Cienciaes.com

Zoo de Fósiles podcast - cienciaes.com suscripción

Zoo de fósiles

La mayor parte de los seres vivos que han poblado la Tierra han desaparecido para siempre. Quincenalmente, Germán Fernández Sánchez les ofrece en Zoo de Fósiles la posibilidad de conocer la vida de algunas de las más extraordinarias criaturas que vivieron en el pasado y que han llegado hasta nosotros a través de sus fósiles.

Mussaurus, el dinosaurio ratón.

Mussaurus - Zoo de fósiles podcast - CienciaEs.com

Hace casi medio siglo, en 1976, una expedición paleontológica argentina de la Universidad Nacional de Tucumán, dirigida por el paleontólogo José Fernando Bonaparte y financiada por la National Geographic Society, descubrió en el yacimiento de El Tranquilo, en el sur de Argentina, los restos fósiles de varios individuos de una nueva especie de dinosaurio, al que bautizaron por su pequeño tamaño con el nombre de Mussaurus, el “lagarto ratón”. Los esqueletos, incompletos, medían unos treinta centímetros de longitud, de los que la mitad correspondía a la cola. Pero este pequeño tamaño tenía una explicación: se trataba de ejemplares recién nacidos, que se encontraban en un nido junto a dos huevos sin eclosionar.

En estos ejemplares de Mussaurus el hocico es corto, y los ojos son grandes, como es el caso en muchas crías de vertebrados. Precisamente estas características infantiles comunes a muchos vertebrados hicieron muy difícil su clasificación sin conocer el aspecto de los ejemplares adultos.

Los primeros adultos de Mussaurus fueron descritos en 1980 por el paleontólogo argentino Rodolfo Casamiquela, aunque los identificó con el género europeo Plateosaurus. No se asignaron al género Mussaurus hasta 2013. Su tamaño ya no tenía nada que ver con un ratón, pero el nombre quedó.

Mussaurus pertenece al grupo de los sauropodomorfos, dinosaurios herbívoros de cuello largo que incluye a los saurópodos cuadrúpedos como Apatosaurus y Diplodocus y a sus parientes ancestrales, en su mayoría bípedos. Es en este último grupo de sauropodomorfos bípedos, que a veces se llaman prosaurópodos, donde se encuadra Mussaurus, aunque sus características anatómicas indican que se encuentra cerca del antepasado directo de los saurópodos cuadrúpedos.

Mussaurus vivió en el sur de Argentina a finales del Triásico, hace unos 215 millones de años. La presencia de ejemplares jóvenes fosilizados en los nidos y sus rasgos infantiles sugieren que permanecían cierto tiempo en el nido, al cuidado de sus padres.

Las crías de Mussaurus son cuadrúpedas, a diferencia de los adultos, que son bípedos. Como los saurópodos mantienen el cuadrupedismo hasta la edad adulta, se había propuesto que la evolución de estos enormes dinosaurios desde sus antepasados bípedos era un caso de neotenia, la conservación de rasgos juveniles de los ancestros en los individuos adultos. Pero la escasez de fósiles hace difícil estudiar el proceso de crecimiento de los animales extintos. Mussaurus es uno de los pocos casos entre las especies fósiles en que se dispone de ejemplares de distintas edades que permiten conocer en detalle su crecimiento.

Precisamente eso es lo que han hecho, en un reciente estudio publicado este mismo año 2019, un grupo de investigadores argentinos y británicos, del Museo de La Plata, el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de Argentina, el Real Colegio Veterinario de Hatfield, el Museo de Historia Natural de la Universidad de Oxford y el Museo Paleontológico Egidio Feruglio. Los investigadores han comparado la anatomía de varios individuos de Mussaurus de distintas edades: recién nacidos, jóvenes de alrededor de un año de edad, y adultos, de ocho o más años. La edad de cada uno se ha determinado, de manera análoga a como se hace con los árboles, mediante los anillos de crecimiento presentes en el interior de los huesos fósiles. Así se ha comprobado que su crecimiento era muy rápido: a partir de un peso inicial de unos sesenta gramos al nacer, al año de edad ya pesan unos siete kilos y miden cerca de un metro, y superan la tonelada de peso y los cuatro o cinco metros de longitud después de ocho años. Durante este proceso, las patas traseras y sobre todo la cola crecen más rápido que la cabeza, el cuello y las patas delanteras, de manera que el centro de gravedad del animal se desplaza hacia atrás desde el centro del tórax hasta cerca de la pelvis. Esto provoca a su vez un cambio en la postura y la locomoción del animal, que de ser cuadrúpedo al nacer, pasa a ser bípedo en la edad adulta. Pero el estudio también han comprobado que las estructuras de los esqueletos cuadrúpedos de los saurópodos adultos y los sauropodomorfos como Mussaurus presentan diferencias que no se explican con la neotenia, sino que implican un proceso evolutivo más complejo.

Los distintos ritmos de crecimiento del cuello, las patas delanteras, las patas traseras y la cola de los saurópodos fueron los que les permitieron mantener el apoyo sobre las cuatro patas, uno de los factores que les llevó a convertirse en los animales terrestres más grandes que han vivido en nuestro planeta. Ya hemos hablado aquí del argentinosaurio y de otro titanosaurio aún mayor descubierto en 2014, de cuarenta metros de largo y más de setenta toneladas de peso. Este último, procedente también curiosamente de la Argentina, es por ahora el más grande conocido. En 2017 recibió el nombre de Patagotitan mayorum. Patagotitan significa “titán de la Patagonia”; mayorum no se refiere a su gran tamaño, sino a que los restos fósiles se encontraron en la estancia “La Flecha”, propiedad de los hermanos Alba y Óscar Mayo.

Aunque en ciencia no hay nada definitivo, y menos aún en paleontología; cualquier día nos anuncian el descubrimiento de un dinosaurio aún mayor.

OBRAS DE GERMÁN FERNÁNDEZ:

El expediente Karnak. Ed. Rubeo

El ahorcado y otros cuentos fantásticos. Ed. Rubeo


Botón de donación
Hace 11 años que levantamos el vuelo y queremos seguir volando. Apoya a CienciaEs haciéndote MECENAS con una donación periódica o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
35 millones de audios servidos desde 2009

Agradecemos la donación de:

Eva García Lumbreras
Mecenas

Armando J. Arratia
“Felicidades Angel por el magnífico trabajo que realizan.
No me pierdo ni un solo podcast.”
Mecenas

Alberto Prado
Mecenas

Álvaro José Mateos
Mecenas

Mª I de Mir del Pozo
Mecenas

Celestino Montoza Jarque
Mecenas

Eulogio González Moreno
Mecenas

Anónimo
“Agradecidos desde México. Gracias por su esfuerzo.”
Mecenas

Antonio Espuch Abad
Mecenas

María Guillermina Tablar Iglesias
Mecenas

Higinio Rodríguez Lorenzo
Mecenas

Jesús Casero Manzanero
“Seguir por favor”
Mecenas

Javier Alagón Cano
“ Mi reconocimiento y agradecimiento permanentes.”
Mecenas

Iván Iglesias
“Gracias por vuestros interesantísimos programas, a pesar de mi limitada aportación. Mil gracias.”
Mecenas

Roberto Martínez Sánchez
Mecenas

Ignacio de Rey Stolle
Donativo a Ciencia Para Escuchar
Mecenas

Oriol Pujol Romanyà
Mecenas

Marta Milagros Salesa Calvo
“Donación Ciencia para Escuchar”
Mecenas

Timoteo Jesús Colomino
“Apoyo a la Ciencia”
Mecenas

Claudio León Delgado
Mecenas

Fernando Antonio Navarrete
Mecenas

Agustín Fernández Abril
Mecenas

Holger Benthien
Mecenas

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page