Cienciaes.com

Cierta Ciencia Podcast - Cienciaes.com suscripción

Cierta Ciencia

En Cierta Ciencia, de la mano de la genetista Josefina Cano nos acercamos, cada quince días, al trabajo de muchos investigadores que están poniendo todo su empeño en desenredar la madeja de esa complejidad que nos ha convertido en los únicos animales que pueden y deben manejar a la naturaleza para beneficio mutuo. Hablamos de historias de la biología.

El beso de la muerte. De cómo se reciclan las proteínas

El beso de la muerte. De cómo se reciclan las proteínas - Cierta Ciencia podcast - CienciaEs.com

Todos los organismos vivos, desde una bacteria a un virus o a una planta o a una tortuga o a nosotros mismos son seres dinámicos. Cada día, a cada instante todo está cambiando, nuevas proteínas se forman y otras desaparecen, todo ello sin que lo percibamos.

Las proteínas son el constituyente fundamental de los organismos, las que ejecutan virtualmente todos los trabajos en el cuerpo. La hemoglobina transporta oxígeno. Lo toma del aire y lo lleva a las células, a la vez que retira el dióxido de carbono, fruto de la respiración y lo expele al exterior. Una sola proteína haciendo todo ese trabajo.

Las proteínas son decenas de miles de pequeñas máquinas que se encargan de las innumerables tareas que el cuerpo necesita para su funcionamiento diario: las órdenes para que los riñones limpien en la orina los residuos, que los pulmones tomen aire, que los músculos nos mantengan en la posición adecuada, que el estómago digiera la comida, que el corazón impulse la sangre, todo eso lo hacen las proteínas.

Pero las proteínas son sensibles a los cambios, de temperatura por ejemplo, y de forma rápida se destruyen. Si se nos olvida refrigerar un filete, a los dos días tendremos una ruina. Las proteínas se han destruido, desnaturalizado para decirlo con más precisión.

Para que se mantengan en perfecto estado, necesitan las condiciones óptimas que un organismo vivo les da.

Pero el organismo vivo está en un continuo recambio. Cuando un patógeno ha entrado al cuerpo y se ha producido una respuesta del sistema inmune en forma de anticuerpos, llega un momento en que una vez vencido el invasor, todos los anticuerpos, proteínas ellos, deben reciclarse pues ya no son necesarios. ¿Cómo se hace ese trabajo? ¿Quién está a cargo?

Esa pregunta se la venían haciendo los científicos desde mediados de los años setenta, aunque sin mucha urgencia. En 1975 se informó de la existencia de una pequeña proteína que estaba presente en numerosos tejidos y organismos, en tantos lugares que se la llamó ubicuitina, del adverbio latino ubicue, por todas partes. Sin embargo no tenían ni idea de lo que la proteína hacía.

Buscando una respuesta, Irwin Rose inició una estrecha colaboración con Avram Hershko del instituto de tecnología Technion, y su pupilo y estudiante de posgrado Aaron Ciechanover. Los tres recibirían el premio Nobel en química en el año 2004.

A finales de 1979 los tres acabaron en el Instituto Fox Chase para la Investigación del Cáncer, dirigido por el incansable proponente de las teorías sobre el origen del cáncer, Alfred Knudson, quien les propuso que pasaran un año en su instituto.

“Parece que todo el problema de cómo las proteínas se desarman es uno accesible” escribió Knudson en su momento. “El descubrimiento de la regulación del proceso celular que está por detrás tendrá con seguridad muchas implicaciones para estudios del desarrollo embrionario, para los de la fisiología y para los de la muerte celular y el cáncer. Las implicaciones son enormes”.

La ubicuitina acabó siendo una especie de etiqueta puesta en la proteína sentenciada a la destrucción, un “beso de la muerte” como alguien rotuló el inicio del proceso. Una vez identificada la proteína marcada es llevada a una de las muchas cámaras con formas de barril llamadas proteosomas donde se cortan en pedacitos que serán reciclados para hacer unas nuevas.

El esclarecimiento de este proceso ayudó a los investigadores en el entendimiento de enfermedades como la fibrosis quística, enfermedades neurodegenerativas y muchos tipos de cáncer, que ocurren cuando el proceso no se hace de forma correcta.

Pero la ubicuitina es tan sólo una parte de la maquinaria de des-ensamblaje de las proteínas. La que señala. Debe existir algo así como una picadora de papel que hace el trabajo.

Cuando una proteína está dañada, una molécula de oxígeno se ha añadido, produciendo su oxidación. O debiendo estar doblada se abre. Indicación de que la proteína ya no funciona. Entonces el triturador es alertado. Una cuchilla corta y una canasta recibe los pedazos.

Esto suena sencillo pero la verdad es que es más complejo. Se necesita un triturador para cada proteína pues si no fuera así, si el proceso no fuera específico acabaríamos en pedazos por dentro. Lo que sucede en el estómago cuando le mandamos comida es un proceso bien diferente porque allí todo es devorado por los ácidos y las moléculas, sin hacer distinción si comimos un pedazo de queso o una pera.

El triturador de proteínas en el resto del cuerpo es uno hecho de varios componentes, alrededor de unos 2000. Es increíblemente complejo, que usa el 8 por ciento de la información del genoma.

Sin embargo no siempre el que una proteína sea señalada con la ubicuitina acaba en la destrucción de la misma. Pueden aparecer otras proteínas que abortan el proceso y la proteína marcada vuelve a ser funcional. La ubicuitina se va a seguir patrullando por otros lados.

Cuando se acumula una cantidad muy grande de proteínas que no deben estar en determinado tejido aparece la enfermedad. Todas las enfermedades neurodegenerativas son debidas a acumulación o a problemas en el control de calidad de las proteínas, al igual que enfermedades en el hígado donde proteínas nocivas no han sido eliminadas.

Según Ciechanover, el descubrimiento tan importante del triturador, que ha llevado al desarrollo de muchos fármacos y al entendimiento de muchos procesos biológicos, es apenas la cáscara de todo lo que ocurre en el organismo. Él mismo, después de 40 años en el campo sigue amarrado al laboratorio. “No se puede raspar tan sólo la superficie, contar el cuento e irse a otra historia. Se puede ser un contador de historias cortas, claro. Pero yo creo que en la ciencia para descubrir de verdad algo que tenga significado y sea útil a la sociedad, se debe permanecer pegado a una historia. Yo tengo una esposa en la ciencia. La ubicuitina. Nunca la voy a dejar, nunca, pues así viva diez vidas no me contará todos sus secretos”.

Su compañero y mentor, Irwin Rose, hizo lo mismo hasta que a sus 88 años se fue a explorar otros mundos. Un científico de los grandes, un corredor de fondo. Nuestro homenaje.


Botón de donación
Hace 11 años que levantamos el vuelo y queremos seguir volando. Apoya a CienciaEs haciéndote MECENAS con una donación periódica o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
33,5 millones de audios servidos desde 2009

Agradecemos la donación de:

Fernando de Bayon Mecenas

Manuel Torres Sevilla Mecenas

Timoteo Jesús Colomino
“Apoyo a la ciencia” Mecenas

Daniel César Román Mecenas

Eva Morales Galindo
Mecenas

Sergio Requena
“!Muchos abrazos! ¿Qué os parece hacer un programa sobre el deporte de la escalada en clave científica?”
Mecenas

José Luis Sánchez Lozano
Mecenas

Ignacio Arregui
Mecenas

Fernando Antonio Navarrete Porta
Mecenas

David Valentín Puertas de la Plaza
Mecenas

Sebastián Ulises Abdel Aguiar
Mecenas

Susana Larrucea Mecenas

José Luis Orive Anda
“Agradecimiento” Mecenas

Carlos Serrano
Mecenas

Rubén Barrante
Mecenas

Diego Jesús Rosa Gil
“Muchas gracias por vuestros programas*
Mecenas

Celestino Montoza Jarque
“Ni el ERTE, ni pagar a hacienda ha evitado mi humilde donativo para agradeceros el conocimiento que ofrecéis.”
Mecenas

JMiguel Zubillaga Veramend
Mecenas

Juan Luis Jimeno Higuero
Mecenas

Marlon Laguna
Mecenas

Rosangel Tejeda Mecenas

Anónimo
“Reciban saludos y gratitud enviados desde México. Gracias por su continuado esfuerzo.”
Mecenas

Luis Fernando García Álvarez Mecenas

Emilio Pérez Mayuet
“Gracias por vuestro trabajo” Mecenas

Daniel Pérez Alonso Mecenas

Ricardo Sacristán Laso
Mecenas

Jorge Olalla
Mecenas

Juan Cuadro Espada
Mecenas

Montserrat Pérez González
Mecenas

Federico Roviralta Pena
Mecenas

Benjamín Toral Fernández
Mecenas

Alberto Hernando Martínez
“Me quedo en casa escuchando Cienciaes”
Mecenas

Jesús Casero Manzanaro
“Seguir, por favor.”
Mecenas

Ramón Bernardo
Mecenas

Timoteo Jesús Colomino Ceprian
“Apoyo a la Ciencia”
Mecenas

Antonio Castro Casal
Mecenas

Daniel César Román Sáez
Mecenas

Miguel García Cordero
“Gracias por tanta horas de conocimiento y entretenimiento. No tengo palabras para agradeceros la dedicación y el esfuerzo que hacéis por mantener este proyecto. Me uno al grupo de amigos que colaboran a conseguirlo. Un fuerte abrazo a todos y en especial a ti Ángel.”
Mecenas

Javier Martin Ona
Mecenas

Carolina Ledesma Prieto
“Gracias por el trabajo que hacen”
Mecenas

Claudio Leon Delgado
Mecenas

José María Aritzeta Iraola
“Muchas gracias por enseñar y entretener. Me hacéis pasar muy buenos momentos”
Mecenas

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page