Cienciaes.com

Ciencia y Genios podcast cienciaes.com suscripción

Ciencia y genios

Las mentes más claras de la historia han ido tejiendo poco a poco la intrincada tela de araña del conocimiento científico. En cada programa del podcast Ciencia y Genios les ofreceremos la biografía de un gran sabio escrita por varios autores.

Ibn Tufayl, la certera intuición

Ibn Tufayl, la certera intuición  - Ciencia y Genios podcast - CienciaEs.com

La ciencia ha seguido caminos enredados para llegar hasta nosotros. A finales del primer milenio y principios del segundo, mientras el resto de los pueblos europeos se sumergía en la oscuridad, el flujo del saber encontró camino desde el norte de África hasta los reinos musulmanes que habitaban el sur de la península ibérica.

En Al-Andalus florecía el saber. Ciudades populosas como Córdoba, Sevilla o Granada albergaban mentes ilustres en el campo de la medicina, de la filosofía o de la astronomía, inspiradas en los textos clásicos griegos. Hubo grandes sabios cuyas enseñanzas han quedado sepultadas por el manto del olvido. Hoy, Antonio Claret, astrofísico e investigador en el Instituto de Astrofísica de Andalucía (CSIC), cuenta la historia novelada de uno de aquellos sabios.

Aunque la historia está basada en hechos reales, el autor se toma la libertad de imaginar a Ibn Tufayl como un anciano que pasa sus últimos días en soledad, visitado por su atenta sobrina, Fátima.

A continuación ofrecemos unos retazos de lo que Antonio Claret cuenta en el podcast:

Ibn Tufayl, nacido en Guadix (Granada) en el siglo XII, es casi con completa seguridad el científico granadino que más ha influido en el pensamiento de Occidente. Fue un fiel seguidor de Avempace y se interesó particularmente por el éxtasis intelectual de Avicena y el sufismo de Algacel. Ibn Tufayl también fue médico, primero en Granada y luego en otras ciudades del antiguo Al-Andalus. Mas tarde renunció al cargo de médico real en favor de su discípulo, Averroes.

Pionero de la revolución anti-ptolomaica enraizada en las enseñanzas de Aristóteles, Ibn Tufayl negaba los epiciclos y excéntricas por su imposibilidad física, detalle de suma importancia dado que los modelos vigentes en aquella época se basaban solo en la Geometría. Su importancia se puede medir también a través de su influencia en Averroes, o en su otro discípulo, Alpetragio, quien escribe:

“Ibn Tufayl había encontrado una teoría nueva sobre el movimiento de los planetas. Deducía sus movimientos mediante principios distintos a los de Ptolomeo y rechazaba las excéntricas y epiciclos. Con este sistema, todos los movimientos celestes podían ser verificados. Había prometido escribir sobre el asunto.”

Esta obra, si ha existido, todavía no ha sido recuperada.

La influencia de este astrónomo granadino incluso ha llegado a la literatura europea: tanto el Robinson Crusoe de D. Dafoe como el Emilio de J. J. Rousseau parecen tener claros tintes de la obra de Ibn Tufayl, El filósofo autodidacta, que narra la evolución científica, filosófica y mística de un niño (Hayy Ibn Yaqzan) que crece solitario en una isla en la India. Vale la pena poner en relieve algunos aspectos de esta obra en lo que concierne a la ciencia y en particular, a la Astronomía.

En el capitulo II cuenta que Hayy era hijo de una princesa que, atosigada por el rey, su hermano, esconde el nacimiento de un hijo y lo arroja al mar. En dicho capitulo, Ibn Tufayl contrapone el papel de la generación espontánea de su héroe frente a un nacimiento natural.

Sólo el hecho que Ibn Tufayl no creyera ciegamente en la teoría de la generación espontánea (ya que la compara con otra) tiene ya un impacto científico considerable. Nótese que sólo unos 6 siglos después el problema de la generación espontánea fue resuelto por Pasteur.

En el transcurso del capitulo II comenta los diversos tipos de observaciones que hace el niño de los animales, sintiéndose inferior a estos. Pero luego pierde a la gacela que le había criado. Trata de explicar su muerte, mas descubre el desprecio por lo material (capitulo III). En el capitulo IV, ya encontramos a nuestro personaje en su choza, con animales domesticados y extiende sus estudios a los reinos vegetal y mineral. Busca el significado del alma. A los veintiocho años, investiga la forma y la materia de los cuerpos. Empieza el estudio de los cuerpos celestes y niega la posibilidad del infinito.

El quinto capitulo trata bastante de Astronomía y esperábamos encontrar algo de la propia teoría de Ibn Tufayl sobre el movimiento de los planetas. Sin embargo, encontramos nada mas que esta frase: “Exponer sus progresos en esta ciencia sería largo y es asunto divulgado en los libros; para nuestro propósito basta con lo que hemos expuesto”.

Volviendo a tema central del libro, Hayy Ibn Yaqzan llega a la conclusión de que debe existir un ser incorpóreo, creador de las demás criaturas. Luego descubre otra faceta de la mística: Entra en éxtasis y, en seguida, Hayy tiene visiones de la esfera de las estrellas fijas, haciendo un símil con espejos que reflejan muchas luces.

Antonio Claret (01/2019)

Nota del autor: Esta biografía está basada en hechos reales. Sin embargo, los diálogos de Ibn Tufayl con su sobrina son fictícios; una especie de radio-teatro. El autor ha imaginado lo que dirían, si hubiesen tenido la oportunidad. Por otra parte, en opinión del autor, estos diálogos de Platón, aunque que son inherentes a la condición humana, tienen un ligero vislumbre (pátina) del principio de incertidumbre de Heisenberg.

Os invito a escuchar este programa del podcast Ciencia y Genios, escrito por Antonio Claret, realizado por Angel Rodríguez Lozano, con la colaboración especial de Rosa Lencero Guillermo, Ignasi Díaz Ferrando, Clara Galán y Jorge Panadero.

Otros programas relacionados:

Los Ibn-Baso, la sagacidad de una saga.

Maslama al-Mayriti. El elogio del olvido.

Alfonso X, un rey que supo ser sabio.

Azarquiel, el cincelador de estrellas.


Botón de donación
Apoya a CienciaEs haciéndote MECENAS con una donación periódica o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
35,6 millones de audios servidos desde 2009

Agradecemos la donación de:

Javi Zumaia
“En plena era de la desinformación, vuestra labor dedicada a la divulgación científica no hace sino aportar un balón de oxígeno a todos los amantes de la ciencia.”
Mecenas

Alberto Hernando
“A seguir bien:)”
Mecenas

Donación anónima
“Muchas Gracias”
Mecenas

Juan Luján
“Gracias por el placer del saber”
Mecenas

Javier Calpe
Mecenas

Fernando Bayon
Mecenas

Jesús López Tapia
“Querido Ángel. Me siento muy honrado de pertenecer a esta comunidad. Gracias por vuestro trabajo.”
Mecenas

Luis M Barreiro
Mecenas

Eduard Capell
Mecenas

Fernando Antonio Navarrete
Mecenas

Anónimo desde México
“Deseando que el 2021 nos encuentre fuertes para – apoyados en la ciencia – tratar de mejorar al mundo y a nuestra especie, les envío un abrazo agradecido por su esfuerzo y dedicación. Muchas gracias, Ángel y todo el equipo.”
Mecenas

Anónimo de Granada
Mecenas

Philip Schlup
Mecenas

Josep Pau Canal
Nuevo mecenas de Paypal

Angels Santesmasses
Mecenas

Peter O’Donovan
Mecenas

Oscar Greggio Ochoa
Nuevo mecenas de Patreon

Jordi Pardo Mani
“Mi contribución es modesta pero mi ánimo hacia vosotros enorme. “
Mecenas

Daniel Alfredo Tenorio
Mecenas

Santiago Machín Hamalainen
Mecenas

Juan Agustín Esteban Jiménez
Mecenas

Javier
Nuevo mecenas de Patreon

Oscar Eduardo Trujillo
Mecenas

Belén Rial Franco
Mecenas

Eduardo Hector Fernández
Mecenas

Norman Vasquez
Mecenas

José Luis Sanchez Lozano
Mecenas

David Valentín
Mecenas

Ignacio Arregui
Mecenas

Jacob Hughey Mecenas

Carlos Serrano Mecenas

Willem Reinders Mecenas

Juan Luis Jimeno Mecenas

David Bueno González
Mecenas

*Daniel César Román”
Mecenas

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page