Cienciaes.com

Quilo de Ciencia podcast - cienciaes.com suscripción

Quilo de Ciencia

El quilo, con “q” es el líquido formado en el duodeno (intestino delgado) por bilis, jugo pancreático y lípidos emulsionados resultado de la digestión de los alimentos ingeridos. En el podcast Quilo de Ciencia, realizado por el profesor Jorge Laborda, intentamos “digerir” para el oyente los kilos de ciencia que se generan cada semana y que se publican en las revistas especializadas de mayor impacto científico. Los temas son, por consiguiente variados, pero esperamos que siempre resulten interesantes, amenos, y, en todo caso, nunca indigestos.

Un gen para una locura

Locura - Quilo de Ciencia podcast - Cienciaes.com

Hoy os ofrezco una nueva entrada de Quilo vintage, en este caso dedicada a una de las enfermedades mentales más frecuentes y terribles: la esquizofrenia.

La locura, afortunadamente hoy denominada enfermedad mental, ha supuesto un estigma social a quienes la sufrían. Recuerdo que, en mi juventud, me sentí atraído por el estudio de la medicina y de las enfermedades del alma, como aún las denominaban algunos, pero esas enfermedades me horrorizaban. En la sociedad de la España aún franquista en la en la que fui educado, los enfermos mentales eran aún considerados personas malignas, probablemente con un alma podrida, o poseída por el diablo. En aquellos años, sacerdotes y Papas aún practicaban exorcismo. De hecho, la famosa película El Exorcista, data de 1973. Cuando me encontraba en los estados Unidos, en mi periodo postdoctoral, visité las escaleras del campus universitario de Georgetown, en Washington DC. por las que uno de los sacerdotes implicado en el exorcismo en esa película cae. La escena es en cámara lenta, y es quizá una de las más icónicas del cine para representar las posibles consecuencias de un momento de intensa angustia y de profunda duda, cercano a la locura.

Poco a poco, los perniciosos mitos sobre las enfermedades mentales han ido desapareciendo. Queda aún mucho camino por recorrer, pero llevamos ya una buena parte de él recorrido. Tal vez un hito en ese camino por desmontar los mitos sobre las enfermedades mentales lo construyó en su día hace solo 20 años, el descubrimiento de un gen implicado en la aparición de la esquizofrenia. Escuchemos lo que contaba por aquel entonces y analicemos luego lo que este descubrimiento ha dado de sí y si ha permitido mejorar el tratamiento de esta enfermedad.

Hace algo más de dos décadas, explicaba lo siguiente aquí

¿Qué hemos aprendido desde entonces?

Podemos comenzar diciendo que tras su descubrimiento varios estudios han encontrado que mutaciones o variaciones en este gen pueden afectar o a su nivel de funcionamiento, es decir, al nivel en que la célula fabrica la disbindina, o a su función. O sea, estas mutaciones producen variantes que son mejores o peores para desempeñar la función que esta proteína debe llevar a cabo. Tanto un nivel de funcionamiento insuficiente como una variante de la proteína defectuosa en algún grado causan anomalías en el desarrollo y función cerebral que contribuyen a la aparición de la esquizofrenia. Estas variantes pueden ser debidas, simplemente, al cambio de una letra por otra en la secuencia del ADN que contiene la información para fabricar la proteína disbindina. La locura puede, por tanto, depender tan solo de una letra en nuestro ADN. Una idea que muchos considerarán una locura, vamos, un pensamiento de locos. ¿Cómo va a depender mi yo, mi personalidad, mi capacidad de razonar, de una letra del ADN? ¡Vamos, anda! Como dijo Galileo: Y sin embargo se mueve.

Los estudios realizados han demostrado también que la disbindina desempeña un papel en varios procesos cerebrales, incluida la liberación de neurotransmisores, la plasticidad sináptica, es decir, la formación y destrucción de sinapsis, muy importante en el aprendizaje. La disbindina también participa en la migración neuronal, en cómo las neuronas se sitúan los lugares que les corresponden para establecer los circuitos neuronales adecuados. La disbindina también está involucrada en la regulación de la señalización del neurotransmisor dopamina, que se ve alterada en la esquizofrenia. En este caso, no es tanto la liberación como la recepción de este neurotransmisor lo que se ve afectada.

Se ha ido descubriendo que la disbindina ejerce todas estas funciones mediante su interacción con otras proteínas neuronales. Es siempre la interacción de unas proteínas con otras o de unas moléculas con otras, lo que permite la generación de los mecanismos de la vida y la función de las células. En este sentido se ha descubierto que la disbindina es capaz de establecer interacciones con proteínas que forman un complejo de proteínas llamado BLOC-1. Este complejo de moléculas está implicado en el tráfico de las vesículas celulares, que son como pequeñas burbujillas que contienen en su interior determinadas proteínas o sustancias que van a ser liberadas al exterior o transportadas a determinados lugares de la célula, como la membrana externa. Sin embargo, los mecanismos precisos por los cuales la disbindina interactúa con estas proteínas y las implicaciones funcionales de estas interacciones aún no se comprenden del todo.

En resumen, si bien aún no se comprenden completamente los mecanismos precisos que subyacen a la relación entre disbindina y la esquizofrenia, la investigación sugiere que la disbindina puede desempeñar un papel en el desarrollo del trastorno a través de sus efectos sobre varios procesos cerebrales y en la señalización del neurotransmisor dopamina.

Como ya hemos indicado, la disbindina interacciona con la distrofina, una proteína muscular. En estas dos décadas se ha descubierto que esta interacción no es directa y que necesita una proteína intermediaria para que suceda. De hecho, la disbindina participa junto con la distrofina en la formación de otro complejo proteico en el músculo que es importante para mantener la integridad estructural de la fibra muscular. Por ejemplo, un estudio encontró que la expresión de disbindina aumenta en los músculos esqueléticos de ratones después de hacerlos hacer ejercicio físico, y que este aumento se asoció con mejoras en el rendimiento muscular. Otros estudios han sugerido que la disbindina podría desempeñar un papel en la regulación de la contracción y relajación muscular.

¿Dónde quiero llegar con estas algo aburridas explicaciones? Y bien al interesante hecho de que, si las mutaciones en disbindina causan esquizofrenia, pero no distrofia muscular de Duchenne, las mutaciones en el gen de la distrofina causan esta distrofia, pero no esquizofrenia, aunque también pueden causar en algunos pacientes de distrofia muscular, algunos problemas metales, bien es cierto. Por qué sucede esto no es completamente comprendido. Por mi parte, soy de la opinión de que es la comprensión de misterios como este la que nos desvelará algunos secretos sobre el funcionamiento de la vida que todavía no sabemos.

Para terminar, diré que actualmente no hay fármacos diseñados específicamente para corregir la disfunción de la disbindina en la esquizofrenia. Es un ejemplo más de que conocer las causas de un problema no siempre permite ponerle remedio. Sin embargo, algunos estudios han sugerido que los medicamentos que afectan la señalización de la dopamina, como los medicamentos antipsicóticos, pueden afectar indirectamente la función de la disbindina. Por ejemplo, se ha encontrado que algunos medicamentos antipsicóticos aumentan la expresión de disbindina en los cerebros de individuos con esquizofrenia. Estos medicamentos pueden mejorar la función cognitiva en individuos con esquizofrenia al mejorar la función de la disbindina.

Sin embargo, el análisis del gen de la disbindina no permite diagnosticar de manera fiable la esquizofrenia. Esto es así porque además de la disbindina, se ha descubierto que otros genes están también más o menos implicados en el desarrollo de la enfermedad, así como el entorno educativo o nutricional en el que la persona se desarrolla. Es el conjunto de todos estos factores genéticos y ambientales el que acaba por determinar si una persona sufrirá o no de esquizofrenia. Por ello, en general, el diagnóstico de esquizofrenia se basa en una combinación de pruebas clínicas, que incluyen una evaluación psiquiátrica exhaustiva y un historial médico, y varias pruebas, que incluyen la adquisición y análisis de imágenes cerebrales y pruebas de laboratorio para descartar otras afecciones médicas que pueden causar síntomas similares.

La esquizofrenia sigue siendo una enfermedad incurable. Si bien lo que se ha ido conociendo promete alcanzar la cura algún día, es necesaria más investigación para comprender completamente el papel de la disbindina y otros genes en la esquizofrenia y para desarrollar medicamentos que palien o incluso curen esta penosa y socialmente costosa enfermedad.

(Jorge Laborda 10/05/2023)

Jorge Laborda es Catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Facultad de Farmacia de la UCLM

Referencias

Frank Vrieling and Rinke Stienstra, Obesity and dysregulated innate immune responses: impact of micronutrient deficiencies. Trends in Immunology, March 2023, Vol. 44, No. 3 https://doi.org/10.1016/j.it.2023.01.003

Gurseen Rakhra, Gurmeen Rakhra. Zinc finger proteins: insights into the transcriptional and post transcriptional regulation of immune response. Molecular Biology Reports (2021) 48:5735–5743. https://doi.org/10.1007/s11033-021-06556-x

Obras de Jorge Laborda.

¡ESTAMOS RODEADOS!

¡ESTAMOS RODEADOS!

Tus defensas frente al coronavirus

Tus defensas frente al coronavirus

Inmunología desinflamada: Una introducción al sistema inmunitario y sus patologías

Inmunología desinflamada: Una introducción al sistema inmunitario y sus patologías
Inmunología desinflamada: Una introducción al sistema inmunitario y sus patologías

Quilo de Ciencia Volumen XII eBook
Quilo de Ciencia Volumen XII Papel
Quilo de Ciencia Volumen I. Jorge Laborda
Quilo de Ciencia Volumen II. Jorge Laborda
Quilo de Ciencia Volumen III. Jorge Laborda
Quilo de Ciencia Volumen IV. Jorge Laborda
Quilo de Ciencia Volumen V. Jorge Laborda
Quilo de Ciencia Volumen VI. Jorge Laborda
Quilo de Ciencia Volumen VII. Jorge Laborda
Quilo de Ciencia Volumen VIII. Jorge Laborda
Quilo de Ciencia Volumen IX. Jorge Laborda
Quilo de Ciencia Volumen X. Jorge Laborda
Quilo de Ciencia Volumen XI. Jorge Laborda

Matrix de la homeopatía

Circunstancias encadenadas. Ed. Lulu

Circunstancias encadenadas. Amazon

Una Luna, una civilización. Por qué la Luna nos dice que estamos solos en el Universo

Una Luna, una civilización. Por qué la Luna nos dice que estamos solos en el Universo

One Moon one civilization why the Moon tells us we are alone in the universe

Las mil y una bases del ADN y otras historias científicas

Adenio Fidelio

El embudo de la inteligencia y otros ensayos

Se han clonado los dioses


Botón de donación
Apoya a CienciaEs haciéndote MECENAS con una donación periódica o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
40,8 millones de audios servidos desde 2009

Agradecemos la donación de:

José V González F
“A nombre de mi hijo León Emiliano hacemos esta pequeña aportación. Escuchar ciencia juntos nos hace muy felices. Gracias.”
Mecenas

Héctor Vaquero Benito
Mecenas

Carlos Garcia Gutierrez
“Gracias por su gran labor divulgativa”
Mecenas

Francisco Sicilia Espuny
Mecenas

Jesús Mª Perez Carranza
Mecenas

Mario Castiñeira Garcia
Mecenas

Jurgen Goicoechea
“Entretiene y siempre se aprende.”
Mecenas

Urko Iturbe
Mecenas

Labea
Nuevo Mecenas a través de Patreon

Julia Dolores Martínez Vilela
“Gracias por entretener”
Mecenas

Frida Palacios García
Mecenas

Vicente Manuel Cereza
“Linfocito T CD8 citotóxico”
Mecenas

Anónimo
Mecenas

Jesús Antón Cayuela
Mecenas

Ernesto Mauricio Deluquez.
Mecenas

Luis Miguel Muñoz Gallo
Mecenas

Marlene Musiol.
Mecenas

Rogelio Cueva
“Saludos desde Mexico y felicidades por difundir la ciencia de una manera interesante y clara.”
Mecenas

Daniel Ocana
Mecenas

Terrence Rooney
Mecenas

Aser Sanchez Huerga
Mecenas

María D Walker
Mecenas

Juan Agustín Esteban Jiménez
Mecenas

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page