Cienciaes.com

Hablando con científicos podcast - cienciaes.com suscripción

Hablando con Científicos

El conocimiento científico crece gracias a la labor de miles de personas que se esfuerzan, hasta el agotamiento, por encontrar respuestas a los enigmas que plantea la Naturaleza. En cada programa un científico conversa con Ángel Rodríguez Lozano y abre para nosotros las puertas de un campo del conocimiento.

Cazar con plomo, intoxicar con plomo. Hablamos con Rafael Mateo.

Cazar con plomo, intoxicar con plomo. Hablando con Científicos Podcast - Cienciaes.com
En el centro de la península ibérica, en la provincia de Ciudad Real, se encuentra el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel, uno de los escasos lugares del mundo en los que el agua, producto del desbordamiento natural de los ríos, inunda una gran extensión de terreno interior. El agua favorece el desarrollo de un ecosistema acuático único en el que encuentran refugio y descanso numerosas aves en sus largos desplazamientos migratorios.

El lugar fue famoso durante siglos, una fama potenciada por el interés de nobles y reyes aficionados a la caza. La prueba de ello es que la primera referencia conocida al lugar la escribe, en el año 1.325, el Infante Don Juan Manuel en su “Libro de la Caza”. En 1575, Felipe II dio orden de que “se guardase muy bien” el lugar, tanto por la belleza de los parajes como por la abundancia de presas, especialmente aves, cuya caza era una de las aficiones favoritas del monarca y su corte. Para los nobles de aquellos tiempos, la moda consistía en cazar utilizando el arte de la cetrería, es decir, mediante aves rapaces, halcones y azores principalmente. Sin embargo, ya por entonces existían rudimentarias armas de fuego capaces de disparar una carga de perdigones.

Los perdigones de plomo son bolas pequeñas de este metal que, disparadas en grupo por una escopeta, impactan en la presa provocando múltiples heridas. Los primeros perdigones eran fabricados artesanalmente hasta que en 1782 el británico Willian Watts, según dice la leyenda, soñó con una nueva forma de producir perdigones de plomo en cantidades industriales. El método consistía en dejar caer, desde gran altura, gotas de plomo fundido para que, al enfriarse durante la caída, adquirieran forma esférica. De aquellas fábricas quedan aún altas construcciones como la Torre de los Perdigones de Sevilla, de 45 metros de altura, construida en 1890.

Así pues, durante varios siglos, el plomo en forma de perdigones ha sido diseminados por los espacios naturales de todo el orbe, especialmente en lugares donde hay una gran abundancia de aves, como es el caso del Parque Nacional de las Tablas de Daimiel. Aunque allí está prohibida la caza desde 1959, la historia de este humedal, ahora integrado dentro de la “Mancha Húmeda” y protegido como Reserva de la Biosfera y Zona de Especial Protección de Aves (ZEPA), estuvo ligada desde tiempos remotos a la afición por la caza.

Hoy, en las Tablas de Daimiel habita una multitud enorme de patos colorados, patos cuchara, garzas imperiales, garzas reales, garcetas, martinetes y otras muchas especies que encuentran refugio y descanso entre las grandes extensiones encharcadas por las aguas dulces del río Guadiana y las salobres del Gigüela. Allí, protegidas por un mosaico de islas pobladas de carrizo, juncos, bayuncos y castañuelas, las aves llegaron durante siglos por millares desde los lugares más alejados del planeta. Hasta 1959, fecha en la que se prohibió la caza, muchas de las aves eran abatidas bajo un lluvia de plomo. Una buena parte de ese plomo, en forma de perdigones, aun permanece en el fondo de las charcas y en los lugares cercanos a los antiguos puestos de caza.

Don Rafael Mateo Soria, Investigador del Grupo de Toxicología de Fauna Silvestre, Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos y Profesor titular de la Universidad de Castilla La Mancha ha llevado a cabo durante los últimos años diversos estudios sobre la toxicología del plomo y mercurio en organismos, especialmente en las aves de las Tablas de Daimiel. Las aves acostumbran a ingerir pequeñas piedrecitas que después almacenan en la molleja y las utilizan como una muela para deshacer las plantas que ingieren. Desgraciadamente para ellas, confunden a los perdigones con piedrecillas y no dudan en ingerirlos. Como consecuencia, los perdigones se van desgastando en la molleja y se inicia un proceso de envenenamiento que tiene efectos nefastos en su salud de los animales y, como es lógico, de las personas que las comen.

Le invito a escuchar la entrevista sobre “Ecotoxicología del perdigón de plomo” en este episodio de Hablando con Científicos.

Referencias:

El Parque de las Tablas de Daimiel

Fauna del Parque de Daimiel

Parque Nacional de las Tablas de Diamiel

Félix Rodríguez de la Fuente en las Tablas de Daimiel I

Félix Rodríguez de la Fuente en las Tablas de Daimiel II


Botón de donación
Hace 11 años que levantamos el vuelo y queremos seguir volando. Apoya a CienciaEs haciéndote MECENAS con una donación periódica o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
33,4 millones de audios servidos desde 2009

Agradecemos la donación de:

Fernando de Bayon Mecenas

Manuel Torres Sevilla Mecenas

Timoteo Jesús Colomino
“Apoyo a la ciencia” Mecenas

Daniel César Román Mecenas

Eva Morales Galindo
Mecenas

Sergio Requena
“!Muchos abrazos! ¿Qué os parece hacer un programa sobre el deporte de la escalada en clave científica?”
Mecenas

José Luis Sánchez Lozano
Mecenas

Ignacio Arregui
Mecenas

Fernando Antonio Navarrete Porta
Mecenas

David Valentín Puertas de la Plaza
Mecenas

Sebastián Ulises Abdel Aguiar
Mecenas

Susana Larrucea Mecenas

José Luis Orive Anda
“Agradecimiento” Mecenas

Carlos Serrano
Mecenas

Rubén Barrante
Mecenas

Diego Jesús Rosa Gil
“Muchas gracias por vuestros programas*
Mecenas

Celestino Montoza Jarque
“Ni el ERTE, ni pagar a hacienda ha evitado mi humilde donativo para agradeceros el conocimiento que ofrecéis.”
Mecenas

JMiguel Zubillaga Veramend
Mecenas

Juan Luis Jimeno Higuero
Mecenas

Marlon Laguna
Mecenas

Rosangel Tejeda Mecenas

Anónimo
“Reciban saludos y gratitud enviados desde México. Gracias por su continuado esfuerzo.”
Mecenas

Luis Fernando García Álvarez Mecenas

Emilio Pérez Mayuet
“Gracias por vuestro trabajo” Mecenas

Daniel Pérez Alonso Mecenas

Ricardo Sacristán Laso
Mecenas

Jorge Olalla
Mecenas

Juan Cuadro Espada
Mecenas

Montserrat Pérez González
Mecenas

Federico Roviralta Pena
Mecenas

Benjamín Toral Fernández
Mecenas

Alberto Hernando Martínez
“Me quedo en casa escuchando Cienciaes”
Mecenas

Jesús Casero Manzanaro
“Seguir, por favor.”
Mecenas

Ramón Bernardo
Mecenas

Timoteo Jesús Colomino Ceprian
“Apoyo a la Ciencia”
Mecenas

Antonio Castro Casal
Mecenas

Daniel César Román Sáez
Mecenas

Miguel García Cordero
“Gracias por tanta horas de conocimiento y entretenimiento. No tengo palabras para agradeceros la dedicación y el esfuerzo que hacéis por mantener este proyecto. Me uno al grupo de amigos que colaboran a conseguirlo. Un fuerte abrazo a todos y en especial a ti Ángel.”
Mecenas

Javier Martin Ona
Mecenas

Carolina Ledesma Prieto
“Gracias por el trabajo que hacen”
Mecenas

Claudio Leon Delgado
Mecenas

José María Aritzeta Iraola
“Muchas gracias por enseñar y entretener. Me hacéis pasar muy buenos momentos”
Mecenas

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page