Cienciaes.com

Quilo de Ciencia podcast - cienciaes.com suscripción

Quilo de Ciencia

El quilo, con “q” es el líquido formado en el duodeno (intestino delgado) por bilis, jugo pancreático y lípidos emulsionados resultado de la digestión de los alimentos ingeridos. En el podcast Quilo de Ciencia, realizado por el profesor Jorge Laborda, intentamos “digerir” para el oyente los kilos de ciencia que se generan cada semana y que se publican en las revistas especializadas de mayor impacto científico. Los temas son, por consiguiente variados, pero esperamos que siempre resulten interesantes, amenos, y, en todo caso, nunca indigestos.

¿Anti-vacunas de la gripe?

Quilo de Ciencia Podcast - Cienciaes.com

Una excesiva reacción de nuestras defensas puede causar la muerte.

Hemos adquirido la idea de que el sistema inmune siempre necesita ser ayudado, y que es por culpa de su pereza por lo que muchas enfermedades siguen siendo un problema para la humanidad. Sin embargo, nuevos descubrimientos revelan que, en ocasiones, es al contrario, una excesiva reacción de nuestras defensas la que puede resultar mortal.

Los científicos y médicos conocen desde hace unos años que, en respuesta a una infección por un microorganismo, nuestras defensas pueden originar lo que ellos llaman “tormentas de citocinas”. Al parecer las tormentas y huracanes no solo se producen en la atmósfera, y las que se producen en nuestro cuerpo pueden ser incluso más mortíferas.

HORMONAS DE LAS DEFENSAS

Las citocinas son unas proteínas producidas, en general, por células del sistema inmunitario, es decir, por nuestras defensas. Se trata, podríamos llamarlas así, de unas “hormonas de la defensa”. Al igual que las hormonas son necesarias para regular nuestro metabolismo, e incluso, según se produzcan algunas de las mismas, crecemos más o crecemos menos durante nuestra infancia y adolescencia, las citocinas regulan la intensidad de la respuesta de nuestras defensas ante una amenaza externa.

Las “tormentas de citocinas” son muy peligrosas, ya que conducen a una excesiva activación de la respuesta inmunitaria, la cual daña nuestros propios órganos. Al igual que en una guerra se producen “daños colaterales”, en la guerra contra los microorganismos que tiene lugar dentro de nuestro cuerpo los daños colaterales son inevitables. El sistema inmune debe activarse alcanzando un equilibrio, de manera que el daño que inflija al enemigo sea superior al que se inflige al propio organismo. Las “tormentas de citocinas”, en cambio, producen un desequilibrio y los daños colaterales que el sistema inmune inflige son muy importantes y pueden causar la muerte.

Por ejemplo, en el caso de infección con ciertas cepas del virus de la gripe, incluida la mortífera cepa de virus de la llamada gripe española de 1918, se produce una “tormenta de citocinas” y el sistema inmune resulta excesivamente activado. Esta “tormenta de citocinas” origina que una gran cantidad de linfocitos, muchos más de los necesarios, infiltren el pulmón en un intento de eliminar al virus. La excesiva infiltración de linfocitos causa tal inflamación pulmonar que la respiración se hace imposible y sobreviene la muerte. Así pues, en este caso, no es el virus el que mata: son nuestras propias defensas.

CAPEAR EL TEMPORAL

Los científicos han estudiado qué moléculas son las responsables de originar una “tormenta de citocinas”. No hace mucho, se descubrió que una molécula particular de las grasas, llamada esfingosina, era la responsable de la inducción de la tormenta. Esto ya supuso algo sorprendente. ¿Una molécula de grasa responsable de una excesiva activación de las defensas?
Una vez conocido esto, los científicos impidieron la acción de la esfingosina en ratones infectados con cepas muy virulentas del virus de la gripe y comprobaron, en efecto, que esto mejoraba la supervivencia de los animales. Es decir, en este caso, la disminución de la intensidad de la respuesta de las defensas es lo que permite que se supere la enfermedad.

Pero seguía siendo desconocido qué células eran las responsables de causar la “tormenta de citocinas” activadas por la esfingosina, es decir, qué células eran las responsables de producir un exceso de hormonas de la defensa que tanto daño colateral pueden causar. Esto es lo que han descubierto ahora investigadores del instituto de investigación Scripps de California, los cuales publican sus resultados en la muy prestigiosa revista Cell. El descubrimiento ha resultado ser otra sorpresa, porque no son las células del sistema inmunitario las que producen las citocinas de la tormenta, sino las células de las venas de la sangre.

Resulta que cuando nos hacemos una herida por donde pueden penetrar los microorganismos y causar una infección, las células de las venas cercanas a la herida dan la alarma de que por allí hay peligro de infección produciendo hormonas de la defensa, es decir, citocinas. Al parecer, ante la infección con el virus de la gripe, son también las células de las venas del pulmón las que dan la alarma y, en respuesta a cepas virulentas de virus, producen tantas hormonas de la defensa que pueden causarnos un importante daño colateral, incluso la muerte.

En conclusión, la vacunación eficaz contra la gripe puede impedir que contraigamos esta enfermedad pero, si a pesar de todo la contraemos, dependiendo de la cepa del virus, puede ser más beneficioso para superarla disminuir la reacción del sistema inmune y también la de las células de los vasos sanguíneos que avisan de las infecciones. Esto abre una nueva estrategia de tratamiento de la enfermedad mediante fármacos inmunosupresores que, sin duda, puede ser muy beneficiosa ante brotes de cepas de virus de la gripe que produzcan estas “tormentas de citocinas”. Como siempre, nuevos descubrimientos motivados por la curiosidad humana pueden conducir a importantes mejoras para la salud de todos.

OBRAS DE JORGE LABORDA.

Una Luna, una civilización. Por qué la Luna nos dice que estamos solos en el Universo

One Moon one civilization why the Moon tells us we are alone in the universe

Adenio Fidelio

El embudo de la inteligencia y otros ensayos

Las mil y una bases del ADN y otras historias científicas

Se han clonado los dioses.


Botón de donación
Hace 11 años que levantamos el vuelo y queremos seguir volando. Apoya a CienciaEs haciéndote MECENAS con una donación periódica o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
33,5 millones de audios servidos desde 2009

Agradecemos la donación de:

Fernando de Bayon Mecenas

Manuel Torres Sevilla Mecenas

Timoteo Jesús Colomino
“Apoyo a la ciencia” Mecenas

Daniel César Román Mecenas

Eva Morales Galindo
Mecenas

Sergio Requena
“!Muchos abrazos! ¿Qué os parece hacer un programa sobre el deporte de la escalada en clave científica?”
Mecenas

José Luis Sánchez Lozano
Mecenas

Ignacio Arregui
Mecenas

Fernando Antonio Navarrete Porta
Mecenas

David Valentín Puertas de la Plaza
Mecenas

Sebastián Ulises Abdel Aguiar
Mecenas

Susana Larrucea Mecenas

José Luis Orive Anda
“Agradecimiento” Mecenas

Carlos Serrano
Mecenas

Rubén Barrante
Mecenas

Diego Jesús Rosa Gil
“Muchas gracias por vuestros programas*
Mecenas

Celestino Montoza Jarque
“Ni el ERTE, ni pagar a hacienda ha evitado mi humilde donativo para agradeceros el conocimiento que ofrecéis.”
Mecenas

JMiguel Zubillaga Veramend
Mecenas

Juan Luis Jimeno Higuero
Mecenas

Marlon Laguna
Mecenas

Rosangel Tejeda Mecenas

Anónimo
“Reciban saludos y gratitud enviados desde México. Gracias por su continuado esfuerzo.”
Mecenas

Luis Fernando García Álvarez Mecenas

Emilio Pérez Mayuet
“Gracias por vuestro trabajo” Mecenas

Daniel Pérez Alonso Mecenas

Ricardo Sacristán Laso
Mecenas

Jorge Olalla
Mecenas

Juan Cuadro Espada
Mecenas

Montserrat Pérez González
Mecenas

Federico Roviralta Pena
Mecenas

Benjamín Toral Fernández
Mecenas

Alberto Hernando Martínez
“Me quedo en casa escuchando Cienciaes”
Mecenas

Jesús Casero Manzanaro
“Seguir, por favor.”
Mecenas

Ramón Bernardo
Mecenas

Timoteo Jesús Colomino Ceprian
“Apoyo a la Ciencia”
Mecenas

Antonio Castro Casal
Mecenas

Daniel César Román Sáez
Mecenas

Miguel García Cordero
“Gracias por tanta horas de conocimiento y entretenimiento. No tengo palabras para agradeceros la dedicación y el esfuerzo que hacéis por mantener este proyecto. Me uno al grupo de amigos que colaboran a conseguirlo. Un fuerte abrazo a todos y en especial a ti Ángel.”
Mecenas

Javier Martin Ona
Mecenas

Carolina Ledesma Prieto
“Gracias por el trabajo que hacen”
Mecenas

Claudio Leon Delgado
Mecenas

José María Aritzeta Iraola
“Muchas gracias por enseñar y entretener. Me hacéis pasar muy buenos momentos”
Mecenas

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page