Cienciaes.com

Quilo de Ciencia podcast - cienciaes.com suscripción

Quilo de Ciencia

El quilo, con “q” es el líquido formado en el duodeno (intestino delgado) por bilis, jugo pancreático y lípidos emulsionados resultado de la digestión de los alimentos ingeridos. En el podcast Quilo de Ciencia, realizado por el profesor Jorge Laborda, intentamos “digerir” para el oyente los kilos de ciencia que se generan cada semana y que se publican en las revistas especializadas de mayor impacto científico. Los temas son, por consiguiente variados, pero esperamos que siempre resulten interesantes, amenos, y, en todo caso, nunca indigestos.

Vivir a destiempo

Vivir a destiempo - Quilo de Ciencia Podcast - Cienciaes.com

Siempre me ha parecido que uno de los secretos de los grandes científicos ha sido preguntarse el por qué de cosas que el común de los mortales simplemente acepta como tales, sin más, y por esa razón jamás las investiga. Es evidente que solo investiga algo quien se pregunta por qué.

Precisamente entonces podemos preguntarnos por qué comemos y dormimos a ciertas horas, y no a otras. ¿Por qué tenemos sueño de noche y no de día, mientras que a los búhos les sucede lo contrario? Es ésta una pregunta científica para la que comenzamos a tener respuestas precisas. Como para casi todo en la vida, la respuesta reside en el funcionamiento de mecanismos moleculares que regulan los ritmos vitales, los conocidos como ritmos circadianos. Ahora que se avecina el cambio horario de estas fechas me ha parecido que este tema nos viene muy a tiempo.

LA EVOLUCIÓN DEL RITMO

Como sabes, los ritmos circadianos suceden con periodicidad diaria, o casi. Estos ritmos permiten a los organismos adaptarse a los cambios diarios de luz, temperatura, y otros factores. Al parecer, los ritmos circadianos aparecieron muy pronto en la evolución de los organismos vivos. Proteínas sensibles a la luz surgieron ya en las primeras células con el propósito de defenderlas de la radiación ultravioleta del Sol. Como esta radiación daña el ADN, era preferible que el proceso de división celular por el que las células se reproducen, y que conlleva también la reproducción de todo su ADN, se llevara a cabo por la noche. Las proteínas sensibles a la luz regulaban que el mecanismo de reproducción celular solo se produjera, por tanto, en la oscuridad. Aún hoy algunos organismos simples retienen este mecanismo primitivo, pero eficaz.

Los organismos multicelulares heredaron de los unicelulares los mecanismos de regulación circadiana, pero desarrollaron también los suyos propios. Estos mecanismos son necesarios tanto para regular la actividad diaria, como para coordinar los cambios bioquímicos con los ciclos diarios. Como no puede ser de otro modo, estos mecanismos están formados por moléculas de proteínas producidas por los genes.

El primer gen regulador de los ritmos circadianos fue identificado en 1971 en uno de los animales más utilizados en el laboratorio: la mosca del vinagre. Los científicos identificaron mutantes de esta especie de mosca que tenían un ritmo circadiano más corto de lo normal, otros mutantes que lo tenían más largo, y otros que, al igual que muchos en las discotecas, habían perdido el ritmo. El análisis de las mutaciones reveló que todas sucedían en un mismo gen, al cual los científicos, quienes aunque tienen imaginación no la suelen usar para bautizar genes, denominaron “periodo”.

MOSCAS, BÚHOS Y GORRIONES

Pero no solo las moscas pueden tener problemas de ajuste circadiano. Los seres humanos, algunos de los cuales solo se diferencian de las moscas en que no tienen alas, también pueden tenerlos. De hecho, esto no es una sorpresa, porque conocemos a muchos con este problema. Tenemos al amigo búho que se acuesta tarde y se levanta más tarde aún, y al gorrión cantarín que se acuesta temprano y se levanta más temprano todavía. Éste suele habitar en el piso de arriba. Entre medio de búhos y gorriones se encuentra la normalidad circadiana, en la que espero te encuentres. En cualquier caso, todos pertenecemos a lo que se llama un cronotipo dado.

Existen casos agudos de búhismo o gorrionismo circadianos, personas que viven muy a destiempo. Hace diez años, se identificaron tres familias de gorriones extremos que se despertaban a las cuatro de la mañana y caían dormidos a las siete y media de la tarde. ¡Ojala a mi jefe le pasara lo mismo! El análisis de posibles mutaciones genéticas reveló que estas familias tenían mutado el mismo gen que causaba las anormalidades circadianas en las moscas. Ya les decía yo de nuestro parecido.

Además del gen “periodo”, se han descubierto al menos otros cinco genes que también participan en mecanismos moleculares oscilatorios que regulan el ritmo circadiano. Estos genes se han denominado CLOCK, BMAL1, PER1, PER2, PER3, CRY1 y CRY2. Todavía no sabemos todo sobre ellos, pero es de suponer que mutaciones en los mismos pueden tener que ver con trastornos del sueño y otras patologías.

EL RELOJERO JEFE

Y es que dormir o despertarnos no es la única actividad que debemos regular periódicamente. Otra de las actividades periódicas vitales (además del sexo, como bien suponías) es la alimentación. Los ritmos circadianos afectan también a los circuitos metabólicos básicos y muchos pacientes con desórdenes circadianos sufren de problemas gastrointestinales, intolerancia a la glucosa, diabetes, o hipertensión.

Descubrimientos recientes han revelado que además del mecanismo central de regulación circadiana, el relojero jefe, el cual reside en una parte del hipotálamo cerebral y se sincroniza con estímulos del entorno (por ejemplo luz/oscuridad), contamos con reguladores circadianos en otros órganos. Por ejemplo, el hígado cuenta con su propio relojero que lo prepara para trabajar con cada comida o cena. Estos relojeros periféricos se sincronizan con el relojero jefe, pero pueden ajustar su propio ritmo. No obstante, si se produce una desincronización importante, por ejemplo, en casos de vuelos transcontinentales, podemos tener los relojes periféricos desajustados incluso durante una semana, con los consiguientes problemas que esto causa.

Mayor problema sufren aún aquellas personas que por su trabajo deben violar los ritmos circadianos naturales. Trabajadores y trabajadoras nocturnas, vigilantes, porteros, médicos de guardia, y otros esforzados, pueden a la larga sufrir importantes trastornos, e incluso hasta cáncer, debido a los desajustes circadianos causados por sus horarios de trabajo. Los hay también que, aunque trabajan de día, duermen mientras “trabajan”, pero estos suelen tener menos problemas de salud.

Es importante conocer más sobre la regulación de los ritmos circadianos y los problemas de salud derivados de no respetarlos adecuadamente. Por esta razón, en 2006, la Comisión Europea financió un proyecto de investigación, llamado EUCLOCK, en el que participaron 43 investigadores de varios países, entre los que no se encontraba España, que permanece todavía adormilada en lo que a impulso investigador se refiere. Un resumen de los resultados obtenidos en este proyecto puede consultarse por Internet

Esperemos que estos avances y descubrimientos futuros sirvan para mejorar nuestra salud.

OBRAS DE JORGE LABORDA.

Una Luna, una civilización. Por qué la Luna nos dice que estamos solos en el Universo

One Moon one civilization why the Moon tells us we are alone in the universe

Adenio Fidelio

El embudo de la inteligencia y otros ensayos

Las mil y una bases del ADN y otras historias científicas

Se han clonado los dioses.


Botón de donación
Hace 11 años que levantamos el vuelo y queremos seguir volando. Apoya a CienciaEs haciéndote MECENAS con una donación periódica o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
33,5 millones de audios servidos desde 2009

Agradecemos la donación de:

Fernando de Bayon Mecenas

Manuel Torres Sevilla Mecenas

Timoteo Jesús Colomino
“Apoyo a la ciencia” Mecenas

Daniel César Román Mecenas

Eva Morales Galindo
Mecenas

Sergio Requena
“!Muchos abrazos! ¿Qué os parece hacer un programa sobre el deporte de la escalada en clave científica?”
Mecenas

José Luis Sánchez Lozano
Mecenas

Ignacio Arregui
Mecenas

Fernando Antonio Navarrete Porta
Mecenas

David Valentín Puertas de la Plaza
Mecenas

Sebastián Ulises Abdel Aguiar
Mecenas

Susana Larrucea Mecenas

José Luis Orive Anda
“Agradecimiento” Mecenas

Carlos Serrano
Mecenas

Rubén Barrante
Mecenas

Diego Jesús Rosa Gil
“Muchas gracias por vuestros programas*
Mecenas

Celestino Montoza Jarque
“Ni el ERTE, ni pagar a hacienda ha evitado mi humilde donativo para agradeceros el conocimiento que ofrecéis.”
Mecenas

JMiguel Zubillaga Veramend
Mecenas

Juan Luis Jimeno Higuero
Mecenas

Marlon Laguna
Mecenas

Rosangel Tejeda Mecenas

Anónimo
“Reciban saludos y gratitud enviados desde México. Gracias por su continuado esfuerzo.”
Mecenas

Luis Fernando García Álvarez Mecenas

Emilio Pérez Mayuet
“Gracias por vuestro trabajo” Mecenas

Daniel Pérez Alonso Mecenas

Ricardo Sacristán Laso
Mecenas

Jorge Olalla
Mecenas

Juan Cuadro Espada
Mecenas

Montserrat Pérez González
Mecenas

Federico Roviralta Pena
Mecenas

Benjamín Toral Fernández
Mecenas

Alberto Hernando Martínez
“Me quedo en casa escuchando Cienciaes”
Mecenas

Jesús Casero Manzanaro
“Seguir, por favor.”
Mecenas

Ramón Bernardo
Mecenas

Timoteo Jesús Colomino Ceprian
“Apoyo a la Ciencia”
Mecenas

Antonio Castro Casal
Mecenas

Daniel César Román Sáez
Mecenas

Miguel García Cordero
“Gracias por tanta horas de conocimiento y entretenimiento. No tengo palabras para agradeceros la dedicación y el esfuerzo que hacéis por mantener este proyecto. Me uno al grupo de amigos que colaboran a conseguirlo. Un fuerte abrazo a todos y en especial a ti Ángel.”
Mecenas

Javier Martin Ona
Mecenas

Carolina Ledesma Prieto
“Gracias por el trabajo que hacen”
Mecenas

Claudio Leon Delgado
Mecenas

José María Aritzeta Iraola
“Muchas gracias por enseñar y entretener. Me hacéis pasar muy buenos momentos”
Mecenas

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page