Cienciaes.com

Ciencia Nuestra de Cada Día podcast - cienciaes.com suscripción

Ciencia Nuestra de cada Día

La Naturaleza nos sorprende cada instante con multitud de fenómenos que despiertan nuestra curiosidad. La Ciencia Nuestra de Cada Día es un espacio en el que Ángel Rodríguez Lozano nos incita a mirar a nuestro alrededor y descubrir fenómenos cotidianos que tienen explicación a la luz de la ciencia.

¿Cuánto pesa un rayo de luz?

Rayo desviado por una estrella

Pues sí, aunque pueda parecer chocante, un rayo de luz pesa, poco, pero pesa. La pregunta tiene su enjundia como vas a comprobar.

Hablas de peso y ése es un concepto relativo, por mucho que nos extrañe oírlo. La prueba es que, dependiendo de dónde estemos, así pesamos. Hagamos un experimento imaginario. Imaginemos que un abnegado colaborador de Cienciaes carga con una báscula de baño y recorre varios lugares para ver si su peso cambia. En su casa comprueba que la báscula marca 60 kg. Ahora bien, ése es su peso en la superficie de la Tierra ¡probemos en otros lugares del Sistema Solar!

Fletamos una nave espacial y mandamos a nuestro sufrido voluntario, con su báscula bajo el brazo, a la Luna, con la misma vestimenta que llevaba en la Tierra cuando se pesó. Al subir observa sorprendido que ¡sólo marca 10 kg! Esto tiene su explicación: la cantidad de materia de nuestro amigo, o sea su masa, es la misma, pero la Luna es mucho más pequeña que la Tierra y atrae a los cuerpos con una fuerza de gravedad que sólo llega a ser la sexta parte de la terrestre. Después, vuela hasta Marte y comprueba que allí pesa 23 kg, a continuación pone rumbo a Júpiter y descubre que no hay una superficie sólida sobre la que posarse pero que, si la hubiera, la báscula marcaría 150 Kg.

Ya lo ven, una cosa es la masa o cantidad de materia y otra distinta el peso. Podríamos pensar que la masa del voluntario astronauta no cambia y el peso sí. Sin embargo y siento estar siempre fastidiando eso tampoco es cierto o, al menos, sólo es cierto cuando la masa está en reposo. Veamos cómo se come esto.

Supongamos, por ejemplo, que tenemos en nuestra mano la bala de una pistola. La bala tendrá una masa concreta, unos gramos, y colocada sobre la palma de nuestra mano es totalmente inofensiva. Sin embargo, disparada por la pistola puede matar. La bala es la misma pero, al ser disparada, ha adquirido una velocidad muy grande, ha ganado energía de movimiento (energía cinética), y es la energía la que mata. Por supuesto, la energía será mayor cuánta más velocidad lleve y cuanto más pesada sea. Si el proyectil es más grande, una bala de cañón, por ejemplo, y deseamos dispararlo a la misma velocidad, tendremos que comunicarle más energía con mayor cantidad de explosivo. La energía de movimiento será mayor y el destrozo que provoque, más grande.

La pregunta se refiere a un rayo de luz así que imaginemos, para iluminar la respuesta, que intentamos acelerar el movimiento de la bala cada vez más. Tendremos que ir empujando la bala, suministrándole energía de propulsión. No tardamos en comprobar que, a medida que la velocidad de la bala se va acercando a la de la luz, comienzan a suceder cosas extrañas, tan extrañas que fue necesaria una nueva teoría para describirlo: la Teoría Especial de la Relatividad. El autor de esa teoría, Albert Einstein, demostró que, a velocidades tan elevadas, la masa de la bala cambia. A medida que se va acercando a la velocidad de la luz, la bala se hace más pesada, como si estuviéramos empujando un cuerpo cada vez más masivo, cuesta más aumentar su velocidad. Se hace pesada como una bala de cañón, como una montaña o un planeta y así hasta el infinito, de tal manera que, por mucha energía que empleamos, nunca logramos que alcance la velocidad de la luz.

Einstein vio claro lo que sucedía: la energía y la masa son la misma cosa. Podríamos decir que la masa es “energía extraordinariamente concentrada”. Esta propiedad quedó plasmada en una de las ecuaciones más famosas de la física: E=mc^2^ . Con ella podemos convertir, al menos teóricamente, la energía en masa o la masa en energía con una facilidad pasmosa. Y como masa y energía son dos aspectos de una misma cosa, ya podemos responder a la pregunta.

En el vacío, la luz se mueve a la velocidad límite, a 300.000 km/s. Su forma es energía pura, una energía que, utilizando la ecuación de Einstein, tiene su equivalente en masa. Las partículas de luz, los fotones, tienen masa cero cuando están parados, es decir, su masa es nula en reposo. Si no fuera así, su masa, por pequeña que fuera, crecería como la de la bala y jamás llegaría a alcanzar la velocidad de la luz. Pero nadie ha visto un rayo de luz parado. Así pues, un rayo de luz es energía pura pero, como energía y masa son equivalentes, la energía también es atraída por la gravedad. Ésta fue una de las predicciones más sorprendentes de Einstein.

Los rayos de luz no podemos ponerlos sobre una báscula de baño pero se ha comprobado que, al pasar cerca de una estrella masiva, la gravedad de la estrella los atrae y los hace cambiar de dirección. El rayo de luz se curva debido a la atracción gravitatoria, como se curva la trayectoria de un asteroide cuando pasa muy cerca de la Tierra y ese cambio de dirección es una medida de su peso. Dicho de otra manera: la luz pesa. Ahora bien ¿cuánto pesa? Pues, en reposo nada, pero si convertimos su energía en la masa equivalente, pesará más o menos dependiendo de lo fuerte que sea atraída, como sucedía con nuestro voluntario cuando se pesaba en la Tierra o en la Luna. La única diferencia es que la masa equivalente de los fotones del rayo de luz es tan pequeña que sólo los objetos más masivos, estrellas y galaxias, curvan la luz lo suficiente como para que su peso pueda ser medido.


Botón de donación
Apoya la labor divulgadora de CienciaEs apuntándote al Club de Amigos con una donación periódica (Mecenas) o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
28.717.554 audios servidos.

Agradecemos la donación de:

Berta Guzmán de la Mata
“Gracias por vuestro trabajo”

Néstor Martínez Jiménez
(El Ejido, Almeria)

Javier García Santos
Mecenas

Rodrigo Lafuente
Mecenas

Anónimo
Mecenas
“Gracias, Ángel. Por favor transmítale a todos sus colaboradores mi gratitud y admiración.”
(México)

Antonio Cerqueiro Fraga
Mecenas

Benjamin Erban
(Estados Unidos)

Alfredo Díaz Miranda
(Madrid)

Manuel María Lojo Muñoz
“Gracias a TODOS, de verdad. En especial, por lo que me divierto, a Germán Fernández y a Ángel Rodríguez por su fuerza de voluntad.”

Rosa Lencero Guillermo
Mecenas

Anónimo
Mecenas
“Agradeciendo su esfuerzo y convencido de que aceptar nuestra realidad a través de la ciencia nos llevará a la supervivencia como especie, los saludo desde México.”

Agustín Fernández Abril
(Boisán, León)

Kambiz Deyhimi Chaman Jooy Ghahvehchi
“Gracias desde Alemania, Aachen”

Juan José Alonso Sánchez
(Santa Pola, Alicante)

Ramón Baltasar de Bernardo Henán
Mecenas

Antonio Javier Gijón González

Emilio Diez de Revenga

Jesús Martín Vázquez
“¡Gran trabajo, seguid así!”

Domenica Caronda
(Catania, Italia)

José Luis Núñez Muñoz

Marc Belair
Nuevo Mecenas
“Muchas gracias por el fantastico trabajo que estan haciendo para producir un programa tan extraordinario.”
(Montreal, Canadá)

Antonio Navarro Caballero

Aser Sanchez Huerga

Pedro Antonio Lázaro Molinero
Mecenas

Jesús Velasco Muñoz
(Alcoy, Alicante)

Anónimo
Agradecido por su esfuerzo durante 2018 y deseando que este 2019 sea pleno en salud y ciencia.

Anónimo

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page