Cienciaes.com

Vanguardia de la Ciencia podcast - cienciaes.com suscripción

Vanguardia de la Ciencia

Vanguardia de la Ciencia es un programa de divulgación científica creado por Angel Rodríguez Lozano en 1995. En cada episodio contamos la ciencia con amenidad y rigor para mostrar los avances que se producen en distintas áreas del conocimiento en forma de reportajes, noticias, entrevistas y curiosidades científicas.

Cromosoma X despreciado. Microbios caseros. Información subliminal.

Cromosoma X despreciado. Microbios caseros. Información subliminal.  - Vanguardia de la Ciencia podcast - CienciaEs.com

Cromosoma X, a cara o cruz

Un equipo de científicos de la Universidad de Michigan ha descubierto algunas de las claves que permiten a las mujeres silenciar uno de sus cromosomas X.

Lo que diferencia a un hombre de una mujer, o un macho de una hembra cualquiera de la misma especie de mamífero, está grabado en sus genes, concretamente en dos cromosomas, conocidos como X e Y. Las hembras tienen un par de cromosomas X en sus células, uno procedente del padre y otro de la madre. Los machos en cambio, tienen un solo cromosoma X, que siempre viene de su madre, y un cromosoma Y que reciben del padre. Así nos lo enseñan en biología elemental: si usted es XX, es mujer; si es XY, es un hombre.

Ahora bien, en los mamíferos, los machos tienen los cromosomas X e Y funcionando a pleno rendimiento en sus células, pero las hembras no. La razón es muy simple, en cada cromosoma X hay más de 1000 genes y ellas, al tener dos, contienen doble carga genética. Ahora bien, como dos es demasiado, la naturaleza resuelve el problema desactivando uno de los cromosomas y dejando solamente uno en funcionamiento. Ahora bien ¿cómo escoge la naturaleza al cromosoma de una hembra de mamífero que debe gobernar? ¿Tiene algún tipo de preferencia? Lograr comprender cómo se produce esa desactivación podría abrir las puertas al diseño de tratamientos para muchas enfermedades que tienen su origen en estos cromosomas. Se lo contamos en este programa.

Las paredes hablan. Los microbios en el interior de las viviendas.

Compartimos nuestra existencia con muchos seres vivos y, entre ellos, los más abundantes son las bacterias. Las llevamos en el interior de nuestros cuerpos y en nuestra piel, en una cantidad que supera a la de nuestras células en una proporción de 10 a 1, pero esa no es nuestra única relación, también compartimos con ellas nuestras viviendas. En cada estancia de nuestra casa, sean las paredes de la habitación, el suelo de la sala o el techo de la cocina, existen comunidades de bacterias que están íntimamente relacionadas con nosotros, una relación que se remonta hasta los tiempos más remotos de nuestra existencia como especie.

Ahora, las viviendas varían mucho de un lugar a otro y, es de suponer, que las comunidades bacterianas también. Esto es lo que decidió averiguar un grupo de científicos de la Universidad de Puerto Rico y los resultados de sus investigaciones se han publicado recientemente en Science Advances. Hemos entrevistado a la autora principal del artículo, Jean F. Ruiz-Calderón, doctora en Biología e investigadora del Departamento de Biología de la Universidad de Puerto Rico, en San Juan, quien nos ha explicado con todo lujo de detalles el contenido del estudio. Los investigadores se desplazaron hasta cuatro lugares muy distintos de Perú y Brasil para analizar las comunidades microbianas en cuatro localizaciones muy distintas entre sí. Checherta, un poblado indígena situado plena jungla en la frontera de Perú y Ecuador habitado por una tribu de cazadores-recolectores; la aldea rural de Puerto Almendras, viviendas situadas en la ciudad de Iquitos, que tiene 400.000 habitantes y es la mayor población del mundo no accesible por carretera y casas de la ciudad brasileña de Manaus que, con una población de 1,8 millones de habitantes, es la más representativa de la arquitectura y modo de vida occidental.

Las viviendas de cada una de estas poblaciones siguen modelos arquitectónicos distintos que van desde los espacios abiertos de la selva, con viviendas sin paredes que separen las distintas estancias, hasta el aislamiento de cada estancia, con paredes y techos independientes, que suele ser en una casa moderna. El estudio, en el que han participado, biólogos, arquitectos e ingenieros, revela que las comunidades bacterianas van cambiando a medida que lo hace el aislamiento que proporcionan las viviendas, mientras que en la jungla, donde los habitantes viven en espacios abiertos, comparten sus vidas con especies de bacterias típicas en el ambiente exterior, a medida que las viviendas se van dividiendo en compartimentos aislados entre sí, las comunidades bacterianas se especializan y son fundamentalmente microbios asociados a los seres humanos, algo que puede potenciar la transmisión de agentes patógenos y disminuye la relación de los seres humanos con los microbios del ambiente con los que convivían nuestros ancestros.

Información subliminal. La realidad de un experimento en entredicho.

Aquel día de otoño de 1957, un grupo heterogéneo de personas se agolpaban a las puertas del cine de Fort Lee, en Nueve Jersey. El cartel anunciaba la película “Picnic”. Interpretada por William Holden y una deslumbrante Kim Novak. No era una gran película, pero su fotografía era magnífica para la época. Contaba la historia de un hombre aventurero y trotamundos que se enamora de la novia de su amigo.

La proyección comenzó y algunos de los asistentes disfrutaron de la película entre palomitas de maíz y bebidas de cola. La proyección habría sido una de las tantas a no ser por la presencia en la sala de un personaje llamado James Vicary. Vicary era investigador de mercados y había tenido una idea original. Junto al proyector de la película había puesto otro estroboscópico, es decir, un aparato que proyectaba una imagen durante apenas unas milésimas de segundo, cada cinco segundos de película. Las imágenes no tenían nada que ver con el espectáculo, eran una invitación a consumir los artículos de la sala: Una decía: “Beba Coca Cola”; y la otra sentenciaba: “¿Tiene hambre?… coma palomitas de maíz”

Ninguno de los espectadores se dio cuenta del montaje. Las imágenes aparecían en la pantalla por tan corto espacio de tiempo que sus cerebros eran incapaces de captarlas, al menos de una forma consciente. Pero Vicary apuntaba a otra forma de percepción, mucho más sutil: El inconsciente. Con esas imágenes pretendía influir, sin que los espectadores se dieran cuenta, en su voluntad. Después de la proyección, el investigador desveló el truco y aseguró a todo el que quisiera oírle que, durante la proyección las ventas de bebida habían subido un 18,1 por ciento y las de palomitas un 58 por ciento.

El propio Vicary dio un nombre a su experimento. Lo llamó: “Mensaje subliminal”. Lo cierto es que los efectos de la experiencia se volvieron en su contra. Los espectadores se sintieron estafados. Consideraban el montaje como una muestra imperdonable de manipulación psicológica. A pesar de todo, los resultados fueron tan sorprendentes que la corporación Psicológica Americana pidió a Vicary que repitiera la experiencia. Desgraciadamente para él, ni uno solo de los experimentos, controlados por escrupulosos investigadores, reprodujo el resultado. Al final, Vicary, tuvo que reconocer el truco: ¡Todo había sido una gran mentira!

REFERENCIAS.
Walls talk: Microbial biogeography of homes spanning urbanization. Jean F. Ruiz-Calderon et al. Science Advances 12 Feb 2016:Vol. 2, no. 2, e1501061 DOI: 10.1126/sciadv.1501061
Not-So-Silent Partners Help Xist Silence X Chromosome.


Botón de donación
Apoya la labor divulgadora de CienciaEs haciéndote MECENAS con una donación periódica o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
32,1 millones de audios servidos

Agradecemos la donación de:

Marian Gutiérrez y Miguel Angel Riaza
“Gracias por compartir la Ciencia.”
Mecenas

Roberto Merino Jiménez
“Enhorabuena y gracias por vuestra magnifica labor.”
Mecenas

Timoteo Jesús Colomino Ceprian
“Apoyo a la ciencia.”
Mecenas

María Angélica Matus González
Mecenas

Roberto Pasandin Insua Mecenas

Edelmiro Codina Revert Mecenas

David Valentín Puertas de la Plaza Mecenas

Víctor Gandía
Mecenas
Mecenas

Juan Luis de Salas García
Mecenas

José Antonio Sánchez-Camcho Ayllón
“Desde muy pequeño veía el programa de ciencia del doctor Ramón Sánchez Ocaña. Ahora sigo los vuestros desde hace ya tiempo. Un abrazo a todo el equipo. Buena ciencia.” Mecenas

José Antonio Flores Barroso
Mecenas

Juan Luis Jimeno
Mecenas

Luis García Vázquez
Mecenas

Juan León Ballesteros
Mecenas

Rafael Florenciano Sánchez
Mecenas

Goimek, S. Coop
“Goimek dirulaguntza”
Mecenas

Jordi Pardo Mani
“Os felicito por vuestro trabajo”
Mecenas

Raul Sánchez Escribano
Mecenas

Jorge Bello Sáez
Mecenas

Azucena Cabiscol
Mecenas

Rafael Feliciano Subero
“Muchas gracias por su excelente programa”
Mecenas

Jesús López
“Querido Ángel me siento muy honrado de pertenecer a esta comunidad. Gracias por vuestro trabajo.”
Mecenas

Fernando Alejandro Medina Vivanco
“Ayuda”
Mecenas

Juan Andrés García Barroso
“Gracias por los buenos momentos que me brindáis y suerte”
Mecenas

Martín Ponce de León Gómez
“Hacen una estupenda labor de divulgación científica. Saludos desde México. ¡Gracias y Feliz Año Nuevo!”
Mecenas

Mohammad Reza Hosseini-Zand Golamrez-Beigio
“Feliz año nuevo, y muchas gracias.”
Mecenas

Max Yano
Mecenas

Fernando Vidal Agustina
“Gracias”
Mecenas

José María López López
Mecenas

Kelen
Mecenas

Max Handschin
Mecenas

Alejandro Casillas Moreno
Mecenas

Javier J.Ezquerro de Luis
“Muchas gracias de parte de Asisrem :)”
Mecenas

Fernando Ramírez Gordon
Mecenas

Juan A Herman Balaguer
“Gracias por todos estos años de Ciencia. Seguid asi!”
Mecenas

Francisco Campillo Araez
Mecenas

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page