Cienciaes.com

Hablando con científicos podcast - cienciaes.com suscripción

Hablando con Científicos

El conocimiento científico crece gracias a la labor de miles de personas que se esfuerzan, hasta el agotamiento, por encontrar respuestas a los enigmas que plantea la Naturaleza. En cada programa un científico conversa con Ángel Rodríguez Lozano y abre para nosotros las puertas de un campo del conocimiento.

Plantas, evolución, sexo y Arbol de la vida. Hablamos con Pablo Vargas Gómez.

Flores

Elegir al compañero ideal  no es  fácil, no existen normas aplicables a todos pero algunas  reglas generales son respetadas por individuos de muy distintas especies.  Una de esas reglas dice que no es buena  la consanguinidad, es decir, la unión entre los miembros de la misma familia porque la mezcla de individuos con los mismos genes produce retoños más débiles y propensos a ciertas enfermedades. Otra regla dice que no es recomendable la unión entre individuos de distinta especie porque, o  no da descendencia o, si la hay, tiene dificultades para reproducirse. Eso sucede entre el asno y el caballo, el descendiente, la mula,  es un animal fuerte y útil para el trabajo pero estéril. Algunas de esas normas se aplican tanto a animales como a plantas pero otras no, como pueden escuchar en la entrevista que les ofrecemos hoy.  

Seleccionar a la pareja adecuada o, más bien, rechazar a la que no interesa requiere un gasto de energía notable. Los animales pueden decidir entre el acercamiento o la huida, pero las plantas, que también son aficionadas al sexo,  no pueden poner los pies en polvorosa ante un pretendiente poco recomendable.

Los científicos hace tiempo que se preguntaban: ¿Tienen las plantas alguna posibilidad de escoger a su "media naranja"?  ¿Pueden rechazar a una pareja inadecuada?

La plantas  que se reproducen mediante el sexo son las que tienen flores - se llaman angiospermas, una palabra que viene del griego  "angi" significa "encerrada" y "sperma" significa  "semilla"- pero, a diferencia de los animales, las plantas con flores tienen los  dos sexos, son, a la vez, macho y hembra.  La parte masculina de la flor está en los granos de polen, en cuyo  interior  va la célula reproductora masculina. Junto a los estambres, que contienen el polen, está situado el órgano reproductor femenino, el pistilo, una estructura en forma de botella de cuello alargado que contiene los óvulos en su interior.

Dado que las plantas no pueden desplazarse para buscar pareja, la naturaleza ha resuelto el problema de la fecundación dejando al polen  en manos de los elementos, o sea, el viento o los insectos. Por supuesto, si todo depende del azar, el polen que tiene más posibilidades de conseguir su objetivo es el que se encuentra más cerca y, por definición, ése está en la misma flor. Pero la polinización de la flor a sí misma implica compartir los mismos genes, una posibilidad que quiebra la primera de las normas  no escritas de la reproducción natural. ¿Existen mecanismos mediante los cuales las flores  rechazan a su propio polen?

Un grano de polen acabará, con suerte,  en la boca del pistilo, el órgano femenino de la flor, pero su odisea no termina ahí. El pistilo tiene forma de botella de cuello alargado y los óvulos están en el fondo, así pues, para salvar la distancia que lo separa de su objetivo,  el grano de polen, inmóvil sobre la  boca del pistilo comienza a generar un delgado tubo -tubo polínico- que avanza por el interior del cuello y desciende hasta el fondo en busca de los óvulos. Si el esfuerzo tiene éxito, por el tubo bajan las células reproductoras, generalmente dos, una se  fundirá con  el óvulo y generará una semilla y la otra dará lugar a la parte carnosa, el fruto.

Aunque aparentemente sea lo más fácil, si las plantas se fecundaran a sí mismas sería absurdo poner tanto inconveniente. Tiene que haber un mecanismo de rechazo a la autofecundación y eso es lo que descubrieron unos investigadores de la  Universidad de Birminghan, en el Reino Unido.

Los científicos experimentaron con amapolas silvestres y descubrieron que  las células que forman el tubo polínico y las que componen las paredes del pistilo se comunican entre sí mediante la segregación de ciertas proteínas. Las proteínas son generadas por genes y cuando los genes del  polen son idénticos a los de las paredes del pistilo -lo que indica que pertenecen a la misma planta- se dispara un mecanismo destructivo llamado suicidio celular, las células que van formando el tubo mueren y el polen no puede conectar  con el óvulo para fecundarlo.  De esa manera, la flor rechaza su propio polen en el juego amoroso. En cambio, cuando el polen pertenece a otra planta, los genes son diferentes y el proceso de fecundación llega a buen término.

Ya lo ven, cuando llega la hora de elegir al mejor pretendiente, las plantas no necesitan poner tierra por medio, se bastan ellas solas. No obstante, la evolución  les ha proporcionado otros mecanismos que las diferencian de nosotros, los animales, como nos explica nuestro invitado de hoy en Hablando con Científicos: D. Pablo Vargas Gómez, investigador científico en el Real Jardín Botánico, de Madrid, una institución que pertenece al Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España.  Escuchen ustedes la entrevista.


Botón de donación
Hace 11 años que levantamos el vuelo y queremos seguir volando. Apoya a CienciaEs haciéndote MECENAS con una donación periódica o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
33,4 millones de audios servidos desde 2009

Agradecemos la donación de:

Fernando de Bayon Mecenas

Manuel Torres Sevilla Mecenas

Timoteo Jesús Colomino
“Apoyo a la ciencia” Mecenas

Daniel César Román Mecenas

Eva Morales Galindo
Mecenas

Sergio Requena
“!Muchos abrazos! ¿Qué os parece hacer un programa sobre el deporte de la escalada en clave científica?”
Mecenas

José Luis Sánchez Lozano
Mecenas

Ignacio Arregui
Mecenas

Fernando Antonio Navarrete Porta
Mecenas

David Valentín Puertas de la Plaza
Mecenas

Sebastián Ulises Abdel Aguiar
Mecenas

Susana Larrucea Mecenas

José Luis Orive Anda
“Agradecimiento” Mecenas

Carlos Serrano
Mecenas

Rubén Barrante
Mecenas

Diego Jesús Rosa Gil
“Muchas gracias por vuestros programas*
Mecenas

Celestino Montoza Jarque
“Ni el ERTE, ni pagar a hacienda ha evitado mi humilde donativo para agradeceros el conocimiento que ofrecéis.”
Mecenas

JMiguel Zubillaga Veramend
Mecenas

Juan Luis Jimeno Higuero
Mecenas

Marlon Laguna
Mecenas

Rosangel Tejeda Mecenas

Anónimo
“Reciban saludos y gratitud enviados desde México. Gracias por su continuado esfuerzo.”
Mecenas

Luis Fernando García Álvarez Mecenas

Emilio Pérez Mayuet
“Gracias por vuestro trabajo” Mecenas

Daniel Pérez Alonso Mecenas

Ricardo Sacristán Laso
Mecenas

Jorge Olalla
Mecenas

Juan Cuadro Espada
Mecenas

Montserrat Pérez González
Mecenas

Federico Roviralta Pena
Mecenas

Benjamín Toral Fernández
Mecenas

Alberto Hernando Martínez
“Me quedo en casa escuchando Cienciaes”
Mecenas

Jesús Casero Manzanaro
“Seguir, por favor.”
Mecenas

Ramón Bernardo
Mecenas

Timoteo Jesús Colomino Ceprian
“Apoyo a la Ciencia”
Mecenas

Antonio Castro Casal
Mecenas

Daniel César Román Sáez
Mecenas

Miguel García Cordero
“Gracias por tanta horas de conocimiento y entretenimiento. No tengo palabras para agradeceros la dedicación y el esfuerzo que hacéis por mantener este proyecto. Me uno al grupo de amigos que colaboran a conseguirlo. Un fuerte abrazo a todos y en especial a ti Ángel.”
Mecenas

Javier Martin Ona
Mecenas

Carolina Ledesma Prieto
“Gracias por el trabajo que hacen”
Mecenas

Claudio Leon Delgado
Mecenas

José María Aritzeta Iraola
“Muchas gracias por enseñar y entretener. Me hacéis pasar muy buenos momentos”
Mecenas

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page