Cienciaes.com

Quilo de Ciencia podcast - cienciaes.com suscripción

Quilo de Ciencia

El quilo, con “q” es el líquido formado en el duodeno (intestino delgado) por bilis, jugo pancreático y lípidos emulsionados resultado de la digestión de los alimentos ingeridos. En el podcast Quilo de Ciencia, realizado por el profesor Jorge Laborda, intentamos “digerir” para el oyente los kilos de ciencia que se generan cada semana y que se publican en las revistas especializadas de mayor impacto científico. Los temas son, por consiguiente variados, pero esperamos que siempre resulten interesantes, amenos, y, en todo caso, nunca indigestos.

La difícil vida sexual del pato criollo

Quilo de Ciencia Podcast - Cienciaes.com

“Debemos intentar conducir siempre nuestra evolución hacia la paz sexual. Somos quizá la única especie capaz de conseguirlo voluntariamente”

Solo en el concepto de la evolución de las especies podemos hallar explicación al extraordinario hecho de que los machos de pato criollo (especie cuyo nombre científico es Cairina moschata) poseen penes, siempre flexibles incluso en erección, de más de 20 cm de longitud con forma de sacacorchos; y las hembras, vaginas circunvolutas en dirección contraria al sentido del pene, lo que convierte el acto sexual de esta especie en un retorcido y contorsionado acontecimiento. Sin el concepto de evolución sería también difícil explicar el hecho de que el pene de esta especie de pato, que se encuentra normalmente plegado y guardado dentro de su cloaca (abertura al final del cuerpo de todas las aves que cumple las funciones excretoras y reproductoras al mismo tiempo), entra en erección y es expelido en toda su enorme longitud en solo medio segundo, y que en ese medio segundo tiene lugar también la eyaculación, lo que convierte al acto sexual de esta especie en un extraordinariamente precoz acontecimiento, eyaculatoriamente hablando.

Otras especies de patos, sin embargo, no llevan una vida sexual tan contorsionada. Los machos de estas especies, que, ¡qué pena!, suelen carecer de pene, fecundan a las hembras mediante un “beso cloacal”, en el que ambos animales conectan sus cloacas por un breve (pero supuestamente intenso) momento. ¿Qué ha sucedido con el pato criollo para que los machos hayan desarrollado gigantescos y retorcidos penes, y erección y eyaculación “relámpago”; y las hembras, cloacas circunvolutas? Como he dicho arriba, la explicación se encuentra en la teoría de la evolución, como demuestran los científicos del Departamento de Ecología y Biología Evolutiva de la Universidad de Yale, en los EE.UU, dirigidos por la Dra. Patricia L.R. Brennan, que publican sus resultados en la revista Proceedings of the Royal Society B.

Guerra de sexos

Lo que parece haber sucedido en los patos criollos es el desarrollo de una guerra entre los sexos que ha alcanzado penosas proporciones, nunca mejor dicho. Resulta que las hembras de esta especie deben ser especialmente cuidadosas al elegir a un buen compañero sexual con el que desarrollar una relación de pareja e “invertir” sus genes con él para reproducirse. El cuidado de la prole, que la hembra realiza sola, requiere mucha energía por lo que no es cuestión de mezclar genes con patos cualquiera. Así pues, las hembras de pato criollo suelen elegir con sabiduría a sus compañeros sexuales. Sin embargo, deben luchar contra otros machos sin pareja que pretenden fecundarlas lo más rápidamente posible y largarse dejándolas solas al cuidado de la prole.

La manera en que las hembras, a lo largo de la evolución, han luchado contra estos machos ha sido mediante el desarrollo de cloacas profundas, circunvolutas y con recovecos, que solo el macho elegido, ayudado mediante la relajación de los músculos de la cloaca y movimientos adecuados, puede penetrar hasta el final de su oviducto, donde la fecundación de los óvulos es más probable. Otros machos son rechazados con determinación. No obstante, en caso de penetración violenta, la cual sucede a pesar de todo, gracias a la contracción muscular y a la circunvolución del conducto cloacal, ésta no alcanza hasta el final del oviducto, por lo que el esperma que eventualmente el macho haya podido depositar se encuentra mucho más alejado de los óvulos, y la fecundación es más improbable.

Frente al desarrollo de una mayor profundidad del conducto cloacal en las hembras ancestros de las actuales, los machos comenzaron a desarrollar órganos para penetrarlas más profundamente: se declaró una guerra evolutiva. Las hembras con cloacas más profundas tuvieron mayor éxito reproductivo, por lo que transmitieron más frecuentemente a sus hijas los genes que conferían esta característica. Pero igualmente, los machos con más éxito reproductivo fueron los que mayor pene tenían, los que más rápidamente podían ponerlo en erección y los que más rápidamente eyaculaban, lo que disminuía el riesgo de rechazo, dada la rapidez con la que todo concluía, por lo que también transmitieron sus genes con mayor frecuencia. A lo largo de millones de años de evolución, por tanto, las hembras han desarrollado cloacas más y más profundas y circunvolutas para evitar las penetraciones indeseadas, y los machos, penes más largos y flexibles, para adaptarse a estas circunvoluciones, además de erecciones y eyaculaciones ultra rápidas.

Distancias de penetración

Para llegar a estas conclusiones, los científicos han medido las distancias de penetración de los penes de pato en recipientes transparentes diseñados con forma de “vagina” de pata, o bien en recipientes rectos o mejor adaptados a la forma del pene. La erección de los patos era estimulada simplemente poniéndoles en presencia de una hembra receptiva. En ese momento se producía la rápida expulsión del pene desde la cloaca, el cual penetraba en el recipiente colocado por los investigadores. Todo el procedimiento era filmado a cámara lenta para ser analizado después . En todos los casos, la distancia de penetración y eyaculación en recipientes similares a las “vaginas” de las hembras resultó muy inferior que en el caso de otros recipientes.

Así pues, la guerra de sexos evolutiva, siempre inconsciente e involuntaria, ha alcanzado proporciones inusitadas en determinadas especies animales aunque, afortunadamente, no tanto en otras. En qué punto se encuentra la nuestra es aún tema de debate, pero la guerra de sexos también existe en la especie humana. Por ello, debemos intentar conducir siempre nuestra evolución hacia la paz sexual. Somos quizá la única especie capaz de conseguirlo voluntariamente.

OBRAS DE JORGE LABORDA.

Una Luna, una civilización. Por qué la Luna nos dice que estamos solos en el Universo

One Moon one civilization why the Moon tells us we are alone in the universe

Adenio Fidelio

El embudo de la inteligencia y otros ensayos

Las mil y una bases del ADN y otras historias científicas

Se han clonado los dioses.


Botón de donación
Hace 11 años que levantamos el vuelo y queremos seguir volando. Apoya a CienciaEs haciéndote MECENAS con una donación periódica o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
33,5 millones de audios servidos desde 2009

Agradecemos la donación de:

Fernando de Bayon Mecenas

Manuel Torres Sevilla Mecenas

Timoteo Jesús Colomino
“Apoyo a la ciencia” Mecenas

Daniel César Román Mecenas

Eva Morales Galindo
Mecenas

Sergio Requena
“!Muchos abrazos! ¿Qué os parece hacer un programa sobre el deporte de la escalada en clave científica?”
Mecenas

José Luis Sánchez Lozano
Mecenas

Ignacio Arregui
Mecenas

Fernando Antonio Navarrete Porta
Mecenas

David Valentín Puertas de la Plaza
Mecenas

Sebastián Ulises Abdel Aguiar
Mecenas

Susana Larrucea Mecenas

José Luis Orive Anda
“Agradecimiento” Mecenas

Carlos Serrano
Mecenas

Rubén Barrante
Mecenas

Diego Jesús Rosa Gil
“Muchas gracias por vuestros programas*
Mecenas

Celestino Montoza Jarque
“Ni el ERTE, ni pagar a hacienda ha evitado mi humilde donativo para agradeceros el conocimiento que ofrecéis.”
Mecenas

JMiguel Zubillaga Veramend
Mecenas

Juan Luis Jimeno Higuero
Mecenas

Marlon Laguna
Mecenas

Rosangel Tejeda Mecenas

Anónimo
“Reciban saludos y gratitud enviados desde México. Gracias por su continuado esfuerzo.”
Mecenas

Luis Fernando García Álvarez Mecenas

Emilio Pérez Mayuet
“Gracias por vuestro trabajo” Mecenas

Daniel Pérez Alonso Mecenas

Ricardo Sacristán Laso
Mecenas

Jorge Olalla
Mecenas

Juan Cuadro Espada
Mecenas

Montserrat Pérez González
Mecenas

Federico Roviralta Pena
Mecenas

Benjamín Toral Fernández
Mecenas

Alberto Hernando Martínez
“Me quedo en casa escuchando Cienciaes”
Mecenas

Jesús Casero Manzanaro
“Seguir, por favor.”
Mecenas

Ramón Bernardo
Mecenas

Timoteo Jesús Colomino Ceprian
“Apoyo a la Ciencia”
Mecenas

Antonio Castro Casal
Mecenas

Daniel César Román Sáez
Mecenas

Miguel García Cordero
“Gracias por tanta horas de conocimiento y entretenimiento. No tengo palabras para agradeceros la dedicación y el esfuerzo que hacéis por mantener este proyecto. Me uno al grupo de amigos que colaboran a conseguirlo. Un fuerte abrazo a todos y en especial a ti Ángel.”
Mecenas

Javier Martin Ona
Mecenas

Carolina Ledesma Prieto
“Gracias por el trabajo que hacen”
Mecenas

Claudio Leon Delgado
Mecenas

José María Aritzeta Iraola
“Muchas gracias por enseñar y entretener. Me hacéis pasar muy buenos momentos”
Mecenas

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page