Cienciaes.com

Ciencia y Genios podcast cienciaes.com suscripción

Ciencia y genios

Las mentes más claras de la historia han ido tejiendo poco a poco la intrincada tela de araña del conocimiento científico. En cada programa del podcast Ciencia y Genios les ofreceremos la biografía de un gran sabio escrita por varios autores.

Edison y el calor de las estrellas.

Edison y sus inventos

En el mes de julio de 1878, los astrónomos habían predicho que la sombra de un eclipse total de Sol recorrería las tierras de Wyoming y Thomas Alba Edison hizo las maletas para viajar hasta Rawlins con la idea de aprovechar el acontecimiento astronómico para probar uno de sus inventos. Junto a sus maletas, cuidadosamente embalado, viajaba el “tasímetro”, un aparato capaz de medir el calor de las estrellas, algo que, sin duda, supondría un avance enorme para la ciencia de la astronomía.

“Consiste —explica Edison en uno de sus escritos— en una base de carbón situada entre dos placas metálicas. Una corriente eléctrica pasa de una placa a otra a través del carbón. Una pieza de caucho se coloca encima de tal forma que presiona las placas. Todo el sistema está conectado a un galvanómetro, que mide el paso de la corriente, y a una batería. Cuando la luz de una estrella se enfoca con un telescopio a la pieza de caucho, ésta se calienta y se expande presionando las placas y acercándolas entre sí, el carbón situado entre ellas se comprime y permite un aumento de la corriente que se refleja en la aguja del galvanómetro. El frío contrae la goma y produce el efecto contrario. Mediante este aparato se puede medir una diferencia de temperatura de una millonésima de grado.”

El eclipse estaba previsto para el día 29 y Edison se había propuesto medir la temperatura de la corona solar, o sea, la atmósfera que rodea al astro rey. Su idea consistía en enfocar el tasímetro hacia la corona justo en el momento en el que la Luna hubiera tapado por completo el disco solar.

Cuando Edison llegó a Rowling comenzaron las dificultades. No encontró mejor lugar para hacer las observaciones que un desvencijado gallinero, allí colocó el tasímetro y, dado que se trataba de un aparato muy sensible, comenzó a calibrarlo con toda delicadeza. La noche anterior al eclipse acopló un telescopio, lo enfocó a la estrella Arturo, la más brillante de la constelación del Boyero, y proyectó la luz hacia la barra de caucho vulcanizado del tasímetro. Después de no pocas pruebas y ajustes, la aguja del galvanómetro se desvió indicando que el instrumento había captado el calor de la estrella. Todo quedó a punto para el experimento.

El día 29, los duendes comenzaron a enredar. Se levantó un fuerte viento que empezó a sacudir los frágiles troncos sobre los que se asentaba el gallinero amenazando con derribar el improvisado observatorio. Edison llegó a tiempo de ver cómo las vibraciones de la estructura habían desajustado totalmente su invento. Apenas faltaban unas horas para el eclipse y el viento arreciaba, así que corrió a pedir ayuda. Logró reunir un buen número de personas que se pusieron inmediatamente a reforzar la estructura y a protegerla con una empalizada exterior. Edison volvió a ajustar el tasímetro justo a tiempo de ver cómo el viento desviaba el telescopio haciéndolo perder el enfoque. El disco de la Luna asomó por el borde solar y comenzó a cubrirlo lentamente. El inventor aseguró el telescopio con unas cuerdas y comenzó a calibrar de nuevo su aparato. A las tres y cinco, el disco lunar había cubierto siete octavas partes del Sol y una penumbra grisácea se iba apoderando del ambiente. Edison, fuera de sí, aun trabajaba calibrando el tasímetro cuando llegó la oscuridad total. Un minuto antes del final del eclipse, lo logró. La luz de la corona solar entró por la pequeña abertura del instrumento e, instantáneamente, el calor provocó un brusco despertar de la aguja del galvanómetro. Edison saltó de júbilo. El experimento demostraba que la corona solar desprendía, al menos, 15 veces más calor que la estrella Arturo.

El experimento fue un éxito, aunque Edison no pudo determinar con exactitud la sensibilidad de las medidas porque no tuvo tiempo de repetirlo. Lo que quedó claro fue que la atmósfera del Sol, por su cercanía, calienta más la Tierra que las lejanas estrellas.

Escuchen ustedes la biografía de Thomas Alba Edison.


Botón de donación
Apoya la labor divulgadora de CienciaEs apuntándote al Club de Amigos con una donación periódica (Mecenas) o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
29.254.176 audios servidos.

Agradecemos la donación de:

Juan Pedro Peralta Romera
“De Penolite en Jaen”

Ricardo Vázquez Prada
(Barco de Valdeorras, Orense)

José Luis Sánchez Lozano
Mecenas

Mónica Ribe Salat
Mecenas

Rodrigo Lafuente
Mecenas

Marta Martínez Fernández
(Torrelavega, Cantabria)

Humberto On
Mecenas

Vicente Cabeza Pérez

Marian Gutiérrez
Miguel Angel Riaza
¡Aúpa la Ciencia!

Eulogio González Moreno

Alejandro Requena López
(Guadix, Granada)

Anónimo
“Antes de que nos ofrezcan disculpas por la conquista, quiero aportar mi granito de arena para que su generosa labor no ceje. Gracias actualizadas desde México, no nos hagan caso en nuestras locuras.”

Arturo Martínez Martín
“Gracias por vuestro esfuerzo y dedicación.”
Mecenas

César Morales
(Colombia)

Jesús López-Tapia
“Esta es mi pequeña nota de polvo de estrellas, para que sigáis ampliando nuestro universo, 1.000 gracias Ángel.”

Andoni Ripoll Jarauta
“Me parece fantástico que se difunda la ciencia y que nos vayamos empapando de ella. Enhorabuena y muchas gracias.”
(Madrid)

Antonio Lalaguna Lisa
Mecenas
“Hago esta donación en nombre de mi hijo Martín L”

Marcos Dominguez Vega
Mecenas

Rodrigo Lafuente
Mecenas

Irma Reyes Sánchez
“Para la continuación del maravilloso trabajo que realizan ustedes en pro de la divulgación de la ciencia, de manera tan amena.”
(Bogotá, Colombia)

Razvan Peteanu
Mecenas
“Es mi placer de apoyar su emisión y, de hecho, aparte del interés en ciencia, su podcast también me ayuda y me acompaña en el aprendizaje del español.”
(Toronto, Canadá)

Francisco Javier Hernández
(Cájar, Granada)

Enric Margall
(Mataro, Barcelona)

Luis Sánchez Marín
“Os doy las gracias por los momentos tan agradables que me hacéis pasar y con lo que aprendo con vuestros programas. Es siempre para mi un motivo de alegría cuando un nuevo podcast está disponible.
(Valencia)

Anónimo
Mecenas
“Saludos desde México. Muchas gracias.”

Francisco Javier Fernández García
“Gran trabajo”

Vicente Cabeza Pérez

Juan Cuadro Espada
Mecenas
(Sevilla)

Alejandro Costa Albero
“Muchas gracias por vuestro trabajo.”

Francisco Maluenda de los Santos
(Carcaixent, Valencia)

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page