Cienciaes.com

Quilo de Ciencia podcast - cienciaes.com suscripción

Quilo de Ciencia

El quilo, con “q” es el líquido formado en el duodeno (intestino delgado) por bilis, jugo pancreático y lípidos emulsionados resultado de la digestión de los alimentos ingeridos. En el podcast Quilo de Ciencia, realizado por el profesor Jorge Laborda, intentamos “digerir” para el oyente los kilos de ciencia que se generan cada semana y que se publican en las revistas especializadas de mayor impacto científico. Los temas son, por consiguiente variados, pero esperamos que siempre resulten interesantes, amenos, y, en todo caso, nunca indigestos.

Misterio radiactivo en la Edad Media

Misterio radiactivo - Quilo de ciencia - Cienciaes.com

En el año 775 se produjo un fuerte incremento en carbono 14 radiactivo. ¿Cuál fue su origen?

Uno de los fascinantes hechos descubiertos por la ciencia es que la “personalidad” de un elemento químico reside en el número de protones de su núcleo atómico. Así, el carbono posee 6 protones; el nitrógeno, 7; o el oxígeno, 8. Es el número de protones del núcleo el que determina el número de electrones que lo rodean, y así determina también las propiedades químicas de los elementos, que dependen de dicho número.

Si el número de protones del núcleo atómico es fundamental para determinar a un elemento químico, el número de neutrones tiene muy poca importancia en este aspecto. De este modo, un mismo elemento puede contener diferente número de neutrones y seguir siendo el mismo. Se dice que un elemento con diferente número de neutrones posee isótopos.

Un elemento de particular importancia para la vida es el carbono, el cual posee cuatro isótopos con 5, 6, 7 u 8 neutrones en su núcleo, que sumados a sus seis protones dan lugar a los isótopos llamados C11, C12, C13 y C14. Solo los isótopos C12 y C13 son estables en el tiempo. C11 y C14 son radiactivos y se desintegran con una vida media de 20 minutos y de 5.730 años, respectivamente. Esto quiere decir que tras esos tiempos, cualquier cantidad inicial de dichos isótopos se ha reducido a la mitad por desintegración radiactiva.

DATACIÓN C14

La corta vida del isótopo C11 explica por qué no existe en la Naturaleza. El C11 solo ha podido ser producido de forma artificial en aceleradores de partículas. El C14, sin embargo, se produce en nuestra atmósfera por la acción de los rayos cósmicos (partículas de muy alta energía que alcanzan la Tierra desde el espacio exterior), los cuales actúan sobre el nitrógeno 14 y lo convierten en C14. A lo largo de los milenios, la cantidad de C14 de la atmósfera depende, por tanto, de la intensidad de los rayos cósmicos que alcanzan nuestro planeta en cada periodo de su historia. Si esta es constante, la cantidad de C14 alcanzará un equilibrio estable entre formación y desintegración, pero si esta fluctúa también lo hará el C14 que se vaya formando y desintegrando.

En principio, la cantidad de C14 en la atmósfera se encuentra en equilibrio y lo que se forma es igual a lo que se desintegra. Este equilibrio permite determinar la edad de restos fósiles por la técnica de datación del C14. Esta técnica se basa en que los seres vivos, puesto que todo su carbono proviene de la incorporación de CO2 atmosférico en la fotosíntesis de las plantas, acaban conteniendo un porcentaje de C14 idéntico al de la atmósfera. Cuando mueren, el intercambio de carbono con la misma se detiene y puesto que el C14 se desintegra, este disminuye con el tiempo. Así, la cantidad de C14 que un resto fósil contenga será inversamente proporcional a su edad. Determinando esta cantidad pueden datarse con precisión restos de hasta 60.000 años de antigüedad.

El equilibrio entre la formación y la desintegración de C14 en la atmósfera se rompió en las décadas de los 50 y 60 del pasado siglo debido a los ensayos nucleares, cuya radiación causó un incremento acusado en la formación de C14. Este incremento deberá ser tenido en cuenta por los científicos de los milenios futuros (si es que hay alguno) a la hora de datar restos de nuestra época (si es que queda alguno).

ANILLOS CHIVATOS

No obstante, es también posible que en el pasado incrementos puntuales de rayos cósmicos procedentes de eventos astronómicos extraordinarios pudieran haber causado incrementos en la generación de C14 en la atmósfera. Esto podría afectar a la datación precisa de restos antiguos en la actualidad.

Y bien, un extraordinario incremento de C14 ha sido en efecto detectado por científicos japoneses en los anillos de crecimiento de troncos de cedros bimilenarios. El incremento se sitúa en los anillos correspondientes al año 775, año en el que, entre otras cosas, Carlomagno inició su campaña de conquista de la región, hoy alemana, de Westfalia.

Los datos adquiridos por los científicos, publicados en la revista Nature, dejan pocas dudas sobre su exactitud. Lo que resulta un completo misterio es el origen de la radiación que causó el incremento en C14. Un aumento en la radiación cósmica puede ser causado, por ejemplo, por la explosión de una estrella supernova relativamente cercana. Sin embargo, las crónicas de aquellos años no reflejan un evento así, que no pudo pasar desapercibido ya que una supernova con la intensidad suficiente para causar el incremento necesario de rayos cósmicos hubiera brillado de manera muy intensa en el cielo nocturno. Una posibilidad es que la supernova se situara en el cielo del hemisferio sur, donde no podría ser observada por los escasos seres civilizados que por aquellos años poblaban el planeta. Sin embargo, los modernos instrumentos astronómicos no han detectado restos de una explosión semejante en ninguna parte de la bóveda celeste.

¿Qué fue lo que causó este incremento de C14? ¿Con qué frecuencia se producen eventos que podrían haber causado otros incrementos anteriores a este? ¿Cómo afecta todo esto a la precisión de la determinación de la edad por la técnica de C14? Son preguntas, entre otras, que por el momento carecen de respuesta. El misterio continúa. Habrá que esperar a que nuevas investigaciones lo terminen por desvelar.

OBRAS DE JORGE LABORDA.

Una Luna, una civilización. Por qué la Luna nos dice que estamos solos en el Universo

One Moon one civilization why the Moon tells us we are alone in the universe

Adenio Fidelio

El embudo de la inteligencia y otros ensayos

Las mil y una bases del ADN y otras historias científicas

Se han clonado los dioses.


Botón de donación
Hace 11 años que levantamos el vuelo y queremos seguir volando. Apoya a CienciaEs haciéndote MECENAS con una donación periódica o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
33,5 millones de audios servidos desde 2009

Agradecemos la donación de:

Fernando de Bayon Mecenas

Manuel Torres Sevilla Mecenas

Timoteo Jesús Colomino
“Apoyo a la ciencia” Mecenas

Daniel César Román Mecenas

Eva Morales Galindo
Mecenas

Sergio Requena
“!Muchos abrazos! ¿Qué os parece hacer un programa sobre el deporte de la escalada en clave científica?”
Mecenas

José Luis Sánchez Lozano
Mecenas

Ignacio Arregui
Mecenas

Fernando Antonio Navarrete Porta
Mecenas

David Valentín Puertas de la Plaza
Mecenas

Sebastián Ulises Abdel Aguiar
Mecenas

Susana Larrucea Mecenas

José Luis Orive Anda
“Agradecimiento” Mecenas

Carlos Serrano
Mecenas

Rubén Barrante
Mecenas

Diego Jesús Rosa Gil
“Muchas gracias por vuestros programas*
Mecenas

Celestino Montoza Jarque
“Ni el ERTE, ni pagar a hacienda ha evitado mi humilde donativo para agradeceros el conocimiento que ofrecéis.”
Mecenas

JMiguel Zubillaga Veramend
Mecenas

Juan Luis Jimeno Higuero
Mecenas

Marlon Laguna
Mecenas

Rosangel Tejeda Mecenas

Anónimo
“Reciban saludos y gratitud enviados desde México. Gracias por su continuado esfuerzo.”
Mecenas

Luis Fernando García Álvarez Mecenas

Emilio Pérez Mayuet
“Gracias por vuestro trabajo” Mecenas

Daniel Pérez Alonso Mecenas

Ricardo Sacristán Laso
Mecenas

Jorge Olalla
Mecenas

Juan Cuadro Espada
Mecenas

Montserrat Pérez González
Mecenas

Federico Roviralta Pena
Mecenas

Benjamín Toral Fernández
Mecenas

Alberto Hernando Martínez
“Me quedo en casa escuchando Cienciaes”
Mecenas

Jesús Casero Manzanaro
“Seguir, por favor.”
Mecenas

Ramón Bernardo
Mecenas

Timoteo Jesús Colomino Ceprian
“Apoyo a la Ciencia”
Mecenas

Antonio Castro Casal
Mecenas

Daniel César Román Sáez
Mecenas

Miguel García Cordero
“Gracias por tanta horas de conocimiento y entretenimiento. No tengo palabras para agradeceros la dedicación y el esfuerzo que hacéis por mantener este proyecto. Me uno al grupo de amigos que colaboran a conseguirlo. Un fuerte abrazo a todos y en especial a ti Ángel.”
Mecenas

Javier Martin Ona
Mecenas

Carolina Ledesma Prieto
“Gracias por el trabajo que hacen”
Mecenas

Claudio Leon Delgado
Mecenas

José María Aritzeta Iraola
“Muchas gracias por enseñar y entretener. Me hacéis pasar muy buenos momentos”
Mecenas

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page