Cienciaes.com

Zoo de Fósiles podcast - cienciaes.com suscripción

Zoo de fósiles

La mayor parte de los seres vivos que han poblado la Tierra han desaparecido para siempre. Quincenalmente, Germán Fernández Sánchez les ofrece en Zoo de Fósiles la posibilidad de conocer la vida de algunas de las más extraordinarias criaturas que vivieron en el pasado y que han llegado hasta nosotros a través de sus fósiles.

Volver a caminar - Cierta Ciencia podcast - CienciaEs.com

Diplocaulus, el planeador subacuático.

Diplocaulus

Diplocaulus era un anfibio acuático que vivió hace unos 275 millones de años, en el periodo Pérmico. En esa época, la mayor parte de las masas terrestres estaban unidas en el supercontinente de Pangea, y el clima se había vuelto seco y cálido. Muchos grupos de anfibios, que necesitaban un ambiente húmedo para reproducirse, habían vuelto a una vida acuática; a uno de estos grupos, el de los nectrídeos, pertenecía Diplocaulus.

Diplocaulus fue descubierto en Texas en 1877 por el paleontólogo estadounidense Edward Drinker Cope, en la llamada "Guerra de los Huesos", un periodo de intensa búsqueda y descubrimiento de fósiles en los Estados Unidos, a finales del siglo XIX, que estuvo marcado por la rivalidad entre Cope (de la Academia de Ciencias Naturales de Filadelfia) y Othniel Charles Marsh (del Museo Peabody de Historia Natural de Yale). También se han encontrado fósiles de Diplocaulus en Marruecos.

Diplocaulus era un depredador de fuertes mandíbulas, de un metro de longitud, parecido a una salamandra de cuerpo ancho y aplanado. Sus patas eran cortas, igual que su cola, que estaba aplanada lateralmente. Tenía cinco dedos en las patas traseras y cuatro en las delanteras.

La característica más llamativa de Diplocaulus era la forma de su cabeza. Los huesos del cráneo de Diplocaulus formaban dos prolongaciones laterales que le daban a la cabeza la forma de un bumerán, con los ojos situados en la parte superior. Los experimentos realizados en túnel del viento han demostrado que la cabeza de Diplocaulus funcionaba como las alas de un avión. Se supone que Diplocaulus acechaba a sus presas (peces, invertebrados acuáticos y larvas de otros anfibios) desde el fondo de las corrientes de agua en las que vivía. Cuando Diplocaulus levantaba el hocico, la corriente de agua generaba en la cabeza un impulso ascendente que proyectaba al cazador hacia arriba en un rápido movimiento, lo que le permitía coger desprevenidas a sus presas. Además, esa cabeza tan ancha otorgaba a Diplocaulus otra ventaja: Le convertía en un bocado muy difícil de tragar incluso para los depredadores más grandes de su época, como reptiles, tiburones de agua dulce y otros anfibios.

No hay pruebas de que Diplocaulus sufriera una metamorfosis como los anfibios actuales. Sin embargo, se sabe que Diplocaulus pasaba por dos fases diferenciadas de crecimiento, y era en la segunda fase cuando crecían las prolongaciones laterales del cráneo. Las crías y los jóvenes carecían de ellas, así que probablemente tenían que recurrir a métodos más convencionales para alimentarse, y se encontraban más desprotegidos frente a los depredadores.


Botón de donación
Hace 11 años que levantamos el vuelo y queremos seguir volando. Apoya a CienciaEs haciéndote MECENAS con una donación periódica o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
33,4 millones de audios servidos desde 2009

Agradecemos la donación de:

Fernando de Bayon Mecenas

Manuel Torres Sevilla Mecenas

Timoteo Jesús Colomino
“Apoyo a la ciencia” Mecenas

Daniel César Román Mecenas

Eva Morales Galindo
Mecenas

Sergio Requena
“!Muchos abrazos! ¿Qué os parece hacer un programa sobre el deporte de la escalada en clave científica?”
Mecenas

José Luis Sánchez Lozano
Mecenas

Ignacio Arregui
Mecenas

Fernando Antonio Navarrete Porta
Mecenas

David Valentín Puertas de la Plaza
Mecenas

Sebastián Ulises Abdel Aguiar
Mecenas

Susana Larrucea Mecenas

José Luis Orive Anda
“Agradecimiento” Mecenas

Carlos Serrano
Mecenas

Rubén Barrante
Mecenas

Diego Jesús Rosa Gil
“Muchas gracias por vuestros programas*
Mecenas

Celestino Montoza Jarque
“Ni el ERTE, ni pagar a hacienda ha evitado mi humilde donativo para agradeceros el conocimiento que ofrecéis.”
Mecenas

JMiguel Zubillaga Veramend
Mecenas

Juan Luis Jimeno Higuero
Mecenas

Marlon Laguna
Mecenas

Rosangel Tejeda Mecenas

Anónimo
“Reciban saludos y gratitud enviados desde México. Gracias por su continuado esfuerzo.”
Mecenas

Luis Fernando García Álvarez Mecenas

Emilio Pérez Mayuet
“Gracias por vuestro trabajo” Mecenas

Daniel Pérez Alonso Mecenas

Ricardo Sacristán Laso
Mecenas

Jorge Olalla
Mecenas

Juan Cuadro Espada
Mecenas

Montserrat Pérez González
Mecenas

Federico Roviralta Pena
Mecenas

Benjamín Toral Fernández
Mecenas

Alberto Hernando Martínez
“Me quedo en casa escuchando Cienciaes”
Mecenas

Jesús Casero Manzanaro
“Seguir, por favor.”
Mecenas

Ramón Bernardo
Mecenas

Timoteo Jesús Colomino Ceprian
“Apoyo a la Ciencia”
Mecenas

Antonio Castro Casal
Mecenas

Daniel César Román Sáez
Mecenas

Miguel García Cordero
“Gracias por tanta horas de conocimiento y entretenimiento. No tengo palabras para agradeceros la dedicación y el esfuerzo que hacéis por mantener este proyecto. Me uno al grupo de amigos que colaboran a conseguirlo. Un fuerte abrazo a todos y en especial a ti Ángel.”
Mecenas

Javier Martin Ona
Mecenas

Carolina Ledesma Prieto
“Gracias por el trabajo que hacen”
Mecenas

Claudio Leon Delgado
Mecenas

José María Aritzeta Iraola
“Muchas gracias por enseñar y entretener. Me hacéis pasar muy buenos momentos”
Mecenas

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page