Cienciaes.com

Hablando con científicos podcast - cienciaes.com suscripción

Hablando con Científicos

El conocimiento científico crece gracias a la labor de miles de personas que se esfuerzan, hasta el agotamiento, por encontrar respuestas a los enigmas que plantea la Naturaleza. En cada programa un científico conversa con Ángel Rodríguez Lozano y abre para nosotros las puertas de un campo del conocimiento.

Antecedentes de la evolución humana. Hablamos con Sergio Almécija

Evolución humana - Hablando con Científicos podcast - CienciaEs.com

El árbol de la vida es muy complejo, especialmente cuando se estudian las ramas relacionadas con la evolución humana. Los descubrimientos de los últimos tiempos en campos como la paleontología, la biología o la genética han obligado a reescribir, una vez más, nuestra historia evolutiva, sin que eso signifique que se conozca, por fin, cual fue la cadena real de acontecimientos. Para comprender los entresijos de la evolución humana os invitamos a escuchar hoy en Hablando con Científicos a Sergio Almécija, investigador en el Museo Americano de Historia Natural.

Sergio comienza la charla explicando cómo han cambiado las cosas en los últimos tiempos. Si antes se llamaba “homínidos” a aquellas criaturas conectadas inequívocamente con el linaje humano y “póngidos” a los ancestros de los grandes simios, es decir, los orangutanes, gorilas y chimpancés, ahora la división es distinta. La familia “hominidae” agrupa al conjunto formado por humanos y grandes simios, mientras que aquellos relacionados exclusivamente con la evolución humana reciben el nombre de “homininos”.

La razón, explica Sergio Almécija, es que, si partimos de la rama del árbol de la vida que contiene al ancestro común de los primates y vamos ascendiendo en el tiempo hacia el momento actual, observamos que los orangutanes, gorilas, chimpancés y humanos se fueron separando del tronco común en muy distintos tiempos. La primera rama en separarse fue la que dio origen a los orangutanes, mientras que el resto continuaba en una rama común. Más tarde, se produjo una nueva escisión que dio lugar a los gorilas y a una criatura que es ancestro de chimpancés y humanos, los cuales tomaron caminos evolutivos separados mucho después. No tiene sentido, pues, pensar que los grandes simios forman una agrupación ajena a la nuestra porque, como la biología evolutiva ha demostrado, los chimpancés tienen con nosotros más cosas en común que con los gorilas o los orangutanes.

La evolución no entiende de personalismos, por más que nos empeñemos en asignarnos el rol de “reyes de la creación”. Ni el ser humano desciende del mono, ni está más evolucionado que los demás simios porque, como le sucede a todas y cada una de las criaturas que existen, simplemente es el producto actual de un camino evolutivo propio. Todos descendemos de un ancestro común, un ancestro que, cuando se analiza la rama evolutiva de los homínidos, ya poseía algunas características que los humanos hemos conservado y los grandes simios han perdido, mientras que otras se han conservado en los grandes simios y no en los humanos. Nuestro ancestro común, sea cual sea, era una criatura sorprendente.

Realmente no sabemos cómo era el ancestro común a los homínidos. Es tal la diversidad de especies que han proliferado, y desaparecido, que encontrar esa criatura-madre en la evolución resulta una tarea casi imposible. Una forma de afrontar el problema consiste en analizar los fósiles encontrados hasta ahora, pero con una visión amplia, menos antropocéntrica.

Sergio Almécija y su grupo de colaboradores ha puesto el punto de mira en una criatura que vivió hace entre 8,3 y 6,7 millones de años, en tiempos en los que debía existir el ancestro de la que descienden humanos y chimpancés. Sus restos fósiles aparecieron a mediados del siglo XIX en una mina de lignito conocida como Montebamboli, en la Toscana italiana, razón por la que se le dio el nombre de Oreopithecus bambolii.

Uno de los esqueletos mejor conservados de Oreopithecus bambolii es el IGF 11778 (en la imagen), ampliamente estudiado hasta ahora, aunque Almecija y sus colegas han podido examinarlo con más detenimiento gracias a un estudio de restos que aún permanecían en la roca que lo envolvía. El estudio ha sido publicado en la revista científica PNAS y en él se corrigen varias interpretaciones anteriores sobre su anatomía, en especial su columna vertebral.

Oreopithecus bambolii vivió y evolucionó en una isla que ocupaba lo que hoy es la Toscana y Cerdeña. Las características especiales de su anatomía han propiciado un intenso debate sobre su forma de desplazamiento, que refleja una adaptación a la locomoción bípeda. La forma de los huesos de sus manos y el torso tienen características más cercanas a los humanos, mientras que otras, como la longitud de los brazos o la orientación de los dedos de los pies, tienen rasgos comunes con los otros grandes simios. Oreopithecus bambolii destaca como modelo del ancestro común al chimpancé y al humano, aunque no sea un ancestro directo. Se extinguió cuando la isla que habitaba, debido a cambios geológicos, entró en contacto con el continente y permitió la llegada de nuevos depredadores.

Os invito a conocer con detalle el contenido de estas investigaciones escuchando, Sergio Almécija, investigador en el American Museum of Natural History y en el New York Consortium of Evolutionary Primatology, así como en el fInstitut Català de Paleontologia Miquel Crusafont.

Referencia:
Hammond et al., Insights into the lower torso in late Miocene hominoid Oreopithecus bambolii. PNAS publicado el 23 de diciembre de 2019


Botón de donación
Hace 11 años que levantamos el vuelo y queremos seguir volando. Apoya a CienciaEs haciéndote MECENAS con una donación periódica o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
34,9 millones de audios servidos desde 2009

Agradecemos la donación de:

Armando J. Arratia
“Felicidades Angel por el magnífico trabajo que realizan.
No me pierdo ni un solo podcast.”
Mecenas

Alberto Prado
Mecenas

Álvaro José Mateos
Mecenas

Mª I de Mir del Pozo
Mecenas

Celestino Montoza Jarque
Mecenas

Eulogio González Moreno
Mecenas

Anónimo
“Agradecidos desde México. Gracias por su esfuerzo.”
Mecenas

Antonio Espuch Abad
Mecenas

María Guillermina Tablar Iglesias
Mecenas

Higinio Rodríguez Lorenzo
Mecenas

Jesús Casero Manzanero
“Seguir por favor”
Mecenas

Javier Alagón Cano
“ Mi reconocimiento y agradecimiento permanentes.”
Mecenas

Iván Iglesias
“Gracias por vuestros interesantísimos programas, a pesar de mi limitada aportación. Mil gracias.”
Mecenas

Roberto Martínez Sánchez
Mecenas

Ignacio de Rey Stolle
Donativo a Ciencia Para Escuchar
Mecenas

Oriol Pujol Romanyà
Mecenas

Marta Milagros Salesa Calvo
“Donación Ciencia para Escuchar”
Mecenas

Timoteo Jesús Colomino
“Apoyo a la Ciencia”
Mecenas

Claudio León Delgado
Mecenas

Fernando Antonio Navarrete
Mecenas

Agustín Fernández Abril
Mecenas

Holger Benthien
Mecenas

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page