Cienciaes.com

Hablando con científicos podcast - cienciaes.com suscripción

Hablando con Científicos

El conocimiento científico crece gracias a la labor de miles de personas que se esfuerzan, hasta el agotamiento, por encontrar respuestas a los enigmas que plantea la Naturaleza. En cada programa un científico conversa con Ángel Rodríguez Lozano y abre para nosotros las puertas de un campo del conocimiento.

Una ciudad en Marte. Hablamos con Guillem Anglada y Gisela Detrell.

Una ciudad en Marte - Hablando con Científicos podcast - CienciaEs.com

Tempe Mensa es una meseta en forma de cuña, de más de 50 kilómetros de largo y 30 en su parte más ancha, que se eleva más de mil metros sobre el terreno circundante, excavado en tiempos lejanos por una enorme corriente de agua. Los bordes de Tempe Mensa son laderas escarpadas, más pronunciadas en el suroeste, donde un meteorito de grandes dimensiones impactó con tal violencia que dejó una cicatriz en forma de cráter de 22 kilómetros de diámetro. Las imágenes aéreas del lugar son impresionantes, pero lo es más aún imaginar allí a NUWA, una gran ciudad capaz de albergar a un millón de habitantes. Es un esfuerzo de imaginación importante, porque Tempe Mensa no está en la Tierra, está en Marte.

El proyecto es consecuencia del reto lanzado a la comunidad científica internacional por la Mars Society en 2019. Esta organización, dedicada a la exploración humana y el asentamiento en el planeta Marte, lleva 22 años trabajando para convencer al público, a los medios de comunicación y a los gobiernos de los beneficios que tendría para la humanidad la exploración del Planeta Rojo y el establecimiento de una colonia humana permanente. El reto de 2019 consistía en diseñar una Ciudad-Estado, con capacidad para un millón de habitantes, autoabastecida. Un total de 175 equipos formados por científicos, ingenieros, arquitectos y técnicos de todas las disciplinas, de una docena de países, aceptaron el reto y, entre los finalistas, se encontraba un proyecto español denominado “NUWA”.

Nuwa es una ciudad pensada de tal manera que pueda autosostenerse y crecer en Marte, sin depender de la Tierra. Con esta idea en mente, dos de los autores del proyecto, Guillém Anglada Escudé y Gisella Detrell explican con detalle en Hablando con Científicos los aspectos más relevantes de esta futurista ciudad marciana. En el proyecto han participado investigadores del Instituto de Estudios Espaciales de Cataluña, la firma de arquitectura ABIBOO Studio, la Universidad Politécnica de Cataluña y el Instituto de Ciencias del Cosmos de la Universidad de Barcelona.

Vivir en Marte no es fácil. El planeta es más pequeño que la Tierra, su gravedad es aproximadamente un tercio de la terrestre, la atmósfera está compuesta de dióxido de carbono fundamentalmente y la presión atmosférica no llega a ser la centésima parte de la existente aquí al nivel del mar. El clima es muy frío, la temperatura media ronda los 60 ºC bajo cero, aunque en momentos puntuales, cerca del ecuador, puedan llegar a alcanzarse los 20ºC. Otro aspecto importante es la radiación que llega a la superficie porque, al tener atmósfera tan débil y carecer de un campo magnético que proteja al planeta, los rayos cósmicos y el viento solar se convierten en fuentes nocivas para sus habitantes en la superficie.

Para salvar esos inconvenientes, NUWA ha sido diseñada de forma que su parte habitable se encuentre en el interior de la roca, dentro de túneles excavados en las paredes de los acantilados situados al Sur de Tempe Mesa en cuyo interior se disponen numerosos cilindros interconectados de aproximadamente 10 m de diámetro que se extienden desde el exterior iluminado hasta aproximadamente 150 m dentro de la roca. La situación, a 27 grados de latitud norte, y la orientación sur proporcionaría luz natural abundante durante la mayor parte de las estaciones en el frente de los habitáculos que asoman por el acantilado y miran a las regiones bajas. Dado que los edificios deberían contener aire respirable a una presión superior a la existente en el exterior, las paredes de roca tendrían un doble cometido, por un lado, servirían para contener la presión y, por otro, protegerían a sus habitantes de la dañina radiación existente en el exterior.

Por supuesto, los investigadores también han diseñado instalaciones exteriores que facilitan la energía necesaria para el consumo de la ciudad y sus elementos. En la llanura superior de Tempe Mensa proponen colocar una extensa superficie de paneles solares y, más alejada, en el otro extremo de la meseta, una central nuclear que permitiera ofrecer una energía sostenida en los casos en los que las instalaciones solares no proporcionaran cantidad suficiente, como sucedería en caso de averías o durante las tormentas de polvo que, de cuando en cuando, envuelven todo el planeta. El lugar debe proporcionar materias primas necesarias para la supervivencia, como agua, oxígeno o alimentos, como infraestructura para extracción de minerales, instalaciones para la elaboración de los paneles solares, construcción de cohetes espaciales y lanzaderas para transporte de personas con la Tierra, etc.

Todos los desafíos que plantea la construcción y supervivencia de una ciudad en Marte no solamente tienen como objetivo alcanzar el sueño de visitar y poblar otros lugares del Sistema Solar, sino que también nos enseñan a resolver los problemas y desafíos que tenemos los habitantes de la Tierra para conseguir comunidades humanas sostenibles en nuestro propio planeta.

De estas cosas y otras muchas hablamos con Guillém Anglada Escudé investigador del Instituto de Ciencias del Espacio (CSIC) y del Instituto de Estudios Espaciales de Cataluña y a Gisella Detrell, investigadora en el Instituto de Sistemas Espaciales de la Universidad de Stuttgart en Alemania. Os invito a escucharlos en Hablando con Científicos.

Más información:
Finalistas elegidos en el concurso de diseño de Mars City State
Mars Society

Imágenes de ABIBOO Studio / SONet (Gonzalo Rojas & Sebastián Rodriguez)


Botón de donación
Apoya a CienciaEs haciéndote MECENAS con una donación periódica o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
35,3 millones de audios servidos desde 2009

Agradecemos la donación de:

Davis Tejadas
Mecenas a través de Patreon

Daniel Aragay
Nuevo mecenas a través de Patreon

Victoria del Castillo
Nuevo mecenas a través de Patreon

Daniel Pérez Arias
Nuevo mecenas a través de Paypal

Javier y María del Carmen
“Hace once años que descargo y escucho más de una vez vuestros podcasts, los mejores en mi opinión. Impagable lo didáctico de vuestros programas. Gracias por la oferta divulgativa y por hacerla tan asequible a todo el mundo.”
Mecenas

Eduardo Ortega
“Saludos un Chileno que los escucha siempre desde Nueva Zelanda trabajando con los kiwis jeje, aguante la Ciencia”
Mecenas

Francisco Casado
“He descubierto recientemente vuestros podcast. Gracias por este estupendo trabajo de divulgación científica. Continuad así. “
Mecenas

David Urreta Muñoz
Mecenas

Óscar Ortuño
Mecenas

Rubén Barrante
Mecenas

Anónimo
“En estos aciagos tiempos la ciencia a través de ustedes no solo ilustra, también es entretenimiento, alegría y esperanza de que el mundo mejore. ¡Gracias, Ángel y todo el equipo!”
Mecenas

Amilcar Hernández
Mecenas

José Luis Alonso
Mecenas

Eva García Lumbreras
Mecenas

Armando J. Arratia
“Felicidades Angel por el magnífico trabajo que realizan.
No me pierdo ni un solo podcast.”
Mecenas

Alberto Prado
Mecenas

Álvaro José Mateos
Mecenas

Mª I de Mir del Pozo
Mecenas

Celestino Montoza Jarque
Mecenas

Eulogio González Moreno
Mecenas

Anónimo
“Agradecidos desde México. Gracias por su esfuerzo.”
Mecenas

Antonio Espuch Abad
Mecenas

María Guillermina Tablar Iglesias
Mecenas

Higinio Rodríguez Lorenzo
Mecenas

Jesús Casero Manzanero
“Seguir por favor”
Mecenas

Javier Alagón Cano
“ Mi reconocimiento y agradecimiento permanentes.”
Mecenas

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page