Cienciaes.com

Quilo de Ciencia podcast - cienciaes.com suscripción

Quilo de Ciencia

El quilo, con “q” es el líquido formado en el duodeno (intestino delgado) por bilis, jugo pancreático y lípidos emulsionados resultado de la digestión de los alimentos ingeridos. En el podcast Quilo de Ciencia, realizado por el profesor Jorge Laborda, intentamos “digerir” para el oyente los kilos de ciencia que se generan cada semana y que se publican en las revistas especializadas de mayor impacto científico. Los temas son, por consiguiente variados, pero esperamos que siempre resulten interesantes, amenos, y, en todo caso, nunca indigestos.

Virus y calentamiento global

Virus y cambio climático.  Quilo de Ciencia podcast

Cada año, millones de personas se acercan a las playas de todo el mundo y se introducen despreocupadamente en las aguas costeras de mares y océanos. Pocas, por no decir que solo los oyentes de este podcast, sabrán que esas aguas se encuentran infectadas de virus.

Hasta la década de los 90 del pasado siglo los virus marinos habían pasado desapercibidos, quizá porque nadie se había detenido a analizar el contenido en microorganismos del océano. Hoy, se ha podido determinar que cada mililitro de agua de mar contiene nada menos que cincuenta millones de virus por término medio. Este dato convierte a los virus marinos en los agentes vivos más numerosos del planeta. Para hacernos una idea de su abundancia, puesto que cada virus mide unos 100 nanometros (mil millonésima de metro) de longitud, si pusiéramos a todos los virus marinos en fila india, ésta tendría una longitud de unos ¡10 millones de años luz!, es decir, llegaría más de un año-luz más allá de donde se encuentra la estrella Sirio, la más brilante del firmamento.

¿De qué tipo de virus se trata? ¿Causan enfermedades? Puede continuar bañándose en el mar tranquilamente, porque los virus marinos son absolutamente inofensivos para los seres humanos. La razón es que, aunque algunos de ellos pueden afectar incluso a los mamíferos marinos, no pueden infectarnos a nosotros, animales terrestres. Además, la mayoría de estos virus no atacan a las células eucariotas, de las que están formados nuestros cuerpos, sino a las células procariotas, es decir, a las bacterias o algas microscópicas. Por esta razón, estos virus, que se “comen” a las bacterias, se denominan bacteriófagos.

Pequeños pero matones

Las investigaciones efectuadas han revelado que para lo pequeños que son, los virus marinos ejercen una enorme influencia sobre nuestro planeta. El papel más importante ejercido por estos virus es mantener a raya a las bacterias. Quizá es conocido por el lector o lectora el hecho de que si una sola bacteria comenzara a dividirse en condiciones de alimentación y temperatura óptimas, sin freno alguno a su crecimiento, en solo unos días sus descendientes llegarían a pesar tanto como el propio planeta Tierra. Esto es lo que se denomina la “explosión” de la población bacteriana, que podría suceder, de no ser por los bacteriófagos, y limitar seriamente otras formas de vida en el planeta. Se estima que los bacteriófagos matan todos los días nada menos que al 20%, es decir, a una de cada cinco, de las bacterias marinas vivientes. Esto conduce a que como cada vez que un virus infecta a una bacteria produce cientos de descendientes, la cantidad de virus marinos supera a la de las bacterias en una relación de 1 a 15. Evidentemente, para no ser barridas del océano, las bacterias se reproducen tan rápidamente como pueden, lo que permite, de hecho, que los virus sigan haciéndolo también. Podemos así darnos cuenta de la dinámica de vida y muerte en la que virus y bacterias marinas están involucrados cada día, una dinámica en equilibrio que, de romperse, podría causar serios problemas.

Virus y CO2

Un asunto que ha llamado la atención de los científicos sobre la relación de equilibrio entre virus y bacterias marinas es su posible efecto sobre algo tan preocupante en la actualidad como el clima planetario. El número de virus marinos existentes, puesto que son seres biológicos basados en moléculas orgánicas, supone una cantidad de carbono nada despreciable. Se calcula que la totalidad de virus marinos suma tanta cantidad de carbono capturado por la materia viva como la que tendrían 75 millones de ballenas azules, cada una de un peso de unas 180 toneladas, o como el que tendría la humanidad si llegara a los 192.000 millones de personas sobre el planeta (no lo quiera el diablo, que con los “solo” cerca de 7.000 millones ya sobramos). De ser liberado en forma de CO2, este carbono podría incrementar de manera importante el efecto invernadero en la atmósfera.

De hecho, la actividad de estos virus bacteriófagos, al eliminar a las bacterias, ya ejerce un efecto liberador de CO2 a la atmósfera. Se calcula que estos virus liberan unos dos microgramos de CO2 por litro de agua cada día, lo cual, considerando los billones de litros de agua que contienen los océanos, supone la emisión diaria de entre cien y mil millones de toneladas de CO2.

Sin embargo, la actividad de estos virus, que eliminan bacterias a una velocidad de vértigo (se calcula que cada segundo se producen cien mil millones de billones de infecciones, que acaban con la vida de otras tantas bacterias) tiene también sus efectos positivos. La muerte de las bacterias deja sus restos celulares esparcidos por el océano. Los restos más pesados pueden hundirse, secuestrando el carbono que contienen en las profundidades marinas y evitando que formen de nuevo parte del ciclo del carbono en la biosfera, si no definitivamente, sí por un largo tiempo. Por otra parte, los restos de las bacterias muertas contienen nutrientes que favorecen el crecimiento de microorganismos fotosintéticos, los cuales ayudan a fijar el CO2 de la atmósfera.

En la actualidad, los investigadores desconocen cuáles de los dos efectos de los virus marinos es más importante, si el efecto fijador del CO2 atmosférico, o el efecto liberador del CO2 a la atmósfera. Este conocimiento es importante a la hora de incorporarlo a los modelos de predicción climática planetaria. Varias expediciones marinas se encuentran recopilando datos para elucidar este dilema. Esperemos que pronto lo consigan.

Bacteriófago infecta a una bacteria


 


Botón de donación
Hace 11 años que levantamos el vuelo y queremos seguir volando. Apoya a CienciaEs haciéndote MECENAS con una donación periódica o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
33,5 millones de audios servidos desde 2009

Agradecemos la donación de:

Fernando de Bayon Mecenas

Manuel Torres Sevilla Mecenas

Timoteo Jesús Colomino
“Apoyo a la ciencia” Mecenas

Daniel César Román Mecenas

Eva Morales Galindo
Mecenas

Sergio Requena
“!Muchos abrazos! ¿Qué os parece hacer un programa sobre el deporte de la escalada en clave científica?”
Mecenas

José Luis Sánchez Lozano
Mecenas

Ignacio Arregui
Mecenas

Fernando Antonio Navarrete Porta
Mecenas

David Valentín Puertas de la Plaza
Mecenas

Sebastián Ulises Abdel Aguiar
Mecenas

Susana Larrucea Mecenas

José Luis Orive Anda
“Agradecimiento” Mecenas

Carlos Serrano
Mecenas

Rubén Barrante
Mecenas

Diego Jesús Rosa Gil
“Muchas gracias por vuestros programas*
Mecenas

Celestino Montoza Jarque
“Ni el ERTE, ni pagar a hacienda ha evitado mi humilde donativo para agradeceros el conocimiento que ofrecéis.”
Mecenas

JMiguel Zubillaga Veramend
Mecenas

Juan Luis Jimeno Higuero
Mecenas

Marlon Laguna
Mecenas

Rosangel Tejeda Mecenas

Anónimo
“Reciban saludos y gratitud enviados desde México. Gracias por su continuado esfuerzo.”
Mecenas

Luis Fernando García Álvarez Mecenas

Emilio Pérez Mayuet
“Gracias por vuestro trabajo” Mecenas

Daniel Pérez Alonso Mecenas

Ricardo Sacristán Laso
Mecenas

Jorge Olalla
Mecenas

Juan Cuadro Espada
Mecenas

Montserrat Pérez González
Mecenas

Federico Roviralta Pena
Mecenas

Benjamín Toral Fernández
Mecenas

Alberto Hernando Martínez
“Me quedo en casa escuchando Cienciaes”
Mecenas

Jesús Casero Manzanaro
“Seguir, por favor.”
Mecenas

Ramón Bernardo
Mecenas

Timoteo Jesús Colomino Ceprian
“Apoyo a la Ciencia”
Mecenas

Antonio Castro Casal
Mecenas

Daniel César Román Sáez
Mecenas

Miguel García Cordero
“Gracias por tanta horas de conocimiento y entretenimiento. No tengo palabras para agradeceros la dedicación y el esfuerzo que hacéis por mantener este proyecto. Me uno al grupo de amigos que colaboran a conseguirlo. Un fuerte abrazo a todos y en especial a ti Ángel.”
Mecenas

Javier Martin Ona
Mecenas

Carolina Ledesma Prieto
“Gracias por el trabajo que hacen”
Mecenas

Claudio Leon Delgado
Mecenas

José María Aritzeta Iraola
“Muchas gracias por enseñar y entretener. Me hacéis pasar muy buenos momentos”
Mecenas

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page