Cienciaes.com

Zoo de Fósiles podcast - cienciaes.com suscripción

Zoo de fósiles

La mayor parte de los seres vivos que han poblado la Tierra han desaparecido para siempre. Quincenalmente, Germán Fernández Sánchez les ofrece en Zoo de Fósiles la posibilidad de conocer la vida de algunas de las más extraordinarias criaturas que vivieron en el pasado y que han llegado hasta nosotros a través de sus fósiles.

El dodo, la paloma gigante que no podía volar.

Dodo

Hace 26 millones de años emergieron las primeras islas Mascareñas, un archipiélago volcánico situado en el océano Índico, unos mil kilómetros al este de Madagascar. Entre los primeros pobladores de las islas, procedentes del sudeste asiático, llegaron varias especies de palomas. Con el paso del tiempo, aisladas y sin enemigos naturales, algunas de esas palomas crecieron y perdieron la capacidad de volar. Así apareció el dodo (Raphus cucullatus) de la isla Mauricio.

El dodo era un ave de color terroso del tamaño de un pavo. Vivía en los bosques de la isla Mauricio, donde se alimentaba de frutos y semillas, que abría con su fuerte pico ganchudo. Durante la estación húmeda se atiborraban de alimento y acumulaban reservas para la estación seca, cuando el alimento escaseaba. También tragaban piedras para ayudar a la digestión.

En el siglo XVI y XVII, tras el descubrimiento de la isla por los portugueses, algunos dodos fueron llevados a Europa como curiosidad. Acostumbrados a acumular reservas en épocas de abundancia de alimento, los ejemplares engordaban desmesuradamente, lo que dio al ave una fama de torpe y rechoncha. Pero en realidad, en su medio natural, los dodos no eran tan obesos como se los ha representado tradicionalmente.

Con la llegada de los holandeses a la isla en 1638, comenzó el declive de los dodos. Como carecían de enemigos naturales, eran unas aves muy confiadas y fáciles de capturar, aunque a veces se defendían a picotazos. Los marinos holandeses los cazaban para abastecerse de carne. Además, la introducción en la isla de cerdos, monos, perros, gatos y ratas, que se alimentaban de sus huevos, y la destrucción de su hábitat, hicieron que a finales del siglo XVII ya no quedara ningún dodo vivo.

No está claro el origen del nombre del dodo. No se sabe si procede del portugués (doudo o doido, que significa “estúpido”), del neerlandés (dodoor, “holgazán”, o dodaers, “culo gordo”), o si se trata simplemente de una onomatopeya de la voz del ave, doo-doo.

Hasta 1755 se conservaba en el Museo Ashmoleano de Oxford un dodo disecado. Ese año, debido al lamentable estado de conservación del animal, el conservador del museo lo tiró a la basura, y sólo guardó la cabeza y las patas. Estos restos, que se encuentran expuestos en el Museo de Historia Natural de la Universidad de Oxford, son las únicas muestras de tejidos blandos de dodo que se conservan en la actualidad.


Botón de donación
Apoya a CienciaEs haciéndote MECENAS con una donación periódica o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
36,3 millones de audios servidos desde 2009

Agradecemos la donación de:

Jairo Ospino Rodriguez
Mecenas

Rafa Castillejo
“Soy profesor de física y química en un instituto de enseñanza secundaria en Mijas Costa y este año he utilizado los podcasts de CienciaEs para que los alumnos hicieran exposiciones a sus compañeros sobre los temas que ellos elegían.”
Mecenas

Javier Gorriz Ortiz
Mecenas

Fidel Díaz Rodríguez
Mecenas

Anónimo
“Miles de gracias por el esfuerzo y felicitaciones a todos, en particular a la Dra Josefina Cano por sus doscientas aportaciones. Acepten un abrazo agradecido desde México.”
Mecenas

Carlos Serrano
Mecenas

Eulogio González Moreno
“Encantado de apoyaros. Realizáis unos programas estupendos.”
Mecenas

Wendy Trollope
Mecenas

Angel Manuel García Martín
Mecenas

Mauro Mas
Mecenas a través de Patreon

María Elena García Martín
Mecenas a través de Patreon

Anónimo
“Agradecido por su esfuerzo, los saludo desde México.”
Mecenas

Pilar Soler
Mecenas

Francisco Javier Gallegos Casado
Mecenas

Daniel Faba Corral
Mecenas

Marcos López Montes
Mecenas

José Luis Moreno González
Mecenas

Alvaro Vallejo
“Muchísimas gracias por tan maravilloso trabajo de divulgación. Ustedes me acompañan varias horas al día, todos los días.”
Mecenas

Juan Gomez-Cuetara
“¡Una gran programa!!! Es de agradecer que deis difusión a lo que los científicos españoles están haciendo.”
Mecenas

Alfredo Diaz Miranda
“Mi profundo y sincero agradecimiento para todos en CienciaEs pero en especial para Angel Lozano y Jorge Laborda por la esmerada labor que realizan.”
Mecenas

Jorge Valencia Jiménez
Mecenas

Anónimo
“Tarde pero sin sueño, mis admirados divulgadores. Un abrazo agradecido desde el otro lado del Atlántico.”
Mecenas

María del Carmen Colodrero
Joaquín Méndez Colodrero
Mecenas

Carlos Fernández
Mecenas

Carlos Garcia Gutiérrez
Mecenas

Marian y Miguel Ángel
“Muchas gracias por tu trabajo. La Ciencia al alcance de todos.”
Mecenas

Carlos Serrano
“Un placer cooperar un poco con su proyecto. Buen trabajo!”
Mecenas

Francisco Javier Aguilar
Mecenas

Francisco J. García Pato
Mecenas

Jesús López Tapia
“Querido Ángel. Me siento muy honrado de pertenecer a esta comunidad. Gracias por vuestro trabajo.”
Mecenas

Javier Olveira
“Gracias por seguir realizando divulgación de calidad.”
Mecenas

Sara Carrero
“Aprovecho para daros la enhorabuena por el espacio “Hablando con Científicos”, que me gusta especialmente.”
Mecenas

Mariano Redondo de la Villa
Mecenas

Javi Zumaia
“En plena era de la desinformación, vuestra labor dedicada a la divulgación científica no hace sino aportar un balón de oxígeno a todos los amantes de la ciencia.”
Mecenas

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page