Cienciaes.com

Ciencia Nuestra de Cada Día podcast - cienciaes.com suscripción

Ciencia Nuestra de cada Día

La Naturaleza nos sorprende cada instante con multitud de fenómenos que despiertan nuestra curiosidad. La Ciencia Nuestra de Cada Día es un espacio en el que Ángel Rodríguez Lozano nos incita a mirar a nuestro alrededor y descubrir fenómenos cotidianos que tienen explicación a la luz de la ciencia.

Cuando tomo un helado muy rápido, siento un fuerte dolor de cabeza que desaparece enseguida ¿por qué?

Helado y dolor de cabeza

Se da la circunstancia de que una de las investigaciones más famosas sobre este tema la llevó a cabo una chica de 13 años llamada Maya Kaczrowski. No crean que fue una investigación de poca monta, sus resultados fueron publicados nada menos que en el prestigioso British Medical Journal, lo que indica que no hay edad límite para ser un científico.

Maya sabía, eso lo hemos aprendido todos a edades tempranas, que tomar un helado muy rápido puede provocar un agudo dolor de cabeza pero quiso saber si a sus compañeros de instituto les pasaba lo mismo, así que decidió hacer un experimento. Para realizarlo necesitaba voluntarios, no fue difícil conseguirlos porque el experimento consistía en ¡tomarse un helado!.

Con la ayuda de su padre, Maya consiguió la financiación necesaria para comprar el objeto del experimento y organizó a los 145 voluntarios en dos grupos. A la mitad de ellos les obsequió con un helado de 100 mililitros, equivalente a un cucurucho de dos bolas, pero les impuso una condición: debían tomárselo muy rápido, en menos de 5 segundos. A la otra mitad les hizo el mismo regalo pero debían tomárselo más despacio, de tal manera que pasados 30 segundos aún les quedara helado por comer. Lo único que tenían que hacer después de disfrutar del regalo era indicar si les había dolido la cabeza o no y, en caso afirmativo, cuánto tiempo había durado el dolor.

Los resultados fueron elocuentes. Un 27 por ciento de los que se habían comido el helado en cinco segundos sufrieron un repentino dolor de cabeza que, en la mayoría de ellos, duró menos de 10 segundos. En cambio, entre los que se habían tomado el helado más despacio, sólo un 13 por ciento había tenido dolor de cabeza. Así pues, quedó científicamente demostrado algo que los niños saben de toda la vida: en el dolor de cabeza que surge al tomar un helado, es muy importante la velocidad con la que se consume. Ahora bien, y ¿por qué?

Las causas no parecen estar del todo claras pero la teoría más aceptada es la siguiente:

En nuestra boca existe, como ocurre en el resto del cuerpo, una serie de vasos sanguíneos muy finos por los que circula la sangre que alimenta a nuestras células. Al tomar un buen trozo de helado o una bebida muy fría, baja bruscamente la temperatura del paladar, es decir, del techo de la boca que podemos tocar levantando la lengua. Al bajar la temperatura los vasos sanguíneos que riegan esa zona se contraen bruscamente, una reacción típica con la que el cuerpo tiende a reducir la pérdida de calor. A partir de ese momento, suceden varias cosas.

Al contraerse, los vasos se estrechan y se entorpece el paso de la sangre disminuyendo el flujo sanguineo. Ese cuello de botella tiene consecuencias en otros lugares porque la sangre se agolpa, como sucede ente las puertas de salida de un cine cuando todas las personas que hay dentro del edificio quieren salir al mismo tiempo. Como consecuencia, la presión aumenta en algunos puntos de nuestra cabeza y el aumento repentino de presión provoca el dolor de cabeza.

En ese proceso juega un papel muy importante un conjunto de nervios con terminaciones en el paladar que, al ser irritados por la señal recibida, transmiten la información al cerebro y disparan una serie de mecanismos de control que son los que provocan realmente la contracción y posterior dilatación de los vasos sanguíneos. La reacción no se reduce a la zona afectada sino que también se refleja en otras zonas del cerebro, especialmente en la región frontal, detrás del ojo o en los lados, o sea, en los lugares donde surge el dolor. Si ese dolor es producido por la dilatación de los vasos o por espasmos, es decir, por contracciones bruscas, es algo que todavía se discute.

Lo que está claro es que ese dolor no se produce en el paladar, que es donde la reacción tiene su origen, sino en lugares mas alejados, un efecto similar al producido durante un infarto, cuando el dolor no se refleja en la zona del corazón sino en el brazo o en el cuello.

Así pues la causa principal del dolor creado al consumir rápidamente un helado es la bajada brusca de temperatura del paladar. Para evitarlo, lo mejor es no poner en contacto el helado con esa zona y, si el dolor ya se ha producido, pegar la lengua al paladar para comunicarle calor, es una técnica que da buenos resultados para que el dolor desaparezca rápidamente.


Botón de donación
Apoya la labor divulgadora de CienciaEs apuntándote al Club de Amigos con una donación periódica (Mecenas) o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
29.254.176 audios servidos.

Agradecemos la donación de:

Juan Pedro Peralta Romera
“De Penolite en Jaen”

Ricardo Vázquez Prada
(Barco de Valdeorras, Orense)

José Luis Sánchez Lozano
Mecenas

Mónica Ribe Salat
Mecenas

Rodrigo Lafuente
Mecenas

Marta Martínez Fernández
(Torrelavega, Cantabria)

Humberto On
Mecenas

Vicente Cabeza Pérez

Marian Gutiérrez
Miguel Angel Riaza
¡Aúpa la Ciencia!

Eulogio González Moreno

Alejandro Requena López
(Guadix, Granada)

Anónimo
“Antes de que nos ofrezcan disculpas por la conquista, quiero aportar mi granito de arena para que su generosa labor no ceje. Gracias actualizadas desde México, no nos hagan caso en nuestras locuras.”

Arturo Martínez Martín
“Gracias por vuestro esfuerzo y dedicación.”
Mecenas

César Morales
(Colombia)

Jesús López-Tapia
“Esta es mi pequeña nota de polvo de estrellas, para que sigáis ampliando nuestro universo, 1.000 gracias Ángel.”

Andoni Ripoll Jarauta
“Me parece fantástico que se difunda la ciencia y que nos vayamos empapando de ella. Enhorabuena y muchas gracias.”
(Madrid)

Antonio Lalaguna Lisa
Mecenas
“Hago esta donación en nombre de mi hijo Martín L”

Marcos Dominguez Vega
Mecenas

Rodrigo Lafuente
Mecenas

Irma Reyes Sánchez
“Para la continuación del maravilloso trabajo que realizan ustedes en pro de la divulgación de la ciencia, de manera tan amena.”
(Bogotá, Colombia)

Razvan Peteanu
Mecenas
“Es mi placer de apoyar su emisión y, de hecho, aparte del interés en ciencia, su podcast también me ayuda y me acompaña en el aprendizaje del español.”
(Toronto, Canadá)

Francisco Javier Hernández
(Cájar, Granada)

Enric Margall
(Mataro, Barcelona)

Luis Sánchez Marín
“Os doy las gracias por los momentos tan agradables que me hacéis pasar y con lo que aprendo con vuestros programas. Es siempre para mi un motivo de alegría cuando un nuevo podcast está disponible.
(Valencia)

Anónimo
Mecenas
“Saludos desde México. Muchas gracias.”

Francisco Javier Fernández García
“Gran trabajo”

Vicente Cabeza Pérez

Juan Cuadro Espada
Mecenas
(Sevilla)

Alejandro Costa Albero
“Muchas gracias por vuestro trabajo.”

Francisco Maluenda de los Santos
(Carcaixent, Valencia)

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page