Cienciaes.com

Ciencia Nuestra de Cada Día podcast - cienciaes.com suscripción

Ciencia Nuestra de cada Día

La Naturaleza nos sorprende cada instante con multitud de fenómenos que despiertan nuestra curiosidad. La Ciencia Nuestra de Cada Día es un espacio en el que Ángel Rodríguez Lozano nos incita a mirar a nuestro alrededor y descubrir fenómenos cotidianos que tienen explicación a la luz de la ciencia.

El hombre radiactivo. ¿Llevamos radiactividad en el cuerpo?

Hombre radiactivo

El ser humano es radiactivo por naturaleza, sin necesidad de recurrir a circunstancias extraordinarias, como la explosión nuclear que transformó a "Radiactivo-man" o "El Hombre Radiactivo" en protagonista de algunas de las historietas de los Simpson.

Si tenemos que hablar de "Seres radiactivos" sólo tenemos que hacernos una fotografía. Todos nosotros lo somos en mayor o menor medida, pero no se preocupen, es natural. El cuerpo humano es radiactivo por el simple  hecho de estar compuesto de materia y la materia siempre tiene un porcentaje, aunque sea muy pequeño, de sustancias que emiten radiactividad.

La radiactividad se produce cuando el núcleo de un átomo se hace inestable y estalla  en pedazos. En ese estallido diminuto, salen despedidos pedazos más pequeños a gran velocidad: electrones (se conocen como partículas beta), neutrones, núcleos de helio (partículas alfa), otros núcleos más grandes que pueden, a su vez, ser radiactivos y radiación electromagnética (rayos gamma). Cuando eso sucede, decimos que el átomo se desintegra. Esos pedazos y la radiación generada pueden destrozar moléculas orgánicas a su paso y, por esa razón, cuando su número es muy grande -no es el caso habitual- pueden producir daños irreparables en los organismos.

El cuerpo humano contiene una pequeñísima proporción de átomos radiactivos.  He aquí algunos de ellos:

Carbono-14. Sabemos que el carbono compone la mayor parte de nuestro cuerpo. Entre los átomos de este elemento hay varios isótopos, es decir átomos de carbono que contienen distinto número de neutrones. El carbono normal, denominado carbono-12, es el más abundante y no es radiactivo, pero, junto a él, suele haber pequeñas cantidades de un isótopo que tiene dos neutrones más: el carbono-14. Éste sí es  radiactivo.

Los átomos de carbono 14, se crean constantemente en la atmósfera por acción de los rayos cósmicos y se van desintegrando poco a poco, la mitad se desintegra cada 5730 años,  pero, como la producción es continua, en la atmósfera hay siempre una  cantidad más o menos constante. Las plantas lo incorporan a sus tejidos y nosotros  lo absorbemos a través de la comida. Uno de cada 10.000 millones de átomos de carbono de nuestro cuerpo es radiactivo.

Uranio-238. En el cuerpo humano hay uranio, no el utilizado para fabricar las bombas (uranio-235), no obstante, el que tenemos también es radiactivo, aunque de muy baja actividad. Se calcula que cada uno de nosotros lleva unos 90 microgramos de uranio 238 en el cuerpo, que producen entre 3 y 5 desintegraciones por segundo.

Potasio-40. El potasio es un elemento muy importante en las células y músculos. Se calcula que, por cada 100.000 átomos de potasio normal, una docena son radiactivos. Una persona de 70kg contiene unos 140 gramos de potasio, de los cuales 0,017 gramos son radiactivos. Parece poco, pero, esa pequeñísima cantidad produce del orden de 266.000 desintegraciones cada minuto.

Plomo-210. Es un producto de la desintegración de uranio, así pues, como tenemos uranio también tenemos a sus hijos. Si, además,  respiramos humo de cigarrillos, ya sea activa o pasivamente, incorporamos una pequeña ración adicional de átomos de plomo 210 a nuestros pulmones.

Torio-232.  Está presente en el cuerpo en muy pequeñas cantidades y, al desintegrarse, genera radio-226 y radio-228, dos isótopos más a añadir a la lista de sustancias radiactivas que todos llevamos. El radio suele estar presente en al agua que bebemos.

Tritio-3. Se produce, como el carbono-14, por efecto de los rayos cósmicos sobre la atmósfera y, al respirar,  lo acogemos en nuestros cuerpos.

La lista es mucho más larga, si se tienen en cuenta todos los subproductos que se generan en cada desintegración. Una persona normal experimenta unas 300.000 desintegraciones cada minuto de su vida. Tranquilícese, a pesar de lo abultado de la cifra, se trata de una radiactividad muy pequeña que es absorbida por los tejidos corporales sin problemas.

Un dato curioso: en un experimento se pudo comprobar que el hombre es, por término medio, más radiactivo que la mujer. Al parecer, se debe a que el potasio-40  se acumula preferentemente en los músculos y los hombres suelen tener mayor masa muscular que las mujeres. Por supuesto, a efectos prácticos, esa diferencia es despreciable.

Ya lo ven, todos somos "seres radiactivos".

La emisión de radiactividad, concretamente la emisión de partículas alfa y beta, se traduce en la trasformación de un elemento químico en otro. Más arriba hemos mencionado el Plomo 210 como un subproducto de la desintegración del Uranio. Lógicamente, la cadena completa de desintegración contiene muchos otros elementos antes de acabar en un producto estable, como pueden comprobar en el siguiente esquema: (Serie de desintegración del Uranio 238)

OTROS PROGRAMAS RELACIONADOS.

Los Quarks. Ulises y la Ciencia

El mago Atomín y el vacío cósmico. Ulises y la Ciencia podcast

El Reactor por Efecto Dominó y el misterio de Oklo. Ulises y la Ciencia

Marie Curie. Rompiendo moldes. Ciencia y Genios


Botón de donación
Apoya la labor divulgadora de CienciaEs apuntándote al Club de Amigos con una donación periódica (Mecenas) o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
29.254.176 audios servidos.

Agradecemos la donación de:

José Luis Sánchez Lozano
Mecenas

Mónica Ribe Salat
Mecenas

Rodrigo Lafuente
Mecenas

Marta Martínez Fernández
(Torrelavega, Cantabria)

Humberto On
Mecenas

Vicente Cabeza Pérez

Marian Gutiérrez
Miguel Angel Riaza
¡Aúpa la Ciencia!

Eulogio González Moreno

Alejandro Requena López
(Guadix, Granada)

Anónimo
“Antes de que nos ofrezcan disculpas por la conquista, quiero aportar mi granito de arena para que su generosa labor no ceje. Gracias actualizadas desde México, no nos hagan caso en nuestras locuras.”

Arturo Martínez Martín
“Gracias por vuestro esfuerzo y dedicación.”
Mecenas

César Morales
(Colombia)

Jesús López-Tapia
“Esta es mi pequeña nota de polvo de estrellas, para que sigáis ampliando nuestro universo, 1.000 gracias Ángel.”

Andoni Ripoll Jarauta
“Me parece fantástico que se difunda la ciencia y que nos vayamos empapando de ella. Enhorabuena y muchas gracias.”
(Madrid)

Antonio Lalaguna Lisa
Mecenas
“Hago esta donación en nombre de mi hijo Martín L”

Marcos Dominguez Vega
Mecenas

Rodrigo Lafuente
Mecenas

Irma Reyes Sánchez
“Para la continuación del maravilloso trabajo que realizan ustedes en pro de la divulgación de la ciencia, de manera tan amena.”
(Bogotá, Colombia)

Razvan Peteanu
Mecenas
“Es mi placer de apoyar su emisión y, de hecho, aparte del interés en ciencia, su podcast también me ayuda y me acompaña en el aprendizaje del español.”
(Toronto, Canadá)

Francisco Javier Hernández
(Cájar, Granada)

Enric Margall
(Mataro, Barcelona)

Luis Sánchez Marín
“Os doy las gracias por los momentos tan agradables que me hacéis pasar y con lo que aprendo con vuestros programas. Es siempre para mi un motivo de alegría cuando un nuevo podcast está disponible.
(Valencia)

Anónimo
Mecenas
“Saludos desde México. Muchas gracias.”

Francisco Javier Fernández García
“Gran trabajo”

Vicente Cabeza Pérez

Juan Cuadro Espada
Mecenas
(Sevilla)

Alejandro Costa Albero
“Muchas gracias por vuestro trabajo.”

Francisco Maluenda de los Santos
(Carcaixent, Valencia)

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page