Cienciaes.com

Zoo de Fósiles podcast - cienciaes.com suscripción

Zoo de fósiles

La mayor parte de los seres vivos que han poblado la Tierra han desaparecido para siempre. Quincenalmente, Germán Fernández Sánchez les ofrece en Zoo de Fósiles la posibilidad de conocer la vida de algunas de las más extraordinarias criaturas que vivieron en el pasado y que han llegado hasta nosotros a través de sus fósiles.

Tanystropheus, el reptil cuellilargo.

Tanystropheus

Tanystropheus es un reptil fósil que vivió hace 240 millones de años, en el Triásico medio. Pertenece al extinto grupo de los prolacertiformes, y aunque por su aspecto general era semejante a los lagartos actuales, estaba más emparentado con los cocodrilos y con los dinosaurios.

La característica más llamativa de Tanystropheus era su cuello. El cuello de Tanystropheus medía tres metros, la mitad de la longitud total del animal, y sin embargo estaba formado por sólo doce largas vértebras, que además estaban unidas unas a otras mediante costillas cervicales. Era un cuello muy rígido, que se mantenía en posición horizontal y tenía muy poca movilidad.

Tanystropheus vivía en las costas de un mar interior llamado mar de Tetis, que ocupaba lo que hoy es el sur de Europa. Se han encontrado sus huesos en Inglaterra, Alemania, Suiza, Italia e Israel. Con su hocico estrecho y sus dientes largos y afilados, Tanystropheus era un pescador, pero raramente se aventuraba en el agua. Desde la orilla, utilizaba su larguísimo cuello como una caña de pescar: : con el cuello situado horizontalmente sobre la superficie del agua, esperaba a que algún pez o cefalópodo se pusiera a su alcance; en ese momento, lanzaba la cabeza hacia abajo y lo atrapaba con sus afilados dientes.

Otra característica curiosa de Tanystropheus eran sus cuartos traseros. Las patas traseras y la base de la cola tenían unos enormes músculos que le servían como contrapeso del cuello, para mantener el equilibrio. Pero, además, algunos ejemplares tenían en la base de la cola unos grandes huesos cuya función se desconoce. Si los individuos con esos huesos eran los machos, podía tratarse de un órgano copulatorio, aunque son demasiado grandes y complejos comparados con los que poseen algunos lagartos, casi tan grandes como la pelvis. Por el contrario, si se trataba de las hembras, los huesos podían ser el soporte de una bolsa como la de los marsupiales, donde transportaban los huevos hasta que eclosionaban. No se sabe.


Botón de donación
Hace 11 años que levantamos el vuelo y queremos seguir volando. Apoya a CienciaEs haciéndote MECENAS con una donación periódica o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
34,9 millones de audios servidos desde 2009

Agradecemos la donación de:

Armando J. Arratia
“Felicidades Angel por el magnífico trabajo que realizan.
No me pierdo ni un solo podcast.”
Mecenas

Alberto Prado
Mecenas

Álvaro José Mateos
Mecenas

Mª I de Mir del Pozo
Mecenas

Celestino Montoza Jarque
Mecenas

Eulogio González Moreno
Mecenas

Anónimo
“Agradecidos desde México. Gracias por su esfuerzo.”
Mecenas

Antonio Espuch Abad
Mecenas

María Guillermina Tablar Iglesias
Mecenas

Higinio Rodríguez Lorenzo
Mecenas

Jesús Casero Manzanero
“Seguir por favor”
Mecenas

Javier Alagón Cano
“ Mi reconocimiento y agradecimiento permanentes.”
Mecenas

Iván Iglesias
“Gracias por vuestros interesantísimos programas, a pesar de mi limitada aportación. Mil gracias.”
Mecenas

Roberto Martínez Sánchez
Mecenas

Ignacio de Rey Stolle
Donativo a Ciencia Para Escuchar
Mecenas

Oriol Pujol Romanyà
Mecenas

Marta Milagros Salesa Calvo
“Donación Ciencia para Escuchar”
Mecenas

Timoteo Jesús Colomino
“Apoyo a la Ciencia”
Mecenas

Claudio León Delgado
Mecenas

Fernando Antonio Navarrete
Mecenas

Agustín Fernández Abril
Mecenas

Holger Benthien
Mecenas

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page