Cienciaes.com

Ciencia y Genios podcast cienciaes.com suscripción

Ciencia y genios

Las mentes más claras de la historia han ido tejiendo poco a poco la intrincada tela de araña del conocimiento científico. En cada programa del podcast Ciencia y Genios les ofreceremos la biografía de un gran sabio escrita por varios autores.

Mary Anning: La injusticia petrificada.

Mary Anning - Podcast Ciencia y Genios - CienciaEs.com

Este ensayo es un pequeño homenaje a todas y todos los grandes científicas y científicos amateurs que dedicaron, y dedican, sus vidas a la búsqueda del conocimiento por el puro placer de saber y de descubrir.

(Antonio Claret)

Mary Anning nació en Lyme Regis (Dorset) en 1799 en el seno de una familia humilde, hija de un carpintero. Su padre recogía fósiles para ayudar en el presupuesto doméstico hasta que un desgraciado accidente le debilitó tanto que murió poco tiempo después, dejando absolutamente desprotegida a su amplia familia.

Mary Anning siguió recolectando fósiles para ayudar en casa. Un buen día, su hermano Joseph encontró un cráneo de un Ichtiosaurus, un reptil marino y, poco después, Mary, que tenía doce años de edad, encontró otro Ichtiosaurus cuya venta permitió aliviar la economía familiar.

Los geólogos y paleontólogos británicos Conybeare y De La Beche dieron una descripción concienzuda del fósil, advirtiendo que el ciclo de sustitución de los dientes era típico de los reptiles. El animal presentaba también algunas características de un pez lo que explicaba, en parte, la dificultad con la que se encontraron los primeros paleontólogos para dilucidar su naturaleza.

Los méritos de Mary Anning, sin embargo, no fueron reconocidos. Ni siquiera figura su nombre en las publicaciones. A pesar de todo, ella seguía escudriñando la playa y los acantilados, arriesgando su vida, con la esperanza de encontrar un buen ejemplar con el que mitigar las dificultades económicas de su familia.

En 1820, Mary desenterró un ejemplar del Ichtiosaurus platyodon, con ¡seis metros de longitud! Encontró algunos ejemplares más pero el negocio de la búsqueda de fósiles era muy errático y la competencia empezaba a ser también un problema. Tres años después, Mary descubrió un nuevo fósil, a pesar de las condiciones atmosféricas adversas (frío y lluvia). Si el Ichtiosaurus era un animal extraño, el nuevo espécimen lo era todavía más. Solo la columna tenía cerca de noventa huesos y el animal medía casi tres metros. Pero a pesar de la belleza y del estado de conservación del ejemplar, éste trajo no pocos problemas a Mary Anning. Conybeare tenía algunas evidencias de la existencia de un otro lagarto marino, diferente del Ichtiosaurus. Sin embargo, el todopoderoso Barón de Cuvier puso en tela de juicio la veracidad del fósil encontrado por Anning y sugirió que ésta lo había falsificado.

La Geological Society convocó una reunión especial para examinar el fósil y dictaminar su veracidad. Obviamente, consonante con la pedantería de tal institución, Mary Anning no pudo estar presente. El veredicto fue que el fósil era verdadero; por primera vez Cuvier tuvo que inclinarse delante de una simple fosilista (y no sería la última vez que el paleontólogo francés tuviera que hacerlo).

Algunos meses después, Conybeare presentó un documento describiendo el animal que fue denominado Plesiosaurus giganteus. Según las palabras del reverendo: la cabeza del lagarto poseía los dientes de cocodrilo, el cuello enorme que se asemeja a una serpiente; el tronco y la cola se parecen a las de un cuadrúpedo, las costillas como las de un camaleón y las aletas de una ballena. La cabeza era pequeña comparada con la longitud del cuerpo y el cuello era comparativamente muy largo. La verdad que la combinación de caracteres era simplemente desconcertante.

Otro de los descubrimientos de Mary Anning se relaciona con los coprolitos (heces fósiles) ya que algunos de los ejemplares de Ichtiosaurus mostraban en su interior, cerca del abdomen, este tipo de fósiles. Hay una anécdota que cuenta que, debido a la estricta moral vigente, Mary solo enseñaba los coprolitos en ausencia de mujeres y éstos eran presentados en una bandeja cubierta con un trapo.

Si el Icthiosaurus y el Plesiosaurus fueron considerados animales muy raros, lo que encontraría nuestra heroína en 1828 sería simplemente lo más extraño de los reptiles. Era medio murciélago, medio reptil, con huesos finos y huecos y además era relativamente pequeño. Era casi un mini dragón. Cuvier había advertido años antes el carácter reptiliano de un fósil parecido y pronosticó que sería un reptil volador al que denominó Pterodactylus. Mary Anning descubrió el primer pterosaurio en Inglaterra lo que una vez más ayudó a la subsistencia de su familia. El ejemplar fue adquirido por Buckland que lo describió utilizando palabras poco frecuentes en la jerga paleontológica.

Mary no era una simple fosilista; se dedicaba a estudiar Astronomía y copiaba de puño y letra los versos de Byron o los artículos aparecidos en la prensa sobre los fósiles que ella descubría pero que apenas la citaban. Una amiga íntima, Anna Pinney, escribe que Mary le había confesado: “el mundo (científico) me ha utilizado de mala manera. Creo que, dadas estas circunstancias, desconfío de todos”. Buckland, quizá movido por lo mucho que se aprovechó del trabajo de la fosilista, consiguió que le dieran una especie de pensión.

Esta ayuda llegó quizá un poco tarde. Mary sufría de un cáncer de pecho y aliviaba su dolor con el sedante más barato a su alcance: el alcohol. Murió en el 1847 con apenas 47 años de edad.

Probablemente el mejor homenaje que recibió del mundo de la paleontología vino de la pluma del mayor paleontólogo del siglo XX (en mi opinión), Stephen Jay Gould:

Los inicios de la paleontología de vertebrados a principios del siglo deben más a la primera recolectora de su época (o de cualquier otra), Mary Anning, de Lyme Regis, que a Buckland, o Conybeare, o Hawkins, u Owen o a cualquiera de los hombres que después escribieron sobre los ictiosaurios y plesiosaurios que ella encontró.

(Claret, 04/07/2017)

NOTA DEL AUTOR: Esta biografía está basada en hechos reales. Sin embargo, los monologos de Mary Anning son pura ficción. Una especie de radio-teatro. El autor ha imaginado lo que ella diría, si hubiera tenido la oportunidad…

Antonio Claret es astrofísico e investigador del Instituto de Astrofísica de Andalucía (CSIC).


Botón de donación
Apoya a CienciaEs haciéndote MECENAS con una donación periódica o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
36,4 millones de audios servidos desde 2009

Agradecemos la donación de:

Alejandro Acosta Espinoza
Mecenas

Jairo Ospino Rodriguez
Mecenas

Rafa Castillejo
“Soy profesor de física y química en un instituto de enseñanza secundaria en Mijas Costa y este año he utilizado los podcasts de CienciaEs para que los alumnos hicieran exposiciones a sus compañeros sobre los temas que ellos elegían.”
Mecenas

Javier Gorriz Ortiz
Mecenas

Fidel Díaz Rodríguez
Mecenas

Anónimo
“Miles de gracias por el esfuerzo y felicitaciones a todos, en particular a la Dra Josefina Cano por sus doscientas aportaciones. Acepten un abrazo agradecido desde México.”
Mecenas

Carlos Serrano
Mecenas

Eulogio González Moreno
“Encantado de apoyaros. Realizáis unos programas estupendos.”
Mecenas

Wendy Trollope
Mecenas

Angel Manuel García Martín
Mecenas

Mauro Mas
Mecenas a través de Patreon

María Elena García Martín
Mecenas a través de Patreon

Anónimo
“Agradecido por su esfuerzo, los saludo desde México.”
Mecenas

Pilar Soler
Mecenas

Francisco Javier Gallegos Casado
Mecenas

Daniel Faba Corral
Mecenas

Marcos López Montes
Mecenas

José Luis Moreno González
Mecenas

Alvaro Vallejo
“Muchísimas gracias por tan maravilloso trabajo de divulgación. Ustedes me acompañan varias horas al día, todos los días.”
Mecenas

Juan Gomez-Cuetara
“¡Una gran programa!!! Es de agradecer que deis difusión a lo que los científicos españoles están haciendo.”
Mecenas

Alfredo Diaz Miranda
“Mi profundo y sincero agradecimiento para todos en CienciaEs pero en especial para Angel Lozano y Jorge Laborda por la esmerada labor que realizan.”
Mecenas

Jorge Valencia Jiménez
Mecenas

Anónimo
“Tarde pero sin sueño, mis admirados divulgadores. Un abrazo agradecido desde el otro lado del Atlántico.”
Mecenas

María del Carmen Colodrero
Joaquín Méndez Colodrero
Mecenas

Carlos Fernández
Mecenas

Carlos Garcia Gutiérrez
Mecenas

Marian y Miguel Ángel
“Muchas gracias por tu trabajo. La Ciencia al alcance de todos.”
Mecenas

Carlos Serrano
“Un placer cooperar un poco con su proyecto. Buen trabajo!”
Mecenas

Francisco Javier Aguilar
Mecenas

Francisco J. García Pato
Mecenas

Jesús López Tapia
“Querido Ángel. Me siento muy honrado de pertenecer a esta comunidad. Gracias por vuestro trabajo.”
Mecenas

Javier Olveira
“Gracias por seguir realizando divulgación de calidad.”
Mecenas

Sara Carrero
“Aprovecho para daros la enhorabuena por el espacio “Hablando con Científicos”, que me gusta especialmente.”
Mecenas

Mariano Redondo de la Villa
Mecenas

Javi Zumaia
“En plena era de la desinformación, vuestra labor dedicada a la divulgación científica no hace sino aportar un balón de oxígeno a todos los amantes de la ciencia.”
Mecenas

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page