Cienciaes.com

Cierta Ciencia Podcast - Cienciaes.com suscripción

Cierta Ciencia

En Cierta Ciencia, de la mano de la genetista Josefina Cano nos acercamos, cada quince días, al trabajo de muchos investigadores que están poniendo todo su empeño en desenredar la madeja de esa complejidad que nos ha convertido en los únicos animales que pueden y deben manejar a la naturaleza para beneficio mutuo. Hablamos de historias de la biología.

La risa.

Risa - Cierta ciencia podcast - CienciaEs.com

El humor no es solo una distracción de la preocupante realidad que estamos viviendo, sino una muy buena estrategia para mantenerse sanos, dice Michael Miller, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland.

“El tener un buen sentido del humor es una manera estupenda de aflojar el estrés y la ansiedad y ponerle un sentido de normalidad a los tiempos turbulentos. Demasiado estrés aumenta el riesgo de eventos cardiovasculares, incluyendo ataques al corazón o derrames cerebrales”

La risa libera óxido nítrico, un químico que relaja los vasos sanguíneos, reduce la presión arterial y disminuye riesgos de trombos. Y no solo eso, estudios epidemiológicos han demostrado que una dosis de buen humor se asocia con una vida más sana y plena en general.

Armado con el conocimiento venido de diversas investigaciones, Miller les receta a sus pacientes una buena dosis de risa. No esa que es solo, jaja, sino una “risa fisiológica profunda, que dispara alegría y relajamiento”.

Sophie Scott, neurocientífica del Universtity College of London dice que la risa ha demostrado que puede reducir las hormonas del estrés, el cortisol y la adrenalina y aumentar los niveles de las deliciosas endorfinas.

También parecen darse beneficios cognitivos. Mirar un video chistoso lleva a mejoras en la memoria de corto plazo en los adultos mayores y mejora su capacidad de aprendizaje, según investigaciones de Gurinder Singh Bains.

Quizá lo más importante por estos días, tener un buen sentido del humor le ayuda a las personas a navegar circunstancias adversas, dice George Bonanno, profesor de psicología clínica en la Universidadd de Columbia.

En un estudio, Bonanno entrevistó a mujeres jóvenes que habían sido víctimas de abuso sexual y estudió sus expresiones faciales. “Aquellas que se las arreglaron para reírse o sonreír durante la entrevista tuvieron una probabilidad mayor de que en los dos años siguientes hubieran superado el episodio que las que no lo hicieron. El humor frena las emociones negativas y nos da una perspectiva diferente, permitiéndonos ver que algunas de las cosas malas que nos pasan son más desafíos que amenazas”, dice Bonanno.

Megan Werner, psicoterapeuta, usa con sus pacientes, adolescentes miembros de pandillas, una estrategia que en lugar de desechar una situación dolorosa, la convierte en algo tan absurdo que solo provoca risas. “Eso libera la ansiedad y permite acercarse a situaciones que parecían inabordables. Le quita el poder al trauma y ayuda a vencerlo”.

Aumentar las dosis de humor se ha integrado a las prácticas médicas de la Clínica Mayo, dice Kari Phillips. Después de observar cientos de encuentros clínicos descubrió que el humor aparece unas dos veces en un encuentro de media hora; para romper el hielo o aliviar el impacto de una charla médica difícil.

“Encontramos que introducir el humor resultó en una comunicación más cálida y segura médico-paciente”.

Y en estos tiempos de la pandemia precisamente, cuando podría resultar impensable en medio del caos, resulta que la práctica del humor ayuda por igual a los pacientes y a los médicos y trabajadores de la salud sobrepasados por cargas emocionales.

Claro que debe fluir de manera natural. Si se establece empatía, el humor no sale forzado, pero si no hay conexión emocional y se suelta un chiste la cosa no funciona y puede ser terrible.

Es el caso de un médico que le dijo como una forma de acercamiento a un paciente que veía por primera vez, “al menos no es cáncer”, a lo que el pobre paciente contestó, “doctor, es que sí lo es”.

Otros chistes que pueden ser más dañinos que benéficos, son los que en su pretensión de agradar usan la burla o edulcoran los padecimientos o el dolor. Por ahí solo se ocasiona daños.

A pesar de las meteduras de pata (los payasos para los niños que más bien los asustan), algunos hospitales han iniciado programas formales de humor, ayudados de libros y videos.

La risa es un comportamiento exclusivo de los humanos, con unas características que involucran la participación de casi todos los elementos funcionales del organismo.

En una preciosa película que cuenta los viajes de un grupo de humanos ancestrales buscando el fuego, la escena donde la risa es enseñada por una mujer venida de otro grupo que ya la conocía, es magistral. La risa se define como un paso evolutivo importantísimo en el camino a ser humanos.

Desde el punto de vista psicológico existen distintos tipos de risa. Algunos son unificadores, aumentando la compenetración y el entendimiento, incrementando la comunicación, llevando al bienestar y la armonía. Otros tipos de risa pueden verse como creadores de división, antisociales. El más frecuente, más reconocido y asociado a la condición humana es el que sale del humor, la llamada Risa Alegre.

La risa alegre tiene muchos y diversos factores biológicos funcionando al tiempo, sobre todo los venidos del sistema respiratorio y muscular. La ciencia la considera una actividad fisiológica por naturaleza, un proceso dinámico.

Los estudios científicos de la fisiología de la risa han sido más bien escasos hasta hace poco. Los resultados indican que la risa alegre actúa de manera directa en el sistema nervioso central y/o en el autónomo. Tal vez por eso, las carcajadas incontrolables acaban en una carrera precipitada al baño a hacer pipí.

Se ha establecido que la risa consiste de un número infinito y mezclado de patrones de expiración, inspiración con algunas pausas, cada uno de duración, intensidad y secuencia variables. La presión intra arterial sube de forma leve, fluctúa, y vuelve a la normalidad cuando cesa la risa, aunque también puede bajar.

Los beneficios para la salud física y mental ya anotados al inicio son muy grandes, una suerte de medicina para los sinsabores, los malos ratos, las incertidumbres, las inseguridades, el sistema cardiovascular, el hormonal.

Referencia:

Sophie Scott. Neurocientífica, comediante

Más información en el Blog de Josefina Cano Cierta Ciencia

Obras de Josefina Cano:

Viaje al centro del cerebro. Historias para jóvenes de todas las edades (Amazon)

En Colombia en la Librería Panamericana y en Bogotá en la Librería Nacional

Viaje al centro del cerebro. Historias para jóvenes de todas las edades. (Planeta)


Botón de donación
Apoya a CienciaEs haciéndote MECENAS con una donación periódica o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
37,4 millones de audios servidos desde 2009

Agradecemos la donación de:

Omar Martínez
“Gracias desde Nayarit, México”
Mecenas

Agustín Fernández Abril
Mecenas

Angel Zavala Cantu
“Mi único hijo, Mauricio, de 6 años, es un fanático del paleozoico. Hace algunos meses descubrimos Zoo de Fósiles, y se ha convertido en nuestra radio novela diaria.”
Mecenas

Jorge Valencia Jiménez
“Mi agradecimiento por vuestra labor desinteresada de fomentar la ciencia.”
Mecenas

Rafael López Gómez
Mecenas

Angel Rodríguez Díaz
“Felicidades!!! Seguid así.”
Mecenas

Antonio Serrano Álvarez
Mecenas

Iago Rodríguez Vázquez
Mecenas

Luis Manuel Blasco Pérez
Mecenas

Juan Antonio Navarro
“Gracias amigos”
Mecenas

Hugo
Nuevo mecenas a través de Patreon

Ricardo Durán
Nuevo mecenas a través de Patreon

Pablo Osorio
Nuevo mecenas a través de Patreon

Norman Vasquez
Mecenas

Pablo Lapido Mateos
“Seguid con el buen trabajo, hacéis los viajes largos extremadamente amenos!”
Mecenas

Katherine Engleman
Mecenas

Carlos González-Vallarino
Mecenas

Toshi Hayashi
Mecenas

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page