Cienciaes.com

Quilo de Ciencia podcast - cienciaes.com suscripción

Quilo de Ciencia

El quilo, con “q” es el líquido formado en el duodeno (intestino delgado) por bilis, jugo pancreático y lípidos emulsionados resultado de la digestión de los alimentos ingeridos. En el podcast Quilo de Ciencia, realizado por el profesor Jorge Laborda, intentamos “digerir” para el oyente los kilos de ciencia que se generan cada semana y que se publican en las revistas especializadas de mayor impacto científico. Los temas son, por consiguiente variados, pero esperamos que siempre resulten interesantes, amenos, y, en todo caso, nunca indigestos.

Amor y hambre

Amor y hambre - Quilo de Ciencia podcast - CienciaEs.com

¿Qué precio están dispuestos a pagar los miembros de una pareja por mantener su relación?

Seguramente, alguna vez hemos experimentado un conflicto inducido por alguna circunstancia de nuestro entorno social. ¿Debo quedarme a cuidar a mi madre esta noche en su cumpleaños o salir de cena con mi pareja en nuestro aniversario? Lo que decidamos en esas y otras situaciones puede sin duda afectar nuestra vida personal y social presente y futura.

Por supuesto, unas relaciones sociales en buen estado son fundamentales para nuestro bienestar, pero también para el bienestar, e incluso la supervivencia, de otras especies de animales sociales. Estas especies se extienden desde algunos reptiles a las aves y los mamíferos, y todas han desarrollado comportamientos especializados para crear y mantener lazos sociales.

No obstante, la magnitud de la importancia que posee el mantenimiento de unas buenas relaciones con otros miembros de la misma especie, y también con la pareja en aquellas especies que establecen relaciones estables entre machos y hembras, no es bien conocida. ¿Qué precio están dispuestos a pagar los miembros de una pareja por mantener su relación? ¿Estarían dispuestos incluso a pasar hambre, si fuera necesario?

Para intentar aumentar el conocimiento sobre esta cuestión, investigadores de la Universidad de Oxford, en el Reino Unido, y del Instituto Max Plank de Ornitología, en Alemania, llevan a cabo unos interesantes experimentos con una especie de pajarillo llamado carbonero común (Parus major). Este pajarillo, de talla similar a la de un gorrión, está muy extendido por Europa y Asia, es monógamo, y no es migratorio, por lo que resulta relativamente fácil de estudiar en libertad.

Durante los últimos meses del invierno, en preparación de la época reproductora en primavera, las parejas de carboneros buscan comida juntos, estrechando así su relación, lo que beneficiará sin duda el cuidado de la prole. Aprovechando este comportamiento, los investigadores introducen un conflicto en la pareja entre la alimentación y la compañía. Para ello, en primer lugar, colocan diez estaciones de alimentación en un área de cerca de un kilómetro cuadrado. Una vez los carboneros las visitan con frecuencia para alimentase, los investigadores equipan a las estaciones con un motor y un receptor de radiofrecuencia que abre o cierra la compuerta que da acceso al alimento. Al mismo tiempo, equipan a los pajarillos con un pequeño emisor de radio, en forma de anilla en la pata, capaz de emitir una señal que abre las compuertas de la mitad de las estaciones de alimentación, pero no de la otra mitad. A partir de ese momento, cada pajarillo solo podrá alimentarse en la mitad de las estaciones; la otra mitad le estará prohibida.

Parejas incompatibles

Los emisores son instalados al azar a todos los pajarillos del estudio, de manera que se consigue dividir las parejas en dos clases: las “compatibles”, con emisores que abren las compuertas de las mismas estaciones de alimentación, y las “incompatibles”, con emisores que abren las compuertas de estaciones de alimentación diferentes. Solo las parejas “compatibles” podrán seguir alimentándose juntas. Las parejas “incompatibles” tendrán, en principio, que alimentarse por separado.

Gracias a los emisores, los investigadores pueden también conocer dónde se encuentran los pajarillos y el tiempo que dedican a alimentarse en uno u otro sitio. Por supuesto, los carboneros dedican más tiempo en áreas cercanas a las estaciones de alimentación permitidas, en comparación con las prohibidas. Sin embargo, los pajarillos de parejas “incompatibles” dedicaron 3,8 veces más tiempo de su actividad cerca de las estaciones prohibidas que los de las parejas “compatibles”.

Este dato indica que los carboneros “incompatibles” acompañaban a su pareja a estaciones de alimentación donde ellos no podían alimentarse, asumiendo el coste de la energía de llegar hasta ellas y el tiempo perdido para alimentarse. Esto puede parecer muy humano, pero los pajarillos no poseen nuestra capacidad de análisis ni de planificación, y cuando acompañan a su pareja no es, probablemente, porque crean que luego esta les acompañará a ellos a una estación donde puedan alimentarse, sino, simplemente, es el comportamiento que “les pide el cuerpo” sin esperar nada a cambio.

No obstante, si algo es propio del comportamiento animal es la adaptación a nuevas circunstancias. Las estaciones de alimentación empleadas por los investigadores tardan dos segundos en cerrar la compuerta una vez detectan a un pajarillo “prohibido” cerca. Como uno de los miembros de las parejas ”incompatibles” sí puede comer en una estación permitida para él, cuando este deja de comer, su compañero aún tiene dos segundos para acercarse rápidamente y comer una pequeña “tapa”. Este comportamiento se produjo en alrededor del 20% de las parejas “incompatibles”. Además, los datos indican que el miembro de la pareja con permiso para comer en una estación dada era capaz de ayudar a su pareja a realizar esta “pillería” con más frecuencia.

Sea como fuere, acompañar a su pareja “incompatible” implicó también relacionarse con otros miembros de su especie con los que no se hubiera relacionado de no acompañarla. Así, aunque las circunstancias obligaban a algunas parejas a separarse, estas se resistían a ello y, como consecuencia, se establecían otras relaciones sociales que de otro modo no se hubieran establecido. Esta situación, evidenciada con esta especie de ave, es claramente similar a la encontrada en nuestra especie, ya que seguir junto a nuestra pareja a veces conlleva cambios de residencia y de relaciones sociales muy importantes.

En resumen, estos estudios indican que ya en las aves sociales es prioritario mantener las relaciones de pareja frente a la comodidad de obtener alimento, lo cual puede parecer lo más normal del mundo, pero ha necesitado de millones de años de evolución para aparecer en la historia de la vida.

Referencia: Firth et al., 2015, Experimental Evidence that Social Relationships Determine Individual Foraging Behavior. Current Biology 25, 1–6 December 7, 2015. http://dx.doi.org/10.1016/j.cub.2015.09.075

Obras de divulgación de Jorge Laborda

Quilo de Ciencia Volumen I. Jorge Laborda
Quilo de Ciencia Volumen II. Jorge Laborda
Quilo de Ciencia Volumen III. Jorge Laborda
Quilo de Ciencia Volumen IV. Jorge Laborda
Quilo de Ciencia Volumen V. Jorge Laborda
Quilo de Ciencia Volumen VI. Jorge Laborda
Quilo de Ciencia Volumen VII. Jorge Laborda

Circunstancias encadenadas. Ed. Lulu

Circunstancias encadenadas. Amazon

Una Luna, una civilización. Por qué la Luna nos dice que estamos solos en el Universo

One Moon one civilization why the Moon tells us we are alone in the universe

Adenio Fidelio

El embudo de la inteligencia y otros ensayos


Botón de donación
Hace 11 años que levantamos el vuelo y queremos seguir volando. Apoya a CienciaEs haciéndote MECENAS con una donación periódica o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
33,5 millones de audios servidos desde 2009

Agradecemos la donación de:

Fernando de Bayon Mecenas

Manuel Torres Sevilla Mecenas

Timoteo Jesús Colomino
“Apoyo a la ciencia” Mecenas

Daniel César Román Mecenas

Eva Morales Galindo
Mecenas

Sergio Requena
“!Muchos abrazos! ¿Qué os parece hacer un programa sobre el deporte de la escalada en clave científica?”
Mecenas

José Luis Sánchez Lozano
Mecenas

Ignacio Arregui
Mecenas

Fernando Antonio Navarrete Porta
Mecenas

David Valentín Puertas de la Plaza
Mecenas

Sebastián Ulises Abdel Aguiar
Mecenas

Susana Larrucea Mecenas

José Luis Orive Anda
“Agradecimiento” Mecenas

Carlos Serrano
Mecenas

Rubén Barrante
Mecenas

Diego Jesús Rosa Gil
“Muchas gracias por vuestros programas*
Mecenas

Celestino Montoza Jarque
“Ni el ERTE, ni pagar a hacienda ha evitado mi humilde donativo para agradeceros el conocimiento que ofrecéis.”
Mecenas

JMiguel Zubillaga Veramend
Mecenas

Juan Luis Jimeno Higuero
Mecenas

Marlon Laguna
Mecenas

Rosangel Tejeda Mecenas

Anónimo
“Reciban saludos y gratitud enviados desde México. Gracias por su continuado esfuerzo.”
Mecenas

Luis Fernando García Álvarez Mecenas

Emilio Pérez Mayuet
“Gracias por vuestro trabajo” Mecenas

Daniel Pérez Alonso Mecenas

Ricardo Sacristán Laso
Mecenas

Jorge Olalla
Mecenas

Juan Cuadro Espada
Mecenas

Montserrat Pérez González
Mecenas

Federico Roviralta Pena
Mecenas

Benjamín Toral Fernández
Mecenas

Alberto Hernando Martínez
“Me quedo en casa escuchando Cienciaes”
Mecenas

Jesús Casero Manzanaro
“Seguir, por favor.”
Mecenas

Ramón Bernardo
Mecenas

Timoteo Jesús Colomino Ceprian
“Apoyo a la Ciencia”
Mecenas

Antonio Castro Casal
Mecenas

Daniel César Román Sáez
Mecenas

Miguel García Cordero
“Gracias por tanta horas de conocimiento y entretenimiento. No tengo palabras para agradeceros la dedicación y el esfuerzo que hacéis por mantener este proyecto. Me uno al grupo de amigos que colaboran a conseguirlo. Un fuerte abrazo a todos y en especial a ti Ángel.”
Mecenas

Javier Martin Ona
Mecenas

Carolina Ledesma Prieto
“Gracias por el trabajo que hacen”
Mecenas

Claudio Leon Delgado
Mecenas

José María Aritzeta Iraola
“Muchas gracias por enseñar y entretener. Me hacéis pasar muy buenos momentos”
Mecenas

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page