vidal Agustina
Mecenas

Fernando Alejandro Medina
Mecenas

Horacio Volco
(Buenos Aires, Argentina)

Noelia Avello Llano
“¡Hacéis un trabajo estupendo!”
Nueva Mecenas

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page