Cienciaes.com

Hablando con científicos podcast - cienciaes.com suscripción

Hablando con Científicos

El conocimiento científico crece gracias a la labor de miles de personas que se esfuerzan, hasta el agotamiento, por encontrar respuestas a los enigmas que plantea la Naturaleza. En cada programa un científico conversa con Ángel Rodríguez Lozano y abre para nosotros las puertas de un campo del conocimiento.

La extraña historia de la estrella Pismis 24. Hablamos con Jesús Maíz Apellániz.

Jesús Maíz

Es el Año Internacional de la Astronomía y, disculpen la insistencia, es un momento ideal para mirar al firmamento, descubrir estrellas, constelaciones, y pensar, por qué no, en el lugar que ocupamos en el Universo. Así lo hace el que mira el firmamento por primera vez y el astrónomo que se pasa toda la vida observándolo.

La primera mirada nos empequeñece. Salvando la Luna, el único objeto que cambia de forma evidente, y los planetas que lo hacen en menor medida, cada noche se ven las mismas estrellas. Todas guardan las mismas posiciones unas respecto a otras, todas igualmente brillantes. No es de extrañar que hasta los primeros años del siglo XX todo el mundo pensara que el Universo ha existido siempre.

Si el Universo hubiera existido imperturbable durante una eternidad, lo veríamos ahora de una forma muy distinta. Si las estrellas hubieran estado iluminando el cielo durante un tiempo infinito, el Universo se habría ido calentando poco a poco hasta alcanzar, todo él, la temperatura de una inmensa estrella que lo ocuparía todo. El cielo sería brillante como el Sol, miráramos donde miráramos. No habría noche, no habría estrellas.

El cielo oscuro, y los puntos de luz que lo adornan, nos hablan, pues, de un Universo finito. Algo debió suceder en el pasado, algo extraordinario que creó las estrellas y les concedió, como nos concede a nosotros, un tiempo para brillar y un tiempo para morir. Las estrellas que vemos cada noche nos ofrecen una fotografía fija, un momento de su larga, pero perecedera, vida.

Galileo no pudo sospechar nada de eso aquel lejano día de 1609 en el que apuntó al cielo el primer telescopio. Él, siendo uno de los hombres más sabios, quedó perplejo ante los cráteres de la Luna, observó boquiabierto las lunas de Júpiter y descubrió que las estrellas seguían siendo puntos de luz, inaccesibles, como siempre. Pero hizo algo distinto, comenzó a pensar por cuenta propia, comenzó a dudar de las explicaciones al uso y abrió el camino a una nueva visión del Universo.

Ahora es fácil creer. Las dudas de Galileo han dado su fruto. Ahora sabemos que las estrellas cambian porque otros galileos han seguido pensando, porque otros galileos han construido más potentes y sofisticados telescopios, porque todos nosotros, con el simple hecho de mirar al firmamento, tenemos la mirada de Galileo.

400 años después de la experiencia de Galileo, seguimos descubriendo, sorprendidos, los secretos del Universo. Observen la imagen, la estrella más brillante de la izquierda, de nombre Pismis 24, según los datos recopilados por los científicos era extraordinariamente grande, tanto que no se lo podían creer. Se hicieron múltiples observaciones, se utilizaron los telescopios de todos los tamaños y, por fin, a finales del 2006, una serie de fotografías tomadas con el Telescopio Espacial Hubble, desvelaron el enigma, Pismis 24 no es una estrella, son, como mínimo, tres. Aquella investigación fue llevada a cabo por un grupo de astrónomos entre los que se encuentra nuestro invitado de hoy Jesús Maíz Apellaniz investigador del Instituto de Astrofísica de Andalucía. Escuchen ustedes la historia de una estrella insólita.


Botón de donación
Apoya la labor divulgadora de CienciaEs apuntándote al Club de Amigos con una donación periódica (Mecenas) o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
28.981.163 audios servidos.

Agradecemos la donación de:

Antonio Lalaguna Lisa
Mecenas
“Hago esta donación en nombre de mi hijo Martín L”

Marcos Dominguez Vega
Mecenas

Rodrigo Lafuente
Mecenas

Irma Reyes Sánchez
“Para la continuación del maravilloso trabajo que realizan ustedes en pro de la divulgación de la ciencia, de manera tan amena.”
(Bogotá, Colombia)

Razvan Peteanu
Mecenas
“Es mi placer de apoyar su emisión y, de hecho, aparte del interés en ciencia, su podcast también me ayuda y me acompaña en el aprendizaje del español.”
(Toronto, Canadá)

Francisco Javier Hernández
(Cájar, Granada)

Enric Margall
(Mataro, Barcelona)

Luis Sánchez Marín
“Os doy las gracias por los momentos tan agradables que me hacéis pasar y con lo que aprendo con vuestros programas. Es siempre para mi un motivo de alegría cuando un nuevo podcast está disponible.
(Valencia)

Anónimo
Mecenas
“Saludos desde México. Muchas gracias.”

Francisco Javier Fernández García
“Gran trabajo”

Vicente Cabeza Pérez

Juan Cuadro Espada
Mecenas
(Sevilla)

Alejandro Costa Albero
“Muchas gracias por vuestro trabajo.”

Francisco Maluenda de los Santos
(Carcaixent, Valencia)

Arturo Martínez Martín
Mecenas
“Gracias por vuestro trabajo y dedicacion”

Ramón Baltasar de Bernardo Hernán
Mecenas

Juan Antonio Luque Gutiérrez

Fernando Portasany Sánchez
Mecenas

Jesús López Tapia Cabrero
“Esta es mi pequeña mota de polvo de estrellas, para que sigáis ampliando nuestro universo. 1000 gracias, Angel.”

Maximino Alvarez Alvarez

Berta Guzmán de la Mata
“Gracias por vuestro trabajo”

Néstor Martínez Jiménez
(El Ejido, Almeria)

Javier García Santos
Mecenas

Rodrigo Lafuente
Mecenas

Anónimo
Mecenas
“Gracias, Ángel. Por favor transmítale a todos sus colaboradores mi gratitud y admiración.”
(México)

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page