Cienciaes.com

Seis patas tiene la vida podcast- cienciaes.com suscripción

Seis patas tiene la vida

Los insectos están en todos los sitios, desde los polos hasta el ecuador, desde el nivel del mar hasta las más elevadas cumbres. Llevan en la Tierra más de 400 millones de años y son tan abundantes y tan diversos que nadie sabe a ciencia cierta cuántas especies pueden existir. Adentrarse en este fascinante mundo de animales de seis patas requiere la ayuda de un buen guía: Don José Rafael Esteban Durán, entomólogo.
Belostoma - Seis patas tiene la vida - cienciaes.comchinches 6 - Seis patas tiene la vida - cienciaes.comTriatoma - Seis patas tiene la vida - cienciaes.comCimex lectularius - Seis patas tiene la vida - cienciaes.comChinche 10 - Seis patas tiene la vida - cienciaes.comchinches 6 - Seis patas tiene la vida - cienciaes.comchinches 5 - Seis patas tiene la vida - cienciaes.comchinches 4 - Seis patas tiene la vida - cienciaes.comchinches 2 - Seis patas tiene la vida - cienciaes.comchinches 1- Seis patas tiene la vida - cienciaes.com

Cucarachas y chinches, invitados indeseables.

Chinches y cucarachas - Seis patas tiene la vida - cienciaes.com

Pocos insectos despiertan tanta repulsión como el cuerpo negro y escurridizo de una cucaracha de la especie Blatta orientalis, la más común en el entorno del ser humano. Cualquier grieta o pequeño agujero es un escondrijo útil para ella. Cuando decide salir en busca de alimento, sus largas antenas son las primeras en tantear el peligro, moviéndolas a un lado y otro, la cucaracha palpa el terreno y analiza olores. Si la inspección es correcta, tras las antenas emerge una cabeza negra con grandes ojos compuestos y una boca en la que se mueven nerviosos unos pequeños apéndices y a continuación sale su cuerpo negro, como el azabache, sostenido por seis ágiles patas.

A finales de la década de los cuarenta, un científico llamado Knneth David Roeder, profesor en la Universidad de Tufts, en los Estados Unidos, se dedicó a estudiar con todo esmero a las cucarachas. Como animales de laboratorio, las cucarachas son un regalo del cielo para un entomólogo. Pueden vivir largos periodos de tiempo sin comer ni beber, necesitan poco oxígeno para respirar y se alimentan con cualquier cosa: restos de comida, plantas, basura, papel o madera, se adaptan prácticamente a cualquier clima o temperatura y se reproducen con asombrosa rapidez. En una temporada de cría, si las condiciones son favorables, una madre cucaracha puede tener 35.000 retoños sin tener que esforzarse en demasía.

Uno de los comportamientos que llamó la atención de Roeder fue la habilidad de estos insectos para esquivar un zapatazo. Después de muchas horas de observación, Roeder descubrió que la huida de la cucaracha no tenía nada que ver con el sentido de la vista, lo que hacía el animal era detectar el viento. Al atentar contra su vida con un zapato o con cualquier arma de porte similar, empujamos el aire y provocamos un leve soplo de viento que las cucarachas detectan gracias a dos apéndices que llevan detrás, al final de su abdomen. Desde allí salen dos especies de antenas cortas en cuya cara inferior se acumulan una serie de pelillos. Roeder, modelo de paciencia, llegó a contarlos: 220 en cada uno de los apéndices. Al menor soplo, esos pelillos se doblan, excitan una neurona que se encuentra en la base y la cucaracha echa a correr a una velocidad endemoniada para escapar del peligro que se le echa encima. Entre la activación de los pelillos y la puesta en marcha de la cucaracha transcurren 11 milésimas de segundo solamente.

Pero las cucarachas no son más que molestos acompañantes para el género humano, algo que no se puede decir de los otros protagonistas del programa de hoy: las chinches.

Si existen miles de especies de cucarachas, aunque las que molestan al ser humano apenas superan la veintena, las especies de chinches se cuentan por decenas de miles, algunos sostienen que hay más de 85.000. Por supuesto sólo unos pocos son enemigos del género humano pero, como suele suceder, basta con que exista un desaprensivo para que el resto se convierta en sospechoso.
Tomemos un ejemplo de chinche que ha sido noticia últimamente porque ha osado perturbar el sueño de los peregrinos que duermen en los albergues del Camino de Santiago de Compostela. Su nombre común es “chinche de cama” por su afición a chuparle la sangre a los durmientes y su habilidad para ocultarse después entre las rugosidades de sábanas y colchones. El Cimex lectularius, que tal es su nombre científico, es un insecto pequeño, de apenas cinco milímetros en estado adulto (ver imagen en la galería de fotos) y se caracteriza por tener su aparato bucal en forma de pico alargado que clavan como un estilete en su desprevenida víctima para succionarle la sangre.

José Rafael Esteban Durán nos habla hoy también de otra chinche tristemente famosa por ser transmisora del parásito culpable de la Enfermedad de Chagas. Las imágenes de algunos de sus miembros, del grupo Triatoma, pueden verlas también en la galería de fotos.


DOCUMENTACIÓN RELACIONADA:
Cucarachas
Chinches de cama, magnífica introducción de la PennState University Chinches de cama, indeseables en los Caminos de Santiago
Chinches y otras plagas


Botón de donación
Apoya la labor divulgadora de CienciaEs apuntándote al Club de Amigos con una donación periódica (Mecenas) o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
29.254.176 audios servidos.

Agradecemos la donación de:

Juan Pedro Peralta Romera
“De Penolite en Jaen”

Ricardo Vázquez Prada
(Barco de Valdeorras, Orense)

José Luis Sánchez Lozano
Mecenas

Mónica Ribe Salat
Mecenas

Rodrigo Lafuente
Mecenas

Marta Martínez Fernández
(Torrelavega, Cantabria)

Humberto On
Mecenas

Vicente Cabeza Pérez

Marian Gutiérrez
Miguel Angel Riaza
¡Aúpa la Ciencia!

Eulogio González Moreno

Alejandro Requena López
(Guadix, Granada)

Anónimo
“Antes de que nos ofrezcan disculpas por la conquista, quiero aportar mi granito de arena para que su generosa labor no ceje. Gracias actualizadas desde México, no nos hagan caso en nuestras locuras.”

Arturo Martínez Martín
“Gracias por vuestro esfuerzo y dedicación.”
Mecenas

César Morales
(Colombia)

Jesús López-Tapia
“Esta es mi pequeña nota de polvo de estrellas, para que sigáis ampliando nuestro universo, 1.000 gracias Ángel.”

Andoni Ripoll Jarauta
“Me parece fantástico que se difunda la ciencia y que nos vayamos empapando de ella. Enhorabuena y muchas gracias.”
(Madrid)

Antonio Lalaguna Lisa
Mecenas
“Hago esta donación en nombre de mi hijo Martín L”

Marcos Dominguez Vega
Mecenas

Rodrigo Lafuente
Mecenas

Irma Reyes Sánchez
“Para la continuación del maravilloso trabajo que realizan ustedes en pro de la divulgación de la ciencia, de manera tan amena.”
(Bogotá, Colombia)

Razvan Peteanu
Mecenas
“Es mi placer de apoyar su emisión y, de hecho, aparte del interés en ciencia, su podcast también me ayuda y me acompaña en el aprendizaje del español.”
(Toronto, Canadá)

Francisco Javier Hernández
(Cájar, Granada)

Enric Margall
(Mataro, Barcelona)

Luis Sánchez Marín
“Os doy las gracias por los momentos tan agradables que me hacéis pasar y con lo que aprendo con vuestros programas. Es siempre para mi un motivo de alegría cuando un nuevo podcast está disponible.
(Valencia)

Anónimo
Mecenas
“Saludos desde México. Muchas gracias.”

Francisco Javier Fernández García
“Gran trabajo”

Vicente Cabeza Pérez

Juan Cuadro Espada
Mecenas
(Sevilla)

Alejandro Costa Albero
“Muchas gracias por vuestro trabajo.”

Francisco Maluenda de los Santos
(Carcaixent, Valencia)

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page