Cienciaes.com

Quilo de Ciencia podcast - cienciaes.com suscripción

Quilo de Ciencia

El quilo, con “q” es el líquido formado en el duodeno (intestino delgado) por bilis, jugo pancreático y lípidos emulsionados resultado de la digestión de los alimentos ingeridos. En el podcast Quilo de Ciencia, realizado por el profesor Jorge Laborda, intentamos “digerir” para el oyente los kilos de ciencia que se generan cada semana y que se publican en las revistas especializadas de mayor impacto científico. Los temas son, por consiguiente variados, pero esperamos que siempre resulten interesantes, amenos, y, en todo caso, nunca indigestos.

El jalear de los genes de la reina

Quilo de Ciencia podcast - cienciaes.com

Aunque creo que los insectos siguen siendo todavía más repugnantes que los políticos, o los ricos, sin embargo, como sucede también con estos últimos, algunos de ellos son muy apreciados. Probablemente, el insecto más apreciado sea la abeja melífera, productora de la sabrosa miel, y también de la llamada jalea real.

La abeja es un insecto social fascinante. Como es sabido, la estructura social de las abejas consta de tres castas, sexualmente definidas y muy desiguales en sus derechos y obligaciones. En primer lugar, tenemos a los zánganos, machos cuya función es solo la de fecundar a la reina. Los zánganos poseen un solo juego de cromosomas, lo que los convierte en algo similares a los hombres porque estos solo poseen un cromosoma X y otro Y, y no dos juegos idénticos y completos de cromosomas, como sucede con las mujeres, y también con las abejas obreras y reinas, que son hembras y constituyen las dos castas de abejas restantes.

Al igual que ocurre, pues, con hombres y mujeres, las diferencias entre zánganos, y obreras y reinas pueden explicarse por los distintos juegos de cromosomas que poseen. Sin embargo, las diferencias entre obreras y reinas, ambas hembras y con genomas idénticos, no pueden explicarse de la misma forma. Estas diferencias son muy importantes. Las obreras nacen con órganos sexuales atrofiados y no pueden reproducirse. Además, su vida está perfectamente programada para realizar diferentes funciones en beneficio de la colonia, a medida que envejecen. Las obreras jóvenes limpian la colmena y alimentan a las larvas; más adelante, recogen el polen traído por las abejas recolectoras y protegen la colmena; finalmente, se convierten en abejas recolectoras y salen de la colmena en busca de polen y néctar. Tras cinco o seis semanas de vida, las obreras mueren.

Larga vida a la reina

Las abejas reina, sin embargo, dedican sus casi cuatro años de vida exclusivamente a la reproducción; jamás salen de la colonia y se encuentran siempre rodeadas de obreras que la limpian y la alimentan. La reina puede poner hasta 2.000 huevos por día en primavera: más peso en huevos que el de su propio cuerpo. La reina es, sin duda, la reina madre por antonomasia, ya que es madre del resto de los individuos de la colonia.

¿A qué se debe esta dramática diferencia entre los destinos de las abejas obreras y la reina, que son, como hemos dicho, abejas hembra con idénticos genomas?
Y bien, es conocido desde hace décadas que la diferencia la causa la diferente alimentación suministrada a las larvas de obreras y reinas. Desde su eclosión, las larvas de las obreras, durante su desarrollo dentro de una celdilla de la colmena, son alimentadas con jalea real durante los primeros tres días, y a partir de ese momento, con miel. Sin embargo, las larvas de las escasas hembras que se convertirán en reinas son alimentadas exclusivamente con jalea real durante todo su desarrollo.

Estupendo, pero esto no responde realmente la pregunta anterior, porque: ¿qué posee la jalea real para causar semejante transformación? ¿Qué fenómeno opera aquí en las larvas de las abejas para que, a partir de un mismo genoma, aparezcan individuos con características y destinos tan diferentes?

Epigenética real

La respuesta a este enigma la han hallado un grupo de investigadores alemanes y australianos que publican sus resultados en la revista PLOS biology. Podrá sorprender a muchos, pero la respuesta no se encuentra en la genética, sino en la epigenética. La epigenética (del griego epi: sobre) estudia los mecanismos de modificación química de los genes que, sin afectar a la secuencia de letras del ADN, modulan su actividad. Mediante modificaciones químicas en lugares determinados, sobre todo mediante la adición o eliminación de grupos metilo (-CH3 para quienes recuerden algo de química), los genes pueden apagarse o ponerse en marcha.

De esta manera, si el genoma de un organismo contiene un conjunto de genes que, apagados, generan una casta determinada, pero que, encendidos, es decir, activados, generan otra casta diferente, dependiendo del encendido o apagado de los genes podremos encontrarnos con organismos muy diferentes. Esto es lo que sucede con las obreras y la reina de las abejas. Los investigadores arriba mencionados han estudiado si los genes de obreras y abejas estaban diferencialmente metilados, es decir, modificados mediante la adición de grupos metilo. Estos grupos confieren diferentes propiedades químicas a las regiones de ADN en las que han sido añadidos y, por esta razón, el funcionamiento de los genes cambia. Y bien, los investigadores han encontrado que nada menos que 550 genes son modificados al alimentar una larva exclusivamente con jalea real, lo que la convierte en reina, al estar estos genes menos metilados y, por tanto, más activos, que en el caso de las obreras, alimentadas con miel. Estos genes son los que permiten el desarrollo de los órganos sexuales maduros en la reina y una mucha mayor longevidad, entre otras cosas.

Ya ve usted, otro misterio desvelado por la ciencia, en esta ocasión sobre la mejor amiga insecto del ser humano. Y es que, cuando lo pensamos bien, el simple acto de extender miel sobre una tostada da para maravillarse toda una vida.

OTROS PROGRAMAS RELACIONADOS.

Pesca de genes con mosca. Quilo de Ciencia podcast

Seis patas tiene la vida. Podcast

OBRAS DE JORGE LABORDA.

Una Luna, una civilización. Por qué la Luna nos dice que estamos solos en el Universo

One Moon one civilization why the Moon tells us we are alone in the universe

Adenio Fidelio

El embudo de la inteligencia y otros ensayos

Las mil y una bases del ADN y otras historias científicas

Se han clonado los dioses.


Botón de donación
Hace 11 años que levantamos el vuelo y queremos seguir volando. Apoya a CienciaEs haciéndote MECENAS con una donación periódica o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
33,5 millones de audios servidos desde 2009

Agradecemos la donación de:

Fernando de Bayon Mecenas

Manuel Torres Sevilla Mecenas

Timoteo Jesús Colomino
“Apoyo a la ciencia” Mecenas

Daniel César Román Mecenas

Eva Morales Galindo
Mecenas

Sergio Requena
“!Muchos abrazos! ¿Qué os parece hacer un programa sobre el deporte de la escalada en clave científica?”
Mecenas

José Luis Sánchez Lozano
Mecenas

Ignacio Arregui
Mecenas

Fernando Antonio Navarrete Porta
Mecenas

David Valentín Puertas de la Plaza
Mecenas

Sebastián Ulises Abdel Aguiar
Mecenas

Susana Larrucea Mecenas

José Luis Orive Anda
“Agradecimiento” Mecenas

Carlos Serrano
Mecenas

Rubén Barrante
Mecenas

Diego Jesús Rosa Gil
“Muchas gracias por vuestros programas*
Mecenas

Celestino Montoza Jarque
“Ni el ERTE, ni pagar a hacienda ha evitado mi humilde donativo para agradeceros el conocimiento que ofrecéis.”
Mecenas

JMiguel Zubillaga Veramend
Mecenas

Juan Luis Jimeno Higuero
Mecenas

Marlon Laguna
Mecenas

Rosangel Tejeda Mecenas

Anónimo
“Reciban saludos y gratitud enviados desde México. Gracias por su continuado esfuerzo.”
Mecenas

Luis Fernando García Álvarez Mecenas

Emilio Pérez Mayuet
“Gracias por vuestro trabajo” Mecenas

Daniel Pérez Alonso Mecenas

Ricardo Sacristán Laso
Mecenas

Jorge Olalla
Mecenas

Juan Cuadro Espada
Mecenas

Montserrat Pérez González
Mecenas

Federico Roviralta Pena
Mecenas

Benjamín Toral Fernández
Mecenas

Alberto Hernando Martínez
“Me quedo en casa escuchando Cienciaes”
Mecenas

Jesús Casero Manzanaro
“Seguir, por favor.”
Mecenas

Ramón Bernardo
Mecenas

Timoteo Jesús Colomino Ceprian
“Apoyo a la Ciencia”
Mecenas

Antonio Castro Casal
Mecenas

Daniel César Román Sáez
Mecenas

Miguel García Cordero
“Gracias por tanta horas de conocimiento y entretenimiento. No tengo palabras para agradeceros la dedicación y el esfuerzo que hacéis por mantener este proyecto. Me uno al grupo de amigos que colaboran a conseguirlo. Un fuerte abrazo a todos y en especial a ti Ángel.”
Mecenas

Javier Martin Ona
Mecenas

Carolina Ledesma Prieto
“Gracias por el trabajo que hacen”
Mecenas

Claudio Leon Delgado
Mecenas

José María Aritzeta Iraola
“Muchas gracias por enseñar y entretener. Me hacéis pasar muy buenos momentos”
Mecenas

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page