Cienciaes.com

Cierta Ciencia Podcast - Cienciaes.com suscripción

Cierta Ciencia

En Cierta Ciencia, de la mano de la genetista Josefina Cano nos acercamos, cada quince días, al trabajo de muchos investigadores que están poniendo todo su empeño en desenredar la madeja de esa complejidad que nos ha convertido en los únicos animales que pueden y deben manejar a la naturaleza para beneficio mutuo. Hablamos de historias de la biología.

¿Qué diablos es un gen?

Qué demonios es un gen? - Cierta Ciencia podcast - CienciaEs.com

Matt Fender, un informático de 32 años y con una sólida formación académica, decidió enviar una muestra de su ADN a una de las muchas compañías que ofrecen sus servicios para analizarlo y brindar a quien lo solicita información sobre un casi infinito número de condiciones que van desde la salud, la nutrición hasta de cuánto tiempo se vivirá.

Fender lo hizo movido por el dolor y la incertidumbre que le ocasionó la muerte temprana de su hermana por una embolia pulmonar a los 23 años. “Si tengo un riesgo debería saberlo”, se le ocurrió.

Cuando le llegaron los resultados, para su alivio no aparecía nada que indicara algún problema relacionado con sus pulmones (aún no existen los marcadores adecuados), pero sí vio con horror que tenía señalada en rojo y en el rango de patológico una marca en el apartado de alzhéimer temprano. Esto quiere decir, y ya existe la forma de precisarlo, que a la edad de cuarenta años se vería despojado de sus recuerdos, que perdería el control de su cerebro, que le esperaba la oscuridad total como ser humano.

Su primera idea fue preocuparse de sus finanzas. La segunda fue ¿y qué tal si ese resultado no es acertado?

Su formación académica lo llevó a no quedarse sentado sino a dedicarse a indagar y a buscar ayuda de su médico y mejor aún, de un especialista en consejería genética. No le pusieron atención pues ellos no aceptan resultados venidos de esas compañías. Sumido en la angustia buscó a otra compañía que le informó que no había riesgo para el alzhéimer temprano aunque sí para el que se da en la vejez, más allá de los 85 años. Se tranquilizó por completo pues sus padres están sanos y “si vendrá la enfermedad”, falta muchísimo tiempo aún.

En Inglaterra existe un famoso programa de televisión que se dedica a indagar, hurgando en el ADN de los famosos, las razones de su inteligencia, de su belleza o de la psicopatía y su consecuente placer para deshacerse de sus enemigos, en el caso de algunos dictadores. Los resultados le indican a un público ávido que sí, que la bella lo era porque su ADN así lo determinaba, que el genio lo tenía escrito al igual que el que reducía a jabón a sus congéneres.

Uno de los episodios que más polvareda levantó fue el dedicado a Elvis Presley. Con la información sacada de un pelo conservado con celo por su peluquero, se “confirmó” que estaba destinado a morir joven pues debía padecer migrañas, glaucoma y obesidad severa. Ah, y un alto riesgo para enfermedades cardiovasculares. El cantante murió en un estado lamentable de obesidad, de un ataque al corazón y lleno hasta el tope de barbitúricos y drogas varias.

Hace poco ha nacido una nueva compañía que se ocupa de diseñarle la dieta a las personas que quieren bajar de peso, estar en buena forma y sentirse sanas, estudiando su ADN: “Con su perfil le diseñamos la dieta perfecta”, ofrecen. Es la nutrición personalizada que supuestamente le permitirá trazarle a los consumidores la proporción ideal de carbohidratos, grasas y proteínas según lo que señale su ADN. El fundador de la compañía afirma que en su caso particular perdió 12 kilos en solo seis meses, sin más.

¿De verdad tiene el ADN todas esas posibilidades tan variopintas y certeras? ¿Tiene una molécula más bien desabrida, por ella misma y sin ayuda de otros miles de factores que constituyen un organismo, la capacidad de marcar los destinos de las personas? En la inmensa mayoría no es el caso y ya se verán las razones.

El Ácido Desoxiribonucléico es una molécula que tiene muy buena pinta en las ilustraciones casi icónicas, pero en el laboratorio es un copito blancuzco sin mayor atractivo. Aunque con el debido respeto, es el lugar donde se encuentra el centro de información de todos los organismos vivos que habitan la tierra. Es universal, es el mismo en una lombriz, en un tigre, en una mosca, en un hongo. ¿Pero qué es lo que hace que la lombriz, el tigre, la mosca y el hongo lo sean? La forma cómo ese mismo ADN universal está organizado en cada uno de esos organismos.

Pensado como un centro de información de donde se deriva todo, es posible entender que se hable del ADN de tal institución, sea equipo de fútbol, centro académico, taller de pintura. Claro que esta idea manejada a la ligera y con tanta frecuencia, debe permanecer en el campo de lo metafórico. Porque ya en el terreno de la biología el ADN solo y sin la ayuda de su entorno celular no puede ser el responsable de todo lo que se le achaca.

El ADN es tan sólo una parte de toda la maquinaria magistral que define las dos características fundamentales de lo que es el mecanismo que hace posible la permanencia de las especies: la identidad de un organismo y la capacidad de reproducir y pasar esa información a su descendencia.

Pero como el cuento no es así de sencillo y como mucho se habla pero poco se conoce, dedicaremos un tiempo a darle el verdadero y real valor al responsable de esa tarea titánica de preservar las esencias, mantenerlas y transmitirlas: el gen.

Tomando prestada la frase de García Márquez, “comenzar otra vez desde el principio”, creemos esencial arrancar el viaje con el que hizo las grandes preguntas, las de la diversidad de los organismos vivos, las de dónde viene esa diversidad, las definitivas. Claro que hablamos de Darwin, y con él y muchos otros después y junto a él transitaremos el camino que nos ayudará a explicar problemas tan candentes que nos mantendrán, eso esperamos, muchos programas juntos.

Más información en el Blog Cierta Ciencia

Obras de Josefina Cano:

Viaje al centro del cerebro. Historias para jóvenes de todas las edades (Amazon)

En Colombia en la Librería Panamericana y en Bogotá en la Librería Nacional

Viaje al centro del cerebro. Historias para jóvenes de todas las edades. (Planeta)


Botón de donación
Apoya la labor divulgadora de CienciaEs apuntándote al Club de Amigos con una donación periódica (Mecenas) o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
29.714.419 audios servidos.

Agradecemos la donación de:

Javier Calpe Maravilla
“Gracias por el buen trabajo”

Julia Dolores Martínez Vilela

Sonia Muñoz España
“Gracias por hacer tan ameno el mundo de la ciencia.”

Maximiliano Miglin

Marta Milagros Salesa Calvo
Mecenas

Luis Manuel Blasco Pérez

Steffen Gruenert
“¡Gracias por el zoo de los fósiles!”

Anónimo
“Saludos y nuestra gratitud a todo el equipo. Acepten por favor un abrazo desde México.”
Mecenas

Jorge Núñez Fernández
Mecenas

Josep Mitja Pau
“Felicidades por el buen trabajo. La vida de los científicos es lo que más me gusta”

Alondra Ariza
Mecenas

Javier Iglesias Frax
Nuevo Mecenas

Eleuterio Francisco Muñoz Motilla

Joaquim Romero Parcerisas

Carlos Serrano
(Río Grande, Estados Unidos)

Carlos Ehopi Bartolome
(Madrid)

Angel Garduño
Nuevo Mecenas

Miguel Angel González Eleno
Mecenas

Juan Rodríguez
Nuevo Mecenas

Mario Brambilla

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page