Cienciaes.com

Zoo de Fósiles podcast - cienciaes.com suscripción

Zoo de fósiles

La mayor parte de los seres vivos que han poblado la Tierra han desaparecido para siempre. Quincenalmente, Germán Fernández Sánchez les ofrece en Zoo de Fósiles la posibilidad de conocer la vida de algunas de las más extraordinarias criaturas que vivieron en el pasado y que han llegado hasta nosotros a través de sus fósiles.

El dodo, la paloma gigante que no podía volar.

Dodo

Hace 26 millones de años emergieron las primeras islas Mascareñas, un archipiélago volcánico situado en el océano Índico, unos mil kilómetros al este de Madagascar. Entre los primeros pobladores de las islas, procedentes del sudeste asiático, llegaron varias especies de palomas. Con el paso del tiempo, aisladas y sin enemigos naturales, algunas de esas palomas crecieron y perdieron la capacidad de volar. Así apareció el dodo (Raphus cucullatus) de la isla Mauricio.

El dodo era un ave de color terroso del tamaño de un pavo. Vivía en los bosques de la isla Mauricio, donde se alimentaba de frutos y semillas, que abría con su fuerte pico ganchudo. Durante la estación húmeda se atiborraban de alimento y acumulaban reservas para la estación seca, cuando el alimento escaseaba. También tragaban piedras para ayudar a la digestión.

En el siglo XVI y XVII, tras el descubrimiento de la isla por los portugueses, algunos dodos fueron llevados a Europa como curiosidad. Acostumbrados a acumular reservas en épocas de abundancia de alimento, los ejemplares engordaban desmesuradamente, lo que dio al ave una fama de torpe y rechoncha. Pero en realidad, en su medio natural, los dodos no eran tan obesos como se los ha representado tradicionalmente.

Con la llegada de los holandeses a la isla en 1638, comenzó el declive de los dodos. Como carecían de enemigos naturales, eran unas aves muy confiadas y fáciles de capturar, aunque a veces se defendían a picotazos. Los marinos holandeses los cazaban para abastecerse de carne. Además, la introducción en la isla de cerdos, monos, perros, gatos y ratas, que se alimentaban de sus huevos, y la destrucción de su hábitat, hicieron que a finales del siglo XVII ya no quedara ningún dodo vivo.

No está claro el origen del nombre del dodo. No se sabe si procede del portugués (doudo o doido, que significa “estúpido”), del neerlandés (dodoor, “holgazán”, o dodaers, “culo gordo”), o si se trata simplemente de una onomatopeya de la voz del ave, doo-doo.

Hasta 1755 se conservaba en el Museo Ashmoleano de Oxford un dodo disecado. Ese año, debido al lamentable estado de conservación del animal, el conservador del museo lo tiró a la basura, y sólo guardó la cabeza y las patas. Estos restos, que se encuentran expuestos en el Museo de Historia Natural de la Universidad de Oxford, son las únicas muestras de tejidos blandos de dodo que se conservan en la actualidad.


Botón de donación
Hace 11 años que levantamos el vuelo y queremos seguir volando. Apoya a CienciaEs haciéndote MECENAS con una donación periódica o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
33,4 millones de audios servidos desde 2009

Agradecemos la donación de:

Fernando de Bayon Mecenas

Manuel Torres Sevilla Mecenas

Timoteo Jesús Colomino
“Apoyo a la ciencia” Mecenas

Daniel César Román Mecenas

Eva Morales Galindo
Mecenas

Sergio Requena
“!Muchos abrazos! ¿Qué os parece hacer un programa sobre el deporte de la escalada en clave científica?”
Mecenas

José Luis Sánchez Lozano
Mecenas

Ignacio Arregui
Mecenas

Fernando Antonio Navarrete Porta
Mecenas

David Valentín Puertas de la Plaza
Mecenas

Sebastián Ulises Abdel Aguiar
Mecenas

Susana Larrucea Mecenas

José Luis Orive Anda
“Agradecimiento” Mecenas

Carlos Serrano
Mecenas

Rubén Barrante
Mecenas

Diego Jesús Rosa Gil
“Muchas gracias por vuestros programas*
Mecenas

Celestino Montoza Jarque
“Ni el ERTE, ni pagar a hacienda ha evitado mi humilde donativo para agradeceros el conocimiento que ofrecéis.”
Mecenas

JMiguel Zubillaga Veramend
Mecenas

Juan Luis Jimeno Higuero
Mecenas

Marlon Laguna
Mecenas

Rosangel Tejeda Mecenas

Anónimo
“Reciban saludos y gratitud enviados desde México. Gracias por su continuado esfuerzo.”
Mecenas

Luis Fernando García Álvarez Mecenas

Emilio Pérez Mayuet
“Gracias por vuestro trabajo” Mecenas

Daniel Pérez Alonso Mecenas

Ricardo Sacristán Laso
Mecenas

Jorge Olalla
Mecenas

Juan Cuadro Espada
Mecenas

Montserrat Pérez González
Mecenas

Federico Roviralta Pena
Mecenas

Benjamín Toral Fernández
Mecenas

Alberto Hernando Martínez
“Me quedo en casa escuchando Cienciaes”
Mecenas

Jesús Casero Manzanaro
“Seguir, por favor.”
Mecenas

Ramón Bernardo
Mecenas

Timoteo Jesús Colomino Ceprian
“Apoyo a la Ciencia”
Mecenas

Antonio Castro Casal
Mecenas

Daniel César Román Sáez
Mecenas

Miguel García Cordero
“Gracias por tanta horas de conocimiento y entretenimiento. No tengo palabras para agradeceros la dedicación y el esfuerzo que hacéis por mantener este proyecto. Me uno al grupo de amigos que colaboran a conseguirlo. Un fuerte abrazo a todos y en especial a ti Ángel.”
Mecenas

Javier Martin Ona
Mecenas

Carolina Ledesma Prieto
“Gracias por el trabajo que hacen”
Mecenas

Claudio Leon Delgado
Mecenas

José María Aritzeta Iraola
“Muchas gracias por enseñar y entretener. Me hacéis pasar muy buenos momentos”
Mecenas

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page